Casamiento Messi Roccuzzo
Viernes 30 de Junio de 2017

El mural que señala el lugar donde creció y que hoy reverencia al mejor jugador del mundo copy

La zona de La Bajada está convulsionada. Lidia, una vecina que irá a la fiesta, destacó la humildad, el perfil bajo y los gestos de ayuda que recibió de Messi

Caminar por la calle Estado de Israel al 500 (actual Lavalleja), en plena zona sur de la ciudad, permite introducirse en el barrio La Bajada y comprender el fascinante universo de Lionel Messi. Ese encuadre determinante que perfiló con guiños y lecciones perennes la timidez de este pibe de barrio que se transformó en un crack zurdo inconmensurable, cuyo talento futbolístico —fuera de cualquier concepción terrenal— atravesó océanos, constelaciones, y hoy es venerado con señales de admiración que superaron todas las fronteras. En esta proyección meteórica, su gente y sus raíces fueron los elementos que moldearon su primera impronta, y le otorgaron arraigo y espesor sentimental a esa huella decisiva, que siempre indica a Rosario como estación de provechoso reabastecimiento afectivo y de sincero disfrute, cerca de los suyos.


Contemplar el mural que le encargaron sus amigos de la infancia en la esquina de Juan Manuel de Rosas y Estado de Israel, y la invitación a la fiesta a Lidia Acosta, una vecina de la cuadra que lo conoce de pequeño, también refiere a ese tipo de acciones. Son gestos de contundente reconocimiento a los vínculos sentimentales, y al punto de origen. En Messi, siempre está el barrio como condición de necesaria referencia. Y lo demostró con la elección de la sede de su casamiento.


El barrio La Bajada está convulsionado. Periodistas de medios nacionales e internacionales, vecinos y curiosos se acercaron ayer para conocer la zona donde se crió Leo.


"La verdad es que nunca antes el barrio estuvo así, nosotros no estamos acostumbrados", señaló Lidia, una de las vecinas invitadas a la celebración de esta noche en City Center. "Me invitaron hace bastante, en el bautismo de los nenes en Rosario, y me puso muy feliz. Yo los quiero mucho a los Messi y me alegra que eligieron Rosario para casarse", confió visiblemente emocionada ante la consulta de este diario.

lidia08eb727b-8e58-4476-9162-d6a824d7f6d9.jpg


"Yo soy de familia muy humilde, pero haremos un sacrificio para ponerme algo lindo y estar a la altura del festejo", contó Lidia, con una sonrisa que nunca se le despegó.

Y confesó con ojos vidriosos: "Leo hizo la escuela Las Heras con Diego, uno de mis hijos, y siempre fue igual, nunca perdió la humildad, ni el perfil bajo. A mí me ayuda mucho con un hijo especial que tengo, así que siempre estaré muy agradecida a sus gestos. Por eso guardo sus fotos y camisetas cerca de mi corazón".

A media cuadra, en el terreno de la esquina, el muralista santafesino Lisandro Urteaga avanzaba con la pintura —solicitada por los amigos de la infancia—, que se convertirá en otra de las atracciones del barrio. "Una amiga que vive acá en el barrio me contactó y yo, que soy fanático del fútbol, de la selección y de Leo, no dudé en aceptar la propuesta", comentó el pintor.

Y contó que "la idea fue reflejar la pertenencia de Leo con el lugar donde creció, y el respeto y el cariño que hay hacia él. Por eso habrá una inscripción que rezará «de otra galaxia y de mi barrio»", una frase que sintetiza cabalmente las extraordinarias dimensiones que abarca Messi.

Comentarios