Clima
Lunes 11 de Septiembre de 2017

El agua avanzó sobre ruta 35, en La Pampa

El fin de semana las lluvias aumentaron el caudal de la zona que ya estaba inundada. Más de un automovilista se vio sorprendido por el extraño espectáculo que significó ver la calzada invadida por la espuma y la sal.

Tras los 60 milímetros registrados este fin de semana, la situación volvió a complicarse en la ruta nacional 35 a la altura de Embajador Martini, en la provincia de La Pampa donde el agua volvió a pasar de manera abundante sobre el tramo que desde hace cinco meses permanece cortado a la espera del alteo.


Cuando todo parecía encaminarse para la ejecución del alteo, la empresa de Bahía Blanca ya estaba instalada en la localidad y se observaban los primeros trabajos en la 35, volvieron las lluvias y complicaron todo.


Embed

En los últimos días el agua había bajado considerablemente y sólo se observaba a ambos laterales de la ruta, por lo que productores de la localidad que conocen el terreno, pasaban sin problemas.


Vecinos de Embajador Martini exteriorizaron su malestar y resignación en las redes sociales frente a la demora de Vialidad Nacional en iniciar un alteo de apenas 500 metros, que daría tranquilidad a toda la población y restablecería el tránsito en una ruta neurálgica para todo el norte de la provincia.


La preocupación de los vecinos radica también en la llegada de la primavera, una época donde el registro de lluvias suele ser abundante.


Embed


Ahora también la Ruta 14 afectada


La Ruta Provincial 14 a la altura del Bajo de Giuliani se vio particularmente afectada por el viento del suroeste que azotó la provincia en la jornada dominical. Más de un automovilista se vio sorprendido por el extraño espectáculo que significó ver la calzada invadida por la espuma y la sal. Es que la costa sur de la arteria que une a Toay con la Ruta Nacional 35, a la altura del bajo, fue la que sufrió los embates del oleaje provocado por el viento.


De hecho, una parte extensa del trayecto que atraviesa el espejo de agua directamente no contaba con el guardarrail, el cual estaba caído en el agua. Esos sectores estaban señalizados con tambores de 200 litros pintados de rojo y blanco. Entre las 14 y las 15, cuando un equipo de este diario se acercó al lugar para tomar imágenes, pudo ver que más de un curioso se dedicó a tomar imágenes de la ruta invadida por la espuma y la sal.


La situación era distinta sobre la Ruta Nacional 35, porque la dirección del viento hacía que el oleaje fuera mayor en la costa oeste, justo donde el cuenco tiene menor altura y no significa una amenaza para la carretera. El problema para la arteria nacional está del lado oeste, donde el enorme espejo de agua que recibe los excesos hídricos de Santa Rosa crece a razón de un centímetro cada tres días, crecimiento que ayer se vio incrementado por la persistente lluvia que comenzó en la madrugada y se extendió hasta el mediodía.


Fuentes: El Diario de La Pampa y sitio web La Arena

Comentarios