La Provincia
Martes 14 de Junio de 2016

Pablo Millán repudió la feroz masacre a homosexuales en Estados Unidos

El actor transformista manifestó su dolor y reflexionó sobre la discriminación en Argentina. “Estoy en estado de shock, como todo el país”

La masacre perpetrada en el club gay Pulse, de Orlando –Florida–, conmociona. Fueron 50 las personas asesinadas por el norteamericano Omar Mir Sediq Mateen, de 29 años, y ascendencia afgana, y además 53 resultaron heridas.

Los investigadores dieron cuenta de que Mateen mantenía lazos con radicales islámicos, aunque señalaron que carecía de antecedentes delictivos. En tanto, Mir Seddique, padre del homicida, pidió disculpas y descartó los motivos religiosos, asegurando que fue la homofobia la causa de la matanza. “Esto no tiene nada que ver con la religión”, ha dicho el padre en declaraciones a NBC News, en las que indicó que su hijo se enojó hace dos meses cuando, durante una visita a Miami, vio a dos hombres besándose.

Seddique indicó que cree que ese incidente puede estar detrás de este tiroteo. En este marco, señaló: “Estamos pidiendo disculpas. No éramos conscientes de que estuviese planteando ningún tipo de acción. Estamos en estado de shock al igual que todo el país”.



En Paraná, el actor transformista Pablo Millán manifestó su dolor por este hecho y analizó cómo la discriminación puede causar una tragedia de esta índole. En diálogo con el programa Ahí Vamos, que se emite de 9 a 12 por la 97.1 La Red Paraná, expresó: “Ojalá no vuelvan a pasar estas cosas que pasaron en Orlando, es un horror, un espanto”.

En una sociedad donde la intolerancia provoca la muerte y el sufrimiento, muchas veces incluso de manera solapada, recordó los prejuicios de la sociedad en la época en que comenzó ir a los boliches para homosexuales y destacó los avances que hay en el país en este sentido: “Tengo 48 años y fue hace 29 que empecé a vestirme de mujer y a ir a los boliches gay. En esa época, ser gay en Argentina y en la ciudad de Santa Fe –de donde es oriundo– era diferente. Salías a la calle, la Policía tenía que cumplir con las famosas razias y lo primero que llevaban era a los gay y las prostitutas, porque hacíamos bulto en el calabozo”.



Apoyo familiar


Acto seguido, hizo hincapié en la importancia de contar con el acompañamiento familiar: “En aquella época tuve la suerte de tener la aceptación de mi familia. Un día, con 18 años, me senté con mi mamá y le dije que había cosas de mi vida que ella no sabía. Me respondió: ‘Hay cosas de tu vida que vos creés que yo no sé. A partir de ahora soy tu mejor amiga’. Y fue así. Cuando la perdí se fue no solo la institución de madre sino también mi mejor amiga”, dijo, y añadió: “Muchas veces la discriminación pasa por uno mismo. El flagelo más grande que tiene una persona gay es la autodiscriminación, y esto tiene que ver en muchos casos con la cuestión familiar. Por más que alguien diga que no necesita el apoyo de su familia, en realidad no es así, y esa persona sufre. Sin la aceptación familiar, por lo general le molesta todo, no solo un chiste”.

Asimismo, recalcó que la sexualidad no es una elección: “Nadie elige lo que siente, no es inherente al cerebro sino que tiene que ver con otra cosa”, expresó al respecto.

Por otra parte, rememoró que la discriminación más cruel que vivió fue en la escuela Secundaria y comentó: “Me ofendía cuando era chico que me dijeran maricón. Cuando se es adolescente, la discriminación en la escuela es lo más cruel”.

Si bien destacó que hay cosas que han cambiado con el tiempo, afirmó que hay cosas que están pendientes: “Hay un montón de cosas que la comunidad tiene
como utopía. Los horizontes a veces son demasiado lejanos y creo que me iré de este mundo sin ver ciertos adelantos. Por eso trato de paliar el dolor con el humor, como hice con la muerte de mi madre, pero eso no quiere decir que lo tome en joda. Creo que el humor sirve para paliar el dolor y para rebajar al máximo posible la pena que uno siente frente a determinadas situaciones. El humor también va cambiando con el tiempo”.

Por último, reflexionó sobre el caso de Gino Lucero, el joven oriundo de San Luis que vivía en Buenos Aires y hace poco más de una semana tomó la determinación de quitarse la vida porque su familia no aceptaba que fuera gay: “Me gustaría hablarle a la familia de quien pueda tomar una decisión así, porque muchas veces los padres son los principales culpables de llevar a la tumba a esos chicos”. Y concluyó aconsejando a los chicos que están en esa situación que no le den importancia a la opinión ajena, incluso a la de sus padres. 



Políticas inclusivas 


En Paraná, integrantes del Foro Disidente –quienes se denominan como una agrupación socio política sexual formada desde la disidencia sexual, ante el patriarcado y la heteronormatividad–, expresaron en su muro de Facebook: “Repudiamos los asesinatos y tremendos hechos de violencia en el boliche para lesbianas, gays, bisexuales, transexuales e intersexuales (LGBTI) de Orlando, Estados Unidos. Tenemos que hablar de violencia, heteronormatividad, patriarcado, capitalismo, machismo, tenemos que hablar, visibilizando la violencia y persecución hacia las personas gays, lesbianas, bisexuales y travestis en todo el mundo. Tenemos que nombrar este hecho como un terrible acto de violencia hacia las personas por sus orientaciones sexuales e identidades de género”.

Por su parte, la Comunidad Homosexual Argentina (CHA) también repudió el atentado. “La CHA se solidariza con las víctimas y sus familiares y se suma al rechazo internacional por este claro ataque homofóbico y xenófobo sucedido en Estados Unidos”. 




Detalles de la noticia

- 50 las víctimas fatales de la peor masacre en Estados Unidos, luego de los atentados de las Torres Gemelas. El presidente Barack Obama calificó los asesinatos como un “acto de terrorismo y odio”.
- 73 países consideran ilegal la homosexualidad en pleno siglo XXI. Incluso ocho países la castigan con la pena de muerte. En muchos otros, por fortuna, los avances culturales protegen sus derechos. 

Comentarios