Música
Martes 30 de Agosto de 2016

Paisajes norteños pintados con guitarra y bandoneón

Mañana a las 21.30, se presentarán el bandoneonista jujeño Santiago Arias y el guitarrista tucumano Martín Páez de la Torre. Ambos darán un recital íntimo en Casa Alborada, recorriendo en dúo el territorio musical argentino.

Setiembre será propicio para abrir nuevamente las puertas de Casa Alborada que se encuentra en Soler 3.057, el corazón del barrio Thompson a pocos metros del río Paraná. Mañana a las 21.30, se presentarán el bandoneonista Santiago Arias (Jujuy) y el guitarrista Martín Páez de la Torre (Tucumán).

La entrada tendrá un costo de 100 pesos en la puerta y habrá servicio de cantina con comida y bebida.


Arias interpreta en el bandoneón huaynos, bailecitos y zambas, y aunque conserva en su forma de ejecutar el instrumento el característico paisaje folclórico de la Quebrada, es también un músico que se mueve cómodamente entre lenguajes modernos. De la Torre toca guitarra y roncoco, con los que desentraña un repertorio de canciones de su autoría y de otros compositores propio del lugar que lo vio nacer, el Tucumán de Juan Falú, intrínsecamente ligado a su aprendizaje.

Ambos, tocarán parte de sus repertorios individuales y recorrerán en dúo otros territorios de la música argentina.

Hijo de Madre bonaerense y Padre tucumano, Santiago Manuel Arias nació el 4 de mayo de 1988 en San Salvador de Jujuy y se crió en el pueblo de Tilcara. Allí empezó a conocer la música en el bombo legüero y luego en la guitarra con la enseñanza de sus padres; desde su nacimiento mamó la cultura de la Quebrada de Humahuaca.

Estudió piano durante un período de su infancia, luego bajo eléctrico en San Salvador de Jujuy, y más tarde se iniciaría en el bandoneón con Juan Carlos Marín, en Salta.

Arias tiene en su lenguaje en el bandoneón toda esa historia que dejaron en el fuelle Dino Saluzzi, Marcos Tames, Máximo Gregorio Puma y el Payo Solá. Criado entre musiqueros y copleros como su padre y el Lobo Lozano, el joven Arias encontró en el bandoneón un complemento ideal para desarrollar una voz propia dentro de la música. Integra el grupo La Cangola Trunca junto a Hugo Maldonado, Mariano Agustoni y Quintino Cinalli; el Dúo Arias Castro junto a Sebastián Castro; el trío de folclore carpero Ojo Alegre con Hugo Maldonado y Facundo Soto; y formó parte del grupo estable de Quintino Cinalli, y las orquestas de tango Misteriosa Buenos Aires, Orquesta Típica Almagro y Orquesta Típica San Osvaldo.

Por su parte, Páez del la Torre es guitarrista, charanguista y compositor. La guitarra llegó a su vida de una manera natural. Su papá la tocaba. Cuando el instrumento llegó a sus manos, Martín se propuso a sacar melodías. Los primeros acordes que sonaron durante esa experiencia autodidacta fueron de su grupo favorito, The Beatles. Después, ingresó al Conservatorio a estudiar guitarra. El charango vendría después.

Se ha presentado en salas de concierto de España, Rusia, Alemania, República Checa , Bélgica, Inglaterra, Venezuela, Colombia, Perú, Uruguay y Argentina. Sus composiciones han sido grabadas y publicadas en radio, televisión y cine. Ha editado dos discos como solista: Charcos (2010) y Manos para la miel (2011).

Fue premiado y becado por La Scala de San Telmo (Premio Nacional 2002), el Fondo Nacional de las Artes (Beca 2007 y Premio Nacional 2011), el Festival Guitarras del Mundo (Premio 2011) y el Consejo Federal de Inversiones (año 2000 ).Actualmente, es profesor de Guitarra y Música de Cámara en el Conservatorio Provincial de Música de Tucumán y en la Escuela de Arte Popular Montoneros.

Comentarios