Inseguridad
Domingo 30 de Abril de 2017

Taxista fue asesinado de dos balazos por un delincuente en la zona sur de Rosario

Ocurrió el domingo a las 19.30 en inmediaciones de Amenábar y Rodríguez. La víctima tenía 56 años y era titular del vehículo.

Un taxista fue asesinado en la noche del domingo mientras aguardaba a un pasajero en Amenábar entre Callao y Rodríguez; en la ciudad de Rosario.
La víctima tenía 56 años y fue identificado como Fernando Eduardo Groia. A raíz del episodio, los colegas del trabajador asesinado decidieron anoche dejar de prestar el servicio hasta el martes a las 6 de la mañana.
Personal policial detuvo a dos sospechosos, pero entre los propios taxistas había duda de que se tratara del o los autores.
El crimen se produjo aproximadamente a las 19.30 frente a un Fonavi. Según pudo saber La Capital en el lugar del hecho, el conductor del taxi había acudido hasta allí al llamado de una pasajera y mientras la esperaba fue abordado por alguien que le disparó al menos dos tiros. Algunas versiones recogidas en el lugar indicaban que el matador se desplazaba en un carro, pero el dato generaba dudas entre los vecinos del barrio y también entre los propios taxistas.
Las circunstancias precisas del hecho aún se desconocen, ya que la Policía de Investigaciones y un fiscal trabajaban en el lugar para tratar de determinar qué y cómo ocurrió.
El cuerpo de la víctima quedó recostado sobre el volante mientras los peritos trabajaban para recoger datos que puedan servir para entender qué pasó y de ser posible identificar al asesino.
De acuerdo a los datos obtenidos por otros taxistas y por este diario en el lugar del hecho, el chofer del taxi fue abordado por una o dos personas que quisieron robarle. Se ignora si hubo resistencia por parte del hombre, pero lo cierto es que le dispararon al menos dos veces. Un tiro le pegó en el cuello y el otro en el tórax, dijeron extraoficialmente algunos policías que están apostados en el lugar.
Varios taxistas dijeron a La Capital que el hombre era titular de la licencia y que vivía muy cerca del lugar donde encontró la muerte. Desde Fiscalía confirmaron que tenía 56 años y se llamaba Fernando Eduardo Groia.
Tras conocerse el hecho, muchos colegas de la víctima se acercaron al lugar y todavía permanecen allí, a la espera de más datos sobre el crimen. Incluso hubo algunos momentos de nerviosismo y hasta de tensión con la Policía. Los más indignados aprovecharon la presencia del periodismo para expresar su bronca por la inseguridad y por la sucesión de ataques de los que son víctimas. "Gobernador, es hora de que se ponga los pantalones largos y haga algo para defendernos", bramó uno de ellos frente a una cámara de televisión.
Los taxistas incluso decidieron dejar de circular con sus vehículos desde esta misma hora, y para tomar esa decisión ni siquiera esperaron la resolución institucional de las cámaras y el sindicato. "Paramos ahora mismo, no podemos seguir permitiendo que nos maten mientras trabajamos", dijo uno de los choferes a los gritos.

Comentarios