La Ballena Azul
Jueves 04 de Mayo de 2017

Un niño sanjuanino es la primera víctima en el país de la Ballena Azul

Se trata de un juego "suicida" que se expande por internet. El adolescente tomó una tira de pastillas, se intoxicó y terminó en terapia.

Un adolescente de 14 años se recupera en un hospital de San Juan luego de haberse intoxicado con una tira completa de pastillas que tomó respondiendo a uno de los desafíos del juego tildado de "suicida" la Ballena Azul, que ya motiva la preocupación de autoridades de varios países de distintos continentes.

El niño sanjuanino consumió las pastillas al mismo tiempo que a través de WhatsApp mandaba un mensaje de despedida: "Adiós a todos. Lo amo", escribió, según se encargó de mencionar la misma familia del menor.

El caso sanjuanino, el primero conocido que involucra a un niño argentino gravemente lesionado, se produjo una semana después de que la Guardia Civil española y la Policía Nacional de ese país emitieran un alerta sobre los peligros de la Ballena Azul, al saberse de una adolescente que tuvo que ser internada en Barcelona. También hay heridos en Uruguay, Chile y Paraguay.


En Paraguay se investiga si la muerte de un joven de 22 años está relacionada con esta práctica, que también ya generó advertencias de las autoridades uruguayas, bolivianas y chilenas.

La Ballena Azul, similar a los llamados "juego de rol", se cree que nació en Rusia y se extendió a varias partes del mundo. Consiste en proponer a los participantes cincuenta desafíos que incluyen cortes y autolesiones para terminar con el suicidio como última prueba. Los jugadores, en su mayoría adolescentes, son convocados por las redes sociales a grupos cerrados.


ballena.jpg


El nombre del juego hace referencia a los suicidios colectivos de algunas ballenas, que buscan la orilla para encontrar la muerte.


Cuando todavía no se conocían casos en Argentina, la semana pasada, el tema fue tratado en el Congreso anual de la Asociación de Psiquiatras Argentinos.


ballena 2.jpg


El chico de San Juan está internado en terapia intermedia tras superar un estado crítico. Según se supo, vive con sus padres y tres hermanos en Rawson, localidad cercana a la ciudad de San Juan, y fue auxiliado por su mamá Mónica a las siete de la mañana del martes, cuando se preparaba para ir a la escuela y se desmayó en el baño de la casa.

La familia contó ayer que el adolescente publicó en su WhatsApp dos minutos antes de la una del martes, un texto que decía: "Jugando al juego de la ballena azul" y que cuatro minutos después escribió "Adiós a todos. Los amo".


ballena1.jpg


El adolescente fue atendido por el Servicio de Urgencias del Hospital Rawson, donde le realizaron "análisis, lavaje de estómago y una tomografía", contó un hermano mayor que reside en Mendoza.

El centro médico aseguró que tras los primeros auxilios ingresó a la terapia intensiva del hospital y a las tres horas abrió por primera vez los ojos.Por la tarde y debido a su buena evolución, fue trasladado a terapia intermedia, donde continúa hoy con su recuperación.

En la sala de espera del hospital el padre del menor dijo que la familia se sorprendió con el caso y que "después que se descompuso, vi un paquete de pastillas arriba de la mesa" indicado para controlar la presión arterial.

Mónica, la madre del adolescente, señaló a la prensa que ella sabía que existía el juego "pero no me imaginé nunca que él sería capaz de hacer una cosa así", relató.

"Cuando nos enteramos de eso, le dijimos que tuviera cuidado con ese juego porque era muy peligroso. Él dijo que jamás lo jugaría porque es un juego satánico", recordó Mónica, cuya familia asiste a una Iglesia Evangélica.

"Yo hablé con él. Nuestra familia es muy unida y siempre estuvo muy contenido", agregó.

Mónica informó que su hijo "ya está fuera de peligro", mientras que uno de sus hermanos contó a través de las redes sociales que el menor había publicado que se encontraba jugando a la Ballena Azul pero que no le había dado importancia hasta ahora."¿Cómo no me di cuenta de tus estados, hermanito? Si me hubiera dado cuenta no estarías así hoy. Me siento culpable", publicó el hermano del adolescente.

Hasta el momento en que se lo socorrió, no se había establecido por ningún medio que el chico sanjuanino se encontraba efectivamente incluido en alguno de los grupos de la Ballena Azul, si bien se encuentra en una edad permeable. Solo se encontraron publicaciones y ningún indicio de que haya cumplido retos anteriores.

La familia contó que el chico publicó en su WhatsApp un texto que decía: "Adiós a todos. Los amo"

Comentarios