Economía
Sábado 24 de Junio de 2017

Otra fuerte caída de ventas en los supermercados

En el país, la merma a precios constantes fue -1,7% respecto a 2016. En Entre Ríos fue mayor; síntoma del menor poder adquisitivo, se desplomaron los rubros Electrónica e Indumentaria

Sin políticas activas para el consumo, con una pérdida del poder adquisitiva de los salarios que se profundiza, la caída de ventas de los supermercados no resulta sorpresiva. Empero, es alarmante teniendo en cuenta que los consumidores pueden achicar gastos en distintos rubros, menos en los básicos. Las compras en los supermercados permiten entender con claridad la realidad del consumo familiar.


La estadística a nivel nacional –brindada esta semana por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec)– reveló que la comercialización en los supermercados, durante abril, sumó un total de 27.631,5 millones de pesos, lo que representó un aumento de 24,5% respecto al mismo mes del año anterior, en precios corrientes. Sin embargo, y por primera vez desde los cambios introducidos en el organismo por parte del gobierno nacional, se pudo medir la variación a precios constantes –en unidades vendidas–, es decir, en términos reales: la caída de las ventas fue de -1,7% respecto a abril de 2016.


Esa comparación –que resta el efecto inflación– fue posible recién a partir de ese mes, ya que tras la intervención del Indec dispuesta en diciembre de 2015, la información sobre las ventas en supermercados y shopping fue paralizada y recién retornó en abril; cumplidos 12 meses con el nuevo método de medición, se puede realizar el cotejo a precios constantes interanual.


caida.jpg



En el caso de Entre Ríos, las ventas en los supermercados movilizó 498.189.000 pesos, y significó una variación a precios corrientes, de 24,1% respecto a abril del año pasado. El porcentaje es menor al índice nacional.


No está medida la variación a precios constantes en la provincia, aunque teniendo en cuenta el menor volumen de comercialización que incluso en el país, la caída podría situarse como mínimo en más del 2%, en comparación con un mes del año pasado, donde ya había comenzado a mostrar el rigor, la espiral inflacionaria de 2016 o la suba de tarifas.


En cuanto a los rubros en la Entre Ríos, el grupo de artículos de Bebidas movilizó 48.505.000 pesos; Almacén, 134.290.000 pesos; Panadería, 13.890.000 pesos; Lácteos 59.021.000 pesos; Carnes 28.074.000 pesos; Verduras y frutas, 15.051.000 pesos; Alimentos preparados y rotiserías 5.791.000 pesos; Artículos de limpieza y perfumería 80.295.000 pesos; Indumentaria, calzados y textiles para el hogar, 17.212.000 pesos; Electrónicos y artículos para el hogar 33.889.000 pesos; y en el rubro Otros, 62.173.000 pesos.


góndola.jpg



Comparado con un año atrás, observando lo ocurrido a precios corrientes, se observa con nitidez la retracción en el volumen de operaciones en el rubro Electrónicos y artículos para el hogar, que en abril de 2016 movilizó 31.648.000 pesos en los supermercados, casi 2.000.000 de pesos menos que este año. Similar situación pasó con Indumentaria.


El menor poder adquisitivo derivó en que las variaciones más altas se den en Bebidas (se vendió por 39.565.000 pesos en 2016); o Almacén, 99.177.000 pesos. En el resto de los rubros, las variaciones a precios corrientes fueron más moderadas, entre 15% y 20%.


***
Personal


Síntoma de la caída de consumo y del menor nivel de facturación es lo que ocurre con el personal ocupado en el sector: en el país, el mercado labora se retrajo – 1,3% respecto al mismo mes del año anterior, y – 0,5% respecto a marzo.


Comentarios