La Provincia
Jueves 29 de Enero de 2015

Para la próxima celebración de Iemanjá se espera una multitud

Hace 13 años en Paraná se comenzó a conmemorar esta tradicional ceremonia de origen yoruba. En 2002 se congregaron tres personas y el año pasado ya sumaban más de 300. Será el martes

La celebración de Iemanjá se realiza el 2 de febrero en distintos lugares del mundo. Y hace 13 años que en Paraná un grupo de personas decidió sumarse a esta tradición para venerar a esta figura que “es la dadora de abundancia y protectora de las familias en general y de los pescadores en particular”, según explicó Nora Aracil, una de las mentoras de esta iniciativa.


“Después de la crisis de 2001 fuimos tres personas la que comenzamos con esta celebración, en febrero de 2002. Junto con Macoco Monzón, integrante de una familia de pescadores de Puerto Sánchez, y con Daniel Costa, un compañero que ya no está con nosotros y que era religioso de la cultura yoruba, nos juntamos en un momento de crisis, que es cuando más florece la fe de las personas, y le pedimos a Iemanjá por nuestros trabajos y ella nos respondió”, rememoró Aracil.


Año tras año decidieron renovar la ceremonia y dar testimonio de esta celebración, a la que se fue sumando más gente. Según comentó Aracil, en la última edición llegaron a congregarse más de 300 personas en el balneario Thompson, que es el lugar elegido para el encuentro.


“Este año hacemos el llamado a las 18.30, para formar un circulo con la caída del sol”, señaló, y aclaró que pueden participar quienes lo deseen, para realizar una ofrenda, compartir, o simplemente ver de qué se trata: “Nos juntamos los que celebramos la naturaleza en sus más variadas expresiones y entendemos la devoción como un acto de fe en la comunión con quienes sentimos a la aguas como la energía pura y vital en la naturaleza. Se trata de una jornada de espiritualidad cultural ancestral y podrán sumarse libremente a esta celebración”.


“Esperamos a quienes quieran participar con sus ofrendas, que pueden ser flores, frutas u otras cosas biodegradables, a modo de símbolos de la generosidad de la naturaleza para con nosotros. Les pedimos que preferentemente vayan vestidos de blanco”, manifestó, a la vez que recordó que al día siguiente es jornada no laborable en Paraná por el feriado del 3 de febrero.

 

 

Historia de esta tradición

 


Se señala al año 1924 como la fecha en que este culto se realizó por primera vez en Brasil. Desde entonces, el número de adeptos creció notablemente.


“A través de esta celebración popular se agradece y se piden favores a la Madre Naturaleza, según indica la tradición afro yoruba, con un fuerte arraigo en países como Brasil, Uruguay, Venezuela y Cuba”, explicó Nora Aracil, y aseguró: “En Argentina también se registra una influencia de esta creencia”.


El ritual comienza con la llamada de tambores, se realiza una meditación circular, se hacen danzas en la arena, y se realizarán ofrendas al río a través de la entrega de barcas hechas con cáscaras de sandía o melón, que no contaminan y se biodegradan, donde se colocarán las cartas de enamorados, de madres, de enfermos, de gente que agradece e invoca distintos tipos de ayuda y busca protección y esperanza.


“Creemos en la unión de energías hacia un mismo lugar y esto se va multiplicando. En los últimos 10 años la visión de la religiosidad humana ha ido cambiando y la gente esté en una búsqueda espiritual ya no tan arraigada a la tradición judeocristiana. Proliferan otras creencias y poder conocerlas es una de las pocas cosas buenas que tiene la globalización”, sostuvo Aracil, quien es investigadora de expresiones de diversas culturas, y recordó que Iemanjá llega a la Argentina desde Brasil, donde por primera vez se realizó el rito en la ciudad de Bahía. Desde entonces, el número de adeptos creció notablemente en distintos países.

 

Contacto


* Para más información, se puede llamar a los teléfonos 0343-154634822 o 4374203, por enviar un mail a nuralainturk@gmail.com. También contactarse  por facebook a la página: Nuralain Tribu.

 

* Aconsejan llevar repelentes y utilizar ropa blanca. Se pueden ofrendar flores, frutas, o cualquier elemento con fe.

 

La fecha

 

* 1924: Es el año en que se realizó la celebración en Brasil.

 

Comentarios