A Fondo
Miércoles 16 de Marzo de 2016

Para el buen pagador no hay consideración

Marcelo Medina  / De la Redacción de UNO
mmedina@uno.com.ar


El 9 de marzo me crucé con un amigo en la calle y me comentó entre otras cosas que la patente de su auto le había llegado con un aumento importante. “Pago más ahora que cuando era 0 kilómetro”, me tiró, y me mostró la boleta del primero de los cuatro anticipos. Como la boleta a mí no me había llegado me fui a buscarla a la Administradora Tributaria de Entre Ríos. Me atendieron muy bien y rápido. Pero me llevé una sorpresa cuando ya estaba por calle Pellegrini casi España. Primero que había vencido el día anterior y por 24 horas de mora me cobraron una multa de 67 pesos y chirolas más intereses. Yo pensaba pagarla anualmente, pero dos cosas me frenaron: primero que el descuento por buen pagador es del 5% y segundo el aumento de 162 pesos entre un año y otro que con la multa se me fue a 230 pesos más. Pero más me indignó enterarme de que un amigo, que hacía un año no pagaba patente, arregló todo en la última moratoria en un solo pago y sin intereses y con un descuento mejor que el que me hacían a mí por pagar anualmente. “Una manteca la moratoria”, me dijo con una sonrisa de oreja a oreja.  Así que el que cumple religiosamente con el pago de impuestos no tiene perdón, mientras que los incumplidores, que son bastantes, sí tienen beneficios. Se nota que el gobierno provincial está necesitado de plata y que algunos sueños provocaron erogaciones que hoy hay que pagar o mejor dicho disimular juntando plata de donde sea. Los golpes al bolsillo no son solo patrimonio de Cambiemos, también son del Frente para la Victoria. 

La finalidad de ATER es recaudar y me parece perfecto. No sé si lo hace bien o mal y si controlan la plata que ingresa o se la lleva algún empleado infiel como dicen que sucedió, según la denuncia que hay en la Justicia y que avanza a cuentagotas como las mayorías de las causas por corrupción que hay en Entre Ríos. Lo que sí estoy seguro es que para recaudar hay que repartir las boletas a tiempo y controlar que lleguen. Hoy en día la mayoría de las boletas que se reparten llegan tarde a los hogares.  El ejemplo más común es la de los celulares, que también me llegó dos días después de que la había pagado. Ya sé que las boletas se pueden bajar por internet, pero si la repartimos hagámoslo bien. 

Comentarios