Consumo
Domingo 25 de Junio de 2017

La brecha de precios de los productos agropecuarios fue 5,29 veces en mayo

El productor recibió sólo recibió el 22% del valor que pagó el consumidor en góndola

El índice IPOD de Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) que mide la diferencia promedio entre el precio de origen y góndola para 25 alimentos agropecuarios, bajó 4,9% en mayo empujado por la fuerte caída en la brecha de la mandarina ya que, por cuestiones de estacionalidad, se duplicó el precio al productor por cambio de variedad y calidad de la fruta.


El IPOD agrícola bajó 5,4% y el ganadero 2,9%. "A lo largo del mes siguió cayendo la participación del productor en los precios debido a que este sólo recibió el 22% del valor que pagó el consumidor en góndola", indicó Fabián Tarrío, presidente de la entidad.


La brecha de precios entre góndola y campo de los productos agropecuarios se redujo 4,9% en mayo frente a abril. En promedio, los importes se multiplicaron por 5,29 veces desde su obtención hasta que llegaron al consumidor, 3,9% por encima de mayo 2016.


La caída en la diferencia del mes se debe principalmente al comportamiento de tres productos: la Mandarina, que al cambiar la variedad por la época se duplicó el valor al productor, la Acelga, donde la menor oferta hizo subir el costo de origen y la Naranja, donde también subieron los montos al productor.


Los datos surgen del Índice de Precios en Origen y Destino (IPOD) que elabora el Área de Economías Regionales de CAME para una canasta de 25 alimentos agropecuarios que se consumen en fresco. Para elaborar el indicador se tomaron los montos diarios online de los principales supermercados del país y más de 200 importes de verdulerías y mercados para cada producto.


En mayo, el IPOD agrícola alcanzó una cuantía de 5,29 veces, bajando 5,4% frente a abril pero manteniéndose 4,3% arriba de mayo de 2016. El IPOD ganadero, en tanto, se ubicó en 3,92 veces, 2,9% por debajo de abril pero 12% por sobre un año atrás.


La participación del productor en el valor de góndola cayó 3,9% en el mes, estableciéndose en un 22% después de haber alcanzado casi un 28% en febrero pasado.


Los alimentos agrícolas con mayor distorsión de precios en el mes fueron: la Naranja con una diferencia de 10,06 veces, seguido por el Limón (8,91), la Manzana (8,55) y la Pera (8,37 veces). El alimento con menos desigualdad fue el Huevo (2,10) seguido por la Carne de pollo (2,46 veces).


De los 25 alimentos agropecuarios relevados que integran la canasta del IPOD, en 12 disminuyó la desproporción, uno solo se mantuvo sin cambios y en 12 se elevó.


came junio.jpg


Variación de la brecha


La disparidad promedio de los productos agropecuarios se redujo de 5,56 a 5,29 veces en mayo. Las verduras y frutas con más declive en esa desigualdad fueron: la Mandarina (bajó 8,80 veces), la Acelga (-3,06), la Naranja (-2,96), la Pera (-0,97), el Ajo (-0,71), el Zapallito (-0,65) y el Pimiento (-0,51 veces).

En cambio, los productos donde más escaló la diferencia en este período fueron: la Zanahoria (2,38 veces), la Berenjena (2,02), la Cebolla (1,31) y el Limón (1,13 veces).


cuadro came junio.jpg


Precios de origen vs. precio destino


La mejora del IPOD en mayo responde principalmente al progreso en la paga que recibieron los productores de algunos alimentos. En promedio los costos de origen aumentaron 5,5% en el mes y los de destino sólo ascendieron 2,7%. Hubo 13 comestibles donde se incrementaron los valores de origen y 11 donde descendieron para los consumidores.


Los productos que más explican lo que pasó con la diferencia en el mes fueron los que combinaron subas al productor con bajas al cliente. Los más destacados fueron:


Mandarina: los importes al productor subieron 103,5% y los precios al consumidor bajaron 15,6%, por eso la brecha bajó de 15 veces en abril a 6,23 veces en mayo.


mandarina.jpg


Acelga: los precios promedio al productor subieron 63,2% y los precios al consumidor bajaron 6,2%. Así, la diferencia en este producto bajó de 7,19 veces en abril a 4,13 veces en mayo.


Onda verde. Acelga, espinaca y brócoli, son las verduras que mejor precio tienen. Foto UNO/Diego Arias
Onda verde. Acelga, espinaca y brócoli, son las verduras que mejor precio tienen. Foto UNO/Diego Arias
Onda verde. Acelga, espinaca y brócoli, son las verduras que mejor precio tienen. Foto UNO/Diego Arias


Naranja: los precios promedio al productor subieron 26,3% y los precios al consumidor bajaron 2,4%. Así, la brecha en este producto bajó de 13,02 veces en abril a 10,06 veces en mayo.

Naranja: Al productor le pagan 4 pesos en promedio y en la góndola cuesta 25. La diferencia es de 6,26 veces más para el consumidor y representa un 525% más.
Naranja: Al productor le pagan 4 pesos en promedio y en la góndola cuesta 25. La diferencia es de 6,26 veces más para el consumidor y representa un 525% más.
Naranja: Al productor le pagan 4 pesos en promedio y en la góndola cuesta 25. La diferencia es de 6,26 veces más para el consumidor y representa un 525% más.


Ajo: los precios promedio al productor subieron 51,9% impulsados básicamente por cuestiones estacionales (se espera que siga subiendo hasta agosto) y si bien los precios al consumidor subieron 20,8%, el resultado fue una reducción de la diferencia.


came junio1.jpg


Incidencia del Productor


La participación del productor en el precio que pagan los consumidores (otro indicador que resume la distorsión en el valor durante el circuito logístico del sector agropecuario) se deterioró otro 3,9% a lo largo del mes, alcanzado a sólo el 22%. Es el valor más bajo desde que se comenzó la medición y sobre todo cuando se la compara con febrero pasado donde la incidencia había llegado al 27,9% en el promedio de los productos relevados.


En mayo, los alimentos con menos participación del productor en el precio fueron la Naranja con apenas 9,9%, el Limón con 11,2% y la Manzana roja con 11,7%




Los mercados de abasto


Un dato interesante a mirar es lo que sucede con los precios de los productos agropecuarios hasta que llegan a los mercados de abasto.


Si se toman los productos para los cuales se recibieron precios de esos mercados, en promedio los valores se multiplicaron por 3,47 veces hasta que llegaron a los más de 20 establecimientos concentradores que hay en el país -incluyendo el Mercado Centra-, y 1,75 veces desde esos proveedores hasta el consumidor. Así, del productor al consumidor los precios se multiplicaron por 5,29 veces para los alimentos analizados (20) y 5,32 veces para los 25 iniciales.


Uno de los problemas en sí de la distorsión es la cantidad de actores que intervienen en la cadena.

Comentarios