La Provincia
Jueves 17 de Marzo de 2016

Pami se comprometió a ayudar al afiliado enfermo, damnificado por la tormenta

Carlos Pettenatti, de barrio La Milagrosa necesita dos cirugías. En la última tormenta un árbol de gran porte cayó sobre su vivienda. Los vecinos hicieron ayer el trabajo del municipio.  

A medias y enmarañadas, se encaminan las soluciones para Carlos Enrique Pettenatti. La ayuda llega por la solidaridad de los vecinos.
Días atrás Diario UNO dio cuenta de la situación de extrema vulnerabilidad de un vecino de barrio La Milagrosa. Pettenatti, de 75 años, aguarda desde hace más de seis meses una operación de vesícula y una prótesis para su cadera, ya que padece una artrosis que le impide movilizarse.
Con su bastón a cuestas aguardaba el llamado de la obra social Pami y la operación que le quitaría el dolor cuando, como muchos otros ciudadanos paranaenses, sufrió las consecuencias del intenso temporal que azotó Paraná hace más de un mes, y su situación se complicó aún más.

Lo leyeron en diario UNO 
Pami conoció la situación de su afiliado a través de Diario UNO y, desde Buenos Aires, se comprometieron a ayudarlo. Profesionales de la UGL de Paraná se pusieron en contacto con Pettenatti a través de un vecino, quien le realiza todos los trámites. Ya lo visitaron un médico y una asistente social.
En medio de la burocracia, don Pettenatti se chocó con un nuevo escollo. Desde el hospital San Martín le informaron que hay unos 800 pacientes en lista de espera antes que él, y sólo se atienden urgencias.
Sin embargo, su estado clínico respecto a su problema de vesícula reviste cierta urgencia ya que los médicos le advirtieron que, de agravarse, su vida estaría en riesgo. En tanto, la prótesis de cadera, quedó en segundo plano. De todos modos, un médico debe solicitar la prótesis y no tienen un profesional que realice el trámite. “Voy a hablar con los médicos de Pami para ver si pueden derivarlo a otro prestador, que sea privado, porque en el hospital no se puede hacer nada”, dijo a UNO Carlos Deharbe, el vecino solidario.

La Municipalidad no acudió
Pettenatti, quien recibe una pensión mínima, vive en una casa precaria en un terreno que le prestó un vecino, en calle Santa María del Oro, entre El Trébol y El Yerbal. Con el fuerte viento, un árbol de más de 30 años se cayó sobre la habitación de ingreso a su morada. “Estuve dos días sin poder salir de la vivienda. Fueron los vecinos los que me ayudaron”, contó días atrás el vecino.
A pesar de los insistentes llamados a Protección Civil, los municipales no acudieron. Este miércoles, la solución llegó nuevamente, a manos de los vecinos. Mientras un joven cortaba las ramas grandes con una motosierra, dos mujeres barrían las hojas y arrastraban los troncos hacia la vereda. “Espero que la comuna, por lo menos, se haga cargo de retirar las ramas que tuvimos que dejar en la vereda, por falta de espacio”, dijo la mujer.
 Aún queda retirar un tronco de gran porte y reparar la construcción de madera y el techo de zinc. La gente del lugar tiene la esperanza que, de esto, se encargue el municipio.

Comentarios