Pais
Domingo 23 de Julio de 2017

Una familia rosarina recibirá a cinco jóvenes refugiados sirios

No son descendientes de árabes, sólo buscan ayudar ante el horror de la guerra. Los esperan para fines de mes y los alojarán en su casa.

Dentro de unos días, una familia de Fisherton integrada por una pareja y tres pequeños hijos recibirá en su casa a cinco jóvenes sirios en carácter de refugiados, los primeros en llegar a Rosario desde que se inició la devastadora guerra que, en seis años, ya dejó 331 mil muertos, 2 millones de heridos y otros 12 de desplazados. Bárbara Salcedo (39) y Mauro Stefoni (40) no son descendientes de árabes, pero no precisaron de esa herencia para sentir que la tragedia que rodea las vidas de esa gente no podía serles ajena. Empezaron a involucrarse con el tema, después se metieron de lleno, hoy les ocupa media vida. El proyecto fue charlado con sus hijos (de 14, 9 y 3), que debieron renunciar a sus cuartos separados y volver a dormir todos en uno, para que Bárbara y Mauro pudieran, a su vez, dejar el propio (único en suite) a sus futuros cinco huéspedes, amigos entre sí, hoy en riesgo de que el Estado sirio los declare desertores si llega a descubrir su plan.


"Para nosotros esto es solamente un comienzo, porque la idea es seguir con otros", avisa Bárbara a La Capital desde su soleada casa de distrito noroeste, cercana a Aldea.


En plenas vacaciones, toda la familia está en el hogar, aunque esta vez sólo los grandes hablan. Sin embargo, los chicos no son convidados de piedra: antes de tomar la decisión de alojar a los cinco refugiados, el tema se charló en extenso.


"Si no aprobaban, no seguíamos adelante, pero nosotros creemos que también para ellos va a ser una experiencia intercultural intensa y deseamos que no permanezcan ajenos al mundo en que viven", afirma Bárbara. Su marido recuerda: "Porque esta vez la tragedia no nos toca a nosotros, pero podría ser...".


Esa empatía les sale por los poros, impregna cada cosa que dicen: de tan sensibles las palabras, el aire parece una piel.


Hace unos cuatro años la pareja empezó a dedicar especial atención a la guerra, la más cruel en lo que va del siglo XXI, a partir de los relatos de un cura ortodoxo, el padre Ibrahim, cuyo hermano estaba en Damasco.


Cada vez más interesados, siguieron buscando información sobre el vasto conflicto bélico, en el que participan varios grupos armados rebeldes al gobierno de Bashar al-Asad y ejércitos de otros países poderosos de Europa, Estados Unidos, Rusia, Turquía y monarquías árabes.


Entre otras fuentes, recurrieron a organizaciones internacionales por internet. El drama de los refugiados empezó a cobrar forma. Y a tocarles el corazón.


 Por entonces, Argentina autorizaba la llegada de refugiados sirios sólo si antes eran convocados por familiares (sanguíneos o por afinidad) desde el país.


Luego el Programa Siria habilitó el ingreso sin ese requisito. Hoy no requiere vínculo previo para que "llamantes" y asilados puedan acordar una convivencia y permite que la visa se tramite desde cualquier representación consular argentina.


Un apoyo clave para Bárbara y Mauro en esa etapa del proceso fue relacionarse con la ONG Refugio Humanitario Argentino, en cuyo marco crearon el nodo Fisherton-Rosario. Y en marzo pasado marcharon hacia la sede local de Migraciones para iniciar el trámite.


Identidades protegidas


Gracias al "boca a boca", se pusieron en contacto con cinco jóvenes sirios, cuyas identidades se preservarán por protección hasta que lleguen al país: R. y M., de 27 años, y H., H. y M., de 26.


Dos son ingenieros agrónomos, como Mauro; dos licenciados en arte y literatura, y otro pastelero de alta gastronomía.


Todos son musulmanes ismailíes, minoría chiíta especialmente perseguida por el cruento grupo yihadista Isis (o Estado Islámico), fuerza que autoproclamó un Califato con dos bastiones clave: uno en Mosul (Irak, ya perdido) y otro en Raqqa (Siria), donde aún resiste y combate.


R., por ejemplo, vivía en una villa que quedó arrasada por la guerra, incluida su propia casa. Al intentar escapar varios de sus familiares fallecieron y un hermano reclutado por el ejército de Assad murió en el frente. La tragedia lo siguió de cerca excepto cuando, ante la súplica de su madre, aceptó no abordar un barco que poco después naufragaría en el Mediterráneo.


Con su padre mayor y muy enfermo y un hermano discapacitado, R,. necesita desesperadamente empezar a ganar un peso para mandar ayuda a los pocos que quedaron en su casa, adonde ya nunca podrá volver.


La situación familiar de sus amigos no es mucho mejor. De los cinco, dos permanecen hoy conduciendo rebaños y tres están escondidos en Beirut (Líbano), desde donde confían poder embarcarse hacia Argentina.


Cuatro hablan inglés, otro sólo árabe, pero los cinco están aprendiendo español, tarea en la que Bárbara y Mauro los entrenan por celular varias veces al día. A la hora que pueden, aunque sea a las tres de la mañana.


Si logran finalmente subirse al avión que los traiga a Ezeiza (ver aparte), la familia los irá a buscar al aeropuerto. "Yo sólo quiero abrazarlos y besarles la mano", afirma Bárbara.


Es un antes y un después. "Nosotros ya los amamos: este vínculo cambió nuestras vidas para siempre", agrega la chica. Su esposo la mira y la conexión se ve. ¿Lo que hacen es producto del amor? ¿de la bondad? ¿de la gratitud? ¿de la compasión? Parece surgir de la imaginación, ese poder mágico para ponerse en lugar de otro.



Comentarios