La Provincia
Jueves 23 de Julio de 2015

Para llorar: subió a 35 pesos el kilo de cebolla

Ya no solo provoca lágrimas al pelarla, sino también al comprarla.  Hay verdulerías en Paraná donde incluso está a 42 pesos el kilo

El viejo dicho “contigo, pan y cebolla”, que expresan habitualmente los enamorados para afirmar un deseo de estar juntos aún en la austeridad, parece haber perdido vigencia estos días: la cebolla pasó a ser una de las verduras más costosas del mercado y en la mayoría de los comercios de Paraná el kilogramo se vende a 35 pesos promedio. 

El alza en el precio se registró durante el último mes, y de 10 pesos que se conseguía un producto de mediana calidad pasó a costar más del triple. 

En tanto, la cebolla buena, que estaba a 14 o 15 pesos, en algunos locales del rubro se comercializa a 42 pesos.

Los verduleros de la capital provincial coinciden en señalar que el alza en el valor se debe a diversos motivos: el primero a una cuestión estacional, ya que los mayores rindes se registran en verano. Pero a la vez, aducen que gran parte de los cultivos en algunas zonas del país pertenecen a firmas brasileñas, y lo que se obtiene se exporta al vecino país, provocando falta de stock dentro del territorio nacional.

Otra situación particular que se vivió este año es que la cosecha no fue óptima. Pablo, que atiende un puesto en el mercado central de calle Perú, comentó a UNO que la cantidad de bolsas que sacaron por hectárea quienes se ocupan de su producción se redujo prácticamente a la mitad en algunas regiones debido a que hubo mucha humedad en los suelos. Los chacareros tienen que afrontar costos fijos de mano de obra y fletes y por eso deben adaptar los valores. “La lluvia se mete adentro de la cebolla y provoca que se pudra y se pierde gran parte de la cosecha. No es que ganen más porque está más cara”, aclaró el comerciante.

La caída de la producción habitual fue notable en los principales puntos del país donde se cultiva la cebolla, como la región cuyana, el sur bonaerense y Río Negro. “Ahora viene de Médanos, Bahía Blanca y algo de Neuquén”, explicó por su parte José Alberto, propietario de una verdulería ubicada fuera del radio céntrico. En breve, la mercadería que va a empezar a ingresar en esta época provendrá de Chile y también de Paraguay, lo que suma mayores costos por traslados y gastos de importación. 

El consumo se mantiene

Si bien comparando ofertas se puede encontrar algún comercio que la ofrezca más barata, en ningún lado baja de los 30 pesos. En un supermercado céntrico por ejemplo, está a 34.90 la común y la morada a 32.90 pesos. 

José Alberto la vende a 35 pesos. En referencia a la tendencia en el consumo cuando la suba de precios es de tal magnitud, señaló que en este caso la gente compra igual, aunque esté más cara. “Es difícil de reemplazar. A lo mejor se puede optar por cebolla de verdeo, pero no es lo mismo y se gasta igual”, sostuvo. Lo mismo opinó Pablo, de calle Perú: “En general no se acostumbra a hacer empanadas sin cebolla, ni tampoco una salsa. A lo mejor los clientes ya no llevan grandes cantidades para guardar y piden dos o tres unidades solamente para consumir ese día”, concluyó.

Otras verduras que también están caras

Con los adelantos tecnológicos que posibilitan una adecuada conservación de las frutas y verduras, tanto en su traslado como en su almacenamiento, en el mercado local es amplia la variedad de productos que se consiguen durante todo el año.

Si bien se sabe que lo que se cosecha en esta estación se puede encontrar a mejores precios, los paladares están acostumbrados a consumir mercaderías diversas.

En este sentido, hay que saber que en las góndolas de las verdulerías y los supermercados hay distintas opciones que, al igual que la cebolla, están caros en estos días y quizás también durante el resto de la temporada. Por ejemplo, según informó Juan Alberto, dueño de una verdulería en Paraná, el kilo de berenjena ronda los 30 pesos, el zapallito vale 32, y el pimiento rojo oscila entre 52 y 55 pesos el kilogramo. En tanto el ajo, que se usa para preparar platos y espantar las malas ondas, se consigue a 47 pesos.

Papa y zanahoria es lo que más conviene

Los verduleros de Paraná afirman que la mayor demanda de mercadería en el rubro se registra en verano. “La gente come más carne, o pastas en invierno”, señaló José Alberto.

Si bien el cuerpo exige una ingesta calórica superior durante los días fríos, hay opciones en la variedad de verduras que son útiles para realizar diferentes platos y salsas para acompañar, y se pueden elegir para abaratar costos. José Alberto opinó que una familia tipo, compuesta por un matrimonio y dos hijos, puede comer por 100 pesos semanales si consume verduras.

Entre las alternativas más económicas, se destaca la papa: se la consigue a precios que van de los 4,50 pesos a los 8 pesos. “Esto se debe a que los rindes fueron muy buenos y hay mucha cantidad. Se cosecha sobre todo en el sur de Buenos Aires y Córdoba”, contó Pablo, verdulero de un local céntrico en la capital provincial. Asimismo, señaló que el kilogramo de zanahoria está a 8 pesos, y que las frutas en general tienen valores accesibles, sobre todo la mandarina y la naranja, aunque también están baratas las manzanas, bananas y peras.

 

Comentarios