La Provincia
Lunes 14 de Marzo de 2016

Padres y alumnos de la escuela Newbery cortaron la calle en reclamo de mejoras edilicias

Aún no se inició el ciclo lectivo. Las malas condiciones en la infraestructura se agravaron por los efectos de la tormenta que azotó Paraná hace un mes. El edificio alberga 500 alumnos de la escuela primaria a los que se le suman los de la nocturna Bonpland. Galería de FOTOS 

La situación edilicia de la escuela Nº 22 Jorge Newbery no es la mejor ya desde hace bastante tiempo. Hay baldosas levantadas, tanto en los patios como en los baños, y gran parte de las paredes tienen claros signos de humedad, uno de los sanitarios se está hundiendo y el sector donde funcionaban la biblioteca y el jardín de infantes fue clausurado por riesgo de derrumbe.
A todo esto se sumaron los graves destrozos provocados por la fuerte tormenta que azotó Paraná hace un mes atrás. Un árbol de gran porte cayó en el patio y afectó los pozos negros. Además, desde Protección Civil de la Municipalidad, fueron a sacar las ramas más pequeñas pero el gran tronco aún permanece en el lugar.
Las autoridades del establecimiento realizaron las presentaciones correspondientes ante el Consejo de Educación, pero las soluciones tardan en llegar. Por eso, y ante el aplazo indefinido del ciclo lectivo, padres y alumnos de la institución que funciona en calle Jorge Newbery al 1.404, decidieron este lunes por la mañana cortar la arteria en reclamo de las reparaciones correspondientes. También definieron concurrir el martes a la Justicia para garantizar la educación y la seguridad de sus niños.
En diálogo con UNO Alberto Díaz, secretario de Prensa de Agmer Paraná contó: “El árbol cayó en una zona donde están los pozos negros y eso preocupa mucho. Además, si bien se cortaron algunas ramas quedaron dos grandes partes del tronco, parte de las baldosas levantadas, ese es el problema nuevo de inseguridad para chicos y docentes que circulen por el patio, pero las malas condiciones del edificio llevan mucho tiempo”.
Desde hace dos años el jardín de infantes de la escuela fue trasladado al Club Entre Ríos, pero los padres aseguran que ese lugar tampoco es el adecuado, así que hoy por hoy se analiza una nueva mudanza a otra institución de la zona.
“La cuadrilla de la Dirección Departamental de Escuelas se acercó hasta el lugar, pero vinieron a mirar, sin herramientas y a sacar fotos. Mientras tanto los chicos siguen sin poder acceder a su derecho a la educación porque no están dadas las condiciones, por eso las autoridades de la escuela definieron no empezar las clases”, explicó el gremialista
A la escuela asisten unos 500 chicos divididos en dos turnos, mañana y tarde y por la noche en el mismo edificio funciona la escuela nocturna Nº 156 Amado Bonpland.
 

Comentarios