Automovilismo
Sábado 05 de Agosto de 2017

Werner va por una pole histórica

Se adueñó del entrenamiento del TC en el marco de los 1.000 kilómetros en el autódromo de Buenos Aires.

Comenzó la más que especial 8ª fecha del año para el Turismo Carretera en el Autódromo Oscar y Juan Gálvez, donde se llevarán a cabo los 1.000 kilómetros de Buenos Aires. Tras las primeras dos prácticas, el paranaense Mariano Werner (Ford) se erigió como el hombre más veloz del día.

En la primera tanda, fue el vehículo de Luis José Di Palma (h) (Torino) quién lideró, al marcar 1' 34" 913/1000. Los Chevrolet de Guillermo Ortelli y Gastón Mazzacane lo escoltaron, a 3 y 12 milésimas respectivamente. De los 45 vehículos que tomaron parte de la tanda, el Torino de Emiliano Spataro y Juan Bautista de Benedictis fue el que más vueltas dio (15), quedando 20°.

Con un tiempo de 1' 33" 463/1000, Werner lideró la segunda sesión. Además, quebró el récord que ostentaba Christian Ledesma desde 2013, al bajarle la marca en 2/10 (1' 33'' 653 había hecho el marplatense en clasificación).

Detrás del paranaense se ubicaron los Chevrolet de José Manuel Urcera y Pedro Gentile, a los cuales el piloto de Ford aventajó por 7/10 y 1'' respectivamente. Nuevamente fueron 45 los autos en pista, y el Torino de Spataro (9°) volvió a ser el que más giro (13), aunque esta vez también sumaron dicha cantidad los Ford de Mauricio Lambiris (19°) y de Juan Manuel Silva (33°).

Por otro lado, el Chevrolet de Sergio Alaux sufrió la rotura del motor, por lo que deberá largar desde el último lugar la competencia, y además sufrirá un recargo de dos vueltas.

La actividad para el TC continuará hoy, con las prácticas de recarga de combustible y cambio de pilotos a partir de las 10.05.

Como cumplir 80 años no es cosa de todos los días, la Asociación Corredores Turismo Carretera organizó una verdadera fiesta para este fin de semana: los 1.000 Kilómetros de Buenos Aires, que se disputarán en el circuito Nº 12 del Oscar y Juan Gálvez porteño.

Esta presentación, que se realizará en el marco de la octava fecha del presente campeonato que lidera Josito Di Palma (Torino), aparece como todo un desafío para corredores y equipos al ser la primera prueba de larga duración de la era moderna del TC. Sin dudas, será una gran exigencia mecánica (habrá varias recargas de combustible y cambios de neumáticos) y económica porque se calcula que requerirá un presupuesto cercano al millón de pesos, casi el doble que lo habitual.

Debido a que habrá pilotos invitados será una buena oportunidad para ver nuevamente en acción a algunas viejas glorias como Walter Hernández, campeón en 1993; y Tito Bessone, monarca en 2003. Esta carrera especial incluso marcará el regreso de otros ganadores como Marcos Di Palma y Juan Bautista De Benedictis.

Además habrá una gran cantidad de participantes de los torneos menores de la ACTC que tendrán una buena oportunidad de hacer su primera experiencia en la popular categoría.

Esta cita también será vital para aquellos que aspiren a ingresar a la Copa de Oro que define al campeón al otorgar puntaje extra (los que suban al podio recibirán 90, 85 y 80 puntos). Sin dudas, hay condimentos de sobra para que este festejo sea tan especial como el propio Turismo Carretera.

Por su parte, Guillermo Ortelli, quien confeso hoy su "orgullo de ser parte de esta pasión llamada TC, cuyos seguidores contagian su fanatismo por las carreras a lo largo y ancho del país". El máximo exponente en eso de ganar campeonatos de TC fue el capitalino Juan Gálvez, con nueve coronas, todas con Ford, y el actual monarca de la categoría más antigua del mundo, Ortelli, lo sigue con siete cetros, y es uno de los grandes ídolos de Chevrolet.

En diálogo con Télam, Ortelli, que ganó 27 carreras, destacó: "Cada título que logré tuvo un sabor especial porque no todos se definieron de la misma manera, las circunstancias desde mi debut en 1994 me hicieron vivirlos con sensaciones muy dispares".

Ortelli, vigente monarca de la categoría, ganó su primer título en 1998, a los 25 años, y cuando terminó la disputa con Juan María El Flaco Traverso, en la última carrera en Olavarría, creyó "haber tocado el cielo con las manos por pelear con semejante rival, de tantos pergaminos". En 2017 sigue vigente más que nunca.


***
Detalles

La importancia. El 5 de agosto de 1937 se largó el Gran Premio Argentino, una carrera de 6.894 kilómetros de recorrido que atravesó las provincias de Buenos Aires, Santa Fe, Entre Ríos, Corrientes, Chaco, Santiago del Estero, Jujuy, Tucumán, La Rioja, Mendoza y La Pampa. Tras una docena de días de acción, Ángel Lo Valvo recibió primero la bandera de cuadros y se quedó con la victoria. Ahora 80 años despues un grupo de pilotos intentarán quedar en la historia en un carrera que se desarrollará con entradas agotadas desde hace uno días según la ACTC.



***
Los arranques de la más popular


Un 5 de agosto, pero de 1937, el Turismo Carretera comenzó a escribir su rica historia de vértigo y pasión hasta convertir a la categoría, hoy con 80 años, en una de las más antiguas del automovilismo mundial, con pilotos inscriptos para siempre en el recuerdo, desde Ángel Lo Valvo a Guillermo Ortelli.

Y fue precisamente el arrecifeño Lo Valvo, con un Ford V8, el primer ganador en una competencia de TC, el Gran Premio Argentino, que se corrió entre el 5 y 15 de agosto de 1937, y atravesó 14 provincias en 10 etapas, con un recorrido total de 6.894 kilómetros. En ese entonces, la Dirección Nacional de Vialidad había reglamentado una "excepción" para que el Automóvil Club Argentino (ACA) organice la competencia y, para respetar las normas de tránsito en rutas, cambió la denominación de "carrera" por "raid de larga distancia".

Dos años después, se creó el TC en reemplazo del Campeonato Argentino de Velocidad y el arrecifeño Lo Valvo, con el pseudónimo de Hipómenes (del griego Alma de Caballo), se consagró campeón, tras luchar con glorias como Juan Manuel Fangio, Oscar Gálvez y Eusebio Marcilla.



***
Una rica rivalidad de dos marcas


A comienzos de la década del 40, los hermanos Juan y Oscar Gálvez, con Ford, y Juan Manuel Fangio, con Chevrolet, encendieron la mecha de la férrea rivalidad de dos marcas antagónicas del Turismo Carretera, que hasta nuestros días conserva intacta el clásico Boca-River del automovilismo. Es tan así el círculo que engloba a los monarcas en la rica historia del TC, que el primer título lo ganó el arrecifeño Ángel Lo Valvo en 1939, y el campeonato de 2016 lo obtuvo el saltense Guillermo Ortelli con Chevrolet. Los fríos números de las estadísticas indican que Ford obtuvo 39 campeonatos y su archirrival 20, seguidos por Dodge con nueve coronas y Torino con cinco. Juan Gálvez (Ford) fue el que más títulos ganó, nueve, y después se ubican Guillermo Ortelli (Chevrolet), con siete, y Juan María Traverso, seis (tres con Ford y tres con Chevrolet), Oscar Gálvez, cinco, y Dante Emiliozzi, cuatro.

El Flaco de Ramallo, Juan María Traverso fue el único que ganó con las dos marcas emblemáticas y Oscar Castellano alcanzó tres campeonatos, dos con Dodge y uno con Ford. En cuanto a carreras ganadas, Ford marcha adelante en las estadísticas con 584 triunfos y le siguen Chevrolet, 394, Dodge, 153, y Torino 104, pero las dos últimas marcas su sumaron varias décadas después que Ford y Chevrolet. Juan Gálvez marcha al frente en carreras ganadas con 56, y detrás se ubican Roberto Mouras, 50; Juan María Traverso, 46; Oscar Gálvez, 43; Dante Emiliozzi, 42; Omar Martínez, 33, Guillermo Ortelli, 32; Héctor Luis Gradassi, 30; y suman 27 logros, Oscar Castellano y Emilio Satriano. Juan Manuel Bordeu, el balcarceño ahijado deportivo de Juan Manuel Fangio, fue campeón en 1966 con la mítica Coloradita Chevrolet, tras ganar nueve competencias tras no haber corrido las primeras del año.

El nacido en Moctezuma y afincado en Carlos Casares, Roberto Mouras, fue tricampeón con Dodge, pero fue ídolo de Chevrolet, en 1976 ganó seis carreras seguidas con el emblemático Chevrolet bautizado 7 de Oro, por el número que llevaba en sus puertas y el dorado de una publicidad de whisky.

A lo largo de sus primeros 80 años de vida, el TC fue una fuente inagotable de curiosidades y hechos que lo caracterizaron como una categoría amplia y abierta a todas las expresiones. La aparición en 1964 de Jorge Cupeiro con un Chevrolet Nova (en Argentina el 400) revolucionó al TC, y se mezcló con las cupecitas, y un año después, el iluminado Oreste Berta preparó un Renault Gordini que hizo la pole positión en su debut con Eduardo Copello al volante, y el simpático "Cuadrado" de Ricardo Peduzzi, que irrumpió en el 68, con carrocería de un Chevrolet 29 y motor Tornado. Tres mujeres se animaron a subirse a un TC.

Fue Delia Borges en la década del 50 con un Chevrolet, Dora Bavio, con un Peugeot 404 con trompa aerodinámica en 1970; y Marisa Panagópulos en el 96 con un Ford Falcon. El recordado Rubén Luis Di Palma, además de llevar de acompañante a su hija Andrea varias veces, también le dio el gusto a Ramón Bautista Palito Ortega para que lo acompañara en 1970 en su Torino, y el desaparecido Osvaldo Morresi, con Chevrolet, ganó una carrera de 1993 en el autódromo de Buenos Aires con la modelo Virginia Elizalde a su lado.


***
Traverso


Desde boxes. Juan María Traverso detalló de qué manera plantearía la carrera que durará aproximadamente seis horas, con una particular reflexión sobre el inicio de la misma: "Yo largaría desde boxes", aseguró el séxtuple campeón de la categoría, antes de agregar: "Lo charlé con Ortelli y Silva, y cuando les dije eso me miraban como si hubiera dicho algo raro". El múltiple campeón siempre polémico en sus declaraciones en la previa de una carrera que será histórica de la categoría.

Comentarios