Santa Fe
Sábado 13 de Mayo de 2017

"Para nosotros no ganó Macri, perdió el peronismo"

Así lo afirmó el expresidente uruguayo José Pepe Mujica en su paso por Santa Fe. En un intercambio con la prensa brindó su visión sobre diversos temas, entre los que destacó su preocupación por Venezuela y la urgencia para que los países latinoamericanos se integren en vistas al desarrollo.

El expresidente uruguayo y actual senador por el Frente Amplio (FA), José Pepe Mujica visitó la ciudad de Santa Fe para brindar una charla a empresarios locales. La iniciativa fue organizada por la Asociación para la Pequeña y Mediana Empresa de Santa Fe y contó con la presencia del ministro de Producción de Santa Fe, Luis Contigiani.

Antes de encontrarse con los empresarios el expresidente uruguayo brindó su visión sobre diversos temas, entre los que marcó su preocupación por la situación que atraviesa Venezuela, por otro lado destacó la necesidad y urgencia para que los países latinoamericanos se integren en vistas al desarrollo. El contexto político argentino tampoco escapó al análisis de Mujica.

"El hombre es un bicho muy verde, le cuesta avivarse, y cuando se entra a avivar ya tiene reumatismo, está cerca del pozo y se pierde. Vivir para aprender, pero si vivimos mil años no nos alcanza, por eso intento transmitir algo de la mejor forma a las nuevas generaciones", sentenció Mujica en la apertura de lo que por cuarenta minutos fue su intercambio con la prensa local.

El primer interrogante que se le planteó al dirigente del FA estuvo vinculado con la situación del gobierno que encabeza Nicolás Maduro en Venezuela. Lejos de estigmatizar al país bolivariano Mujica afirmó que el principal problema de esa nación, que en la actualidad se encuentra sumida en una espiral de violencia, está relacionada con su dependencia a las importaciones y el abandono de la producción local.

"Es muy difícil sostener un país que depende en gran parte de una fuerte importación de comida, porque abandono aquel principio de que la comida hay que producirla cerca de la cocina", sentenció Mujica quien hizo hincapié en el vasto territorio que posee el país y la incapacidad de producir sus propios alimentos. "No hay rastro de ganaderos, si recorren los tambos se encuentran que los tipos ordeñan una vez al día. Esto no se ve, pero es lo que resuelve el programa del intercambio de divisas, esa crisis es vieja y es una deformación de un país que se acostumbró a vivir de la renta petrolera. En ese marco vienen las otras contradicciones".

Embed

Y agregó: "Que no se van a resolver si mañana cae el gobierno de Maduro y vienen los otros, el problema de la comida no se resuelve por arte de magia, se resuelve trabajando eficientemente la tierra y produciendo comida, para eso se necesita gente y eso es una verdadera tragedia para las dimensiones de Venezuela".

En ese contexto sostuvo que la única solución viable para que se resuelvan los conflictos en el país bolivariano es la negociación. "Nadie habla, nadie razona, todos los días están haciendo manifestaciones, pará un poco hay que laburar. Cómo sostenés la olla si no laburás en un país. Hay una especie de actitud deportiva de la manifestación política, con toda la represión y el odio político que eso genera a un lado y al otro. Me duelen todos los venezolanos".

Sobre su visión de la Argentina y las últimas experiencias de movilizaciones que se registraron, Mujica no tardó demasiado en afirmar que la gran virtud de la Argentina es su defecto mayor. "Muy rico, demasiado rico y por demasiado rico a veces ha tenido muchas volteretas históricas. No es un país más para nosotros, es la vidriera donde miramos la peripecia humana y el refugio natural cuando disparamos de Uruguay. A mi país le va fenómeno cuando a la Argentina le va fenómeno, y al revés, cuando se resfrían, nosotros nos engripamos", aseguró el senador del FA.

Embed

De forma prudente el exmandatario uruguayo expresó su solidaridad por el acontecer del pueblo argentino. Sin embargo no dejó de lado el hecho de su temor ante la posibilidad de que se repita la historia. "Entraron en la espiral de endeudarse porque algún día hay que pagar las cuentas, viene el ajuste y ya sabemos".

En segundo plano resaltó la necesidad de seguir manteniendo las diferencias y luchar por estas en un marco de tolerancia sin dejar de contemplar los matices. "Esto significa que hay que tener política y esto significa negociar, y negociar significa aprender a ceder por la conveniencia política. No creo que nadie tenga la verdad absoluta, la verdad es errática. No me gusta lo de Venezuela, la paralización de un país por dos opiniones diferentes, así estamos fritos. Como algunas veces pasó en la historia de la Argentina es lo que más preocupa, pero lo demás es lo que dije al principio, el gran defecto es el exceso de riqueza", recalcó Mujica.

Sobre el partidismo en Argentina

En relación a la actualidad política en materia de partidos, Mujica puso sobre la mesa la importancia que representa el peronismo. "Para nosotros no ganó Macri, perdió el peronismo por su lío interno o el justicialismo o no sé, eso que llaman ustedes, ese todo donde hay gente variopinta, pero es un caudal brutal del pueblo argentino", describió el exmandatario uruguayo.

En ese punto agregó que el hecho de desconocer la existencia del movimiento fundado por Perón "es una fantasía". "Existe, presa de sus contradicciones. No quiero decir que solo eso es el pueblo argentino, sino que ese todo es una parte esencial y que nadie que haga política en Argentina debería de olvidarse, le guste o no", destacó.

La falta de equidad

"Hay mucha injusticia en América latina, 32 señores tienen lo mismo que 300 millones de latinoamericanos, eso no es lo más grave, lo más grave es que el patrimonio de estas 32 personas crece al 22% anual, mientras que la economía de América crece al 2 o 3%. Quiero decir que la distancia se acentúa, tenemos que eliminar la guerra, ser un continente de paz y tener preferencia sobre lo nuestro, construir una identidad común que no está tan lejos", sostuvo el exmandatario que a continuación puso como ejemplo la unidad europea. "No puede ser que los europeos que pasaron siglos amasijándose, estén construyendo un ser colectivo y nosotros que por lo menos si hablamos despacio nos entendemos en todo el continente, porque hasta el portugués es un castellano dulzón, menos bruto que el lenguaje de Castilla".

"Estamos culturalmente tan cerca, y sin embargo tan lejos. Nuestra pobre burguesía discute entre ellos en lugar de dedicarse a construir el conjunto de empresas transnacionales de origen latinoamericano, y entonces se comen los ojos en vez de multiplicar la fuerza y luchar contra el mundo".

Comentarios