Pais
Miércoles 20 de Septiembre de 2017

Una perra murió y su compañero no quiso abandonarla

Un automovilista dejó una bolsa con el cuerpo del animal, que había sido atropellado. Pero "Negrito", que había seguido el vehículo, rompió el plástico donde estaba su compañera y no se movió de su lado.

El cuerpo sin vida de una perra que fue atropellada fue abandonado en una esquina de la ciudad bonaerense de Bernal, y otro can la acompañó para cuidarla, en un hecho que despertó ternura y emoción entre los vecinos.

Según el relato de habitantes de la zona, el conductor de un auto se bajó el lunes en la intersección de Montevideo y San Martín, sacó una bolsa negra del vehículo, la dejó y se fue. Detrás del rodado venía "Negrito", que lo habría seguido por unas 20 cuadras."Chicho" Barbaroja, quien tomó imágenes del hecho, contó a Infobae que, al llegar, el animal rompió la bolsa, sacó el cuerpo de su compañera y se posó sobre ella.

Cuando las personas pasaban al frente de la escena, frenaban para observarla, pero "Negrito" no dejaba que se acercaran.

Recostado al lado de la perra, parecía resistirse a la posibilidad de que ella no despertara. Y allí se quedó durante toda la noche, inmóvil, aferrado a su compañera.

Comentarios