Pais
Martes 01 de Agosto de 2017

El hombre que vivió un año con los cadáveres de sus padres

Padece esquizofrenia, y vivió un año con los cuerpos de sus padres en su casa de Vicente López.


El cadáver de María Elena yacía de costado, el de su esposo, Eugenio, estaba en la habitación delantera de su casa de Vicente López. Así vivió por al menos un año el hijo de la pareja de jubilados, quien padece problemas psiquiátricos, y que le dijo a los investigadores: "Mi papá murió en julio y mi mamá en agosto del año pasado".

Lo dicho por Roberto Pricnic (43) se condice con los resultados preliminares de la autopsia. "La data de muerte de la mujer sería entre 10 y 12 meses y la del hombre, de 12 a 14. Sería condicente con lo que informó el hijo", informaron fuentes del caso a Clarín. También destacaron que "no hay signos evidentes de muerte violenta" en ninguno de los dos casos.
El macabro hallazgo se descubrió de casualidad. Los vecinos encontraron a Pricnic hijo en la calle con algunas lesiones por lo que llamaron a la ambulancia, y también a un tío para avisarle.

Y fue en el hospital de Vicente López donde los médicos advirtieron que se trataba de un paciente esquizofrénico. "En el marco de una crisis, el hombre les dijo a los médicos y a un tío que en su casa él convivía con sus padres muertos", explicaron fuentes judiciales.
Y fue entonces que la Policía fue hasta la casa de Agustín Alvarez 1563, de la localidad de Florida, y hallaron los cadáveres María Elena Guido (79) y Eugenio Roberto Pricnic (80) en estado de avanzado estado de descomposición.

Fuentes policiales informaron a Clarín que la puerta de ingreso de la casa estaba sin llave y que cuando los agentes entraron hallaron el cuerpo de María Elena, que yacía sobre su costado derecho "en evidente estado de descomposición y casi en estado esquelético"; mientras que en una habitación delantera de la vivienda estaba el cuerpo de Eugenio.
La causa fue caratulada por el fiscal de Vicente López en turno, Martín Gómez, como "averiguación de causales de muerte" aunque, como en el lugar no hay signos de violencia, la principal hipótesis es que el matrimonio murió por causas naturales y que su hijo, por su enfermedad psiquiátrica, nunca le avisó a nadie que sus padres habían muerto.

Según los estudios preliminares de la autopsia la data de muerte de María Elena sería de 10 a 12 meses mientras que la de Eugenio, de 12 a 14. Algo que se condice con lo que Pricnic hijo les había comentado a los investigadores.

En tanto, en la autopsia no se hallaron signos de violencia en los cuerpos, por lo que en principio se descartaría que "la muerte violenta" aunque se extrajeron muestras para hacer pruebas toxicológicas y de ADN.
Según los investigadores, el hijo dormía en una habitación contigua a la que yacía el cuerpo de su madre y, por el testimonio de vecinos, que tenía actitudes antisociales. Ruth, que vive a tres cuadras de la casa donde hallaron los cadáveres y cuyo esposo era el odontólogo del matrimonio Princic, contó hoy al canal C5N que "hace un año" que no sabían nada de la pareja.

"No los vimos más y nos preguntábamos ¿qué habrá sido de esta gente? Pensábamos que se habían mudado pero nunca nada como esto", dijo la mujer. Y explicó que los Princic siempre "llamaban para el día del odontólogo o los cumpleaños o en año nuevo" pero que hacía "por lo menos un año" que no recibía llamados.

Sobre el hijo del matrimonio, dijo: "Sabíamos que tenía un problema psiquiátrico y que el padre le tenía miedo porque no sabía qué reacción podía tener. Era una relación rara, porque el muchacho no está bien".

Otro vecino reveló a la prensa que hace un tiempo el hijo no dejó que entraran a su casa para hacer "trabajos de impermeabilización" que afectaban a una propiedad lindera y que todos le tenían "miedo" porque se sabía en el barrio que tenía problemas psiquiátricos. "A veces el padre llamaba a la policía para que su hijo tomara la medicación", contó este vecino.


Internado
El fiscal Gómez había pedido que Princic hijo sea sometido también a una evaluación médica multidisciplinaria. El resultado, según las fuentes, arrojó que el hombre "presenta riesgo cierto e inminente para sí y para terceros con delirio paranoide".

Ante esto, también se ordenó la internación de Pricnic, que será controlada por el Juzgado de familia N°3 de San Isidro, aunque aún sigue internado en el hospital de Vicente López porque será operado de la cadera.

En este punto, el fiscal instruyó a la policía para que averigüe en qué circunstancias apareció Pricnic con golpes y una fractura, ya que algunos vecinos mencionaron un posible accidente de tránsito y otros estiman que pudo haber sufrido alguna paliza.

"Queremos saber si este hombre se autolesionó, si tuvo un accidente o si fue sometido a alguna paliza", reveló una de las fuentes consultadas.


Fuente: Clarín

Comentarios