Ovacion
Viernes 06 de Octubre de 2017

Volvió al trabajo con la cabeza solo en Ecuador

La Selección Argentina, tras el pobre empate ante Perú, entrenó ayer pensando en la gran final del martes.

Buenos Aires.— Argentina, que el martes se jugará sus chances de clasificarse a Rusia 2018 frente a Ecuador, retomó ayer las prácticas luego del insípido empate cero a cero con Perú, y las miradas estuvieron puestas en el delantero Mauro Icardi, quien participó del ensayo de fútbol que hicieron los que fueron suplentes o jugaron escasos minutos, y se espera saber si podrá estar o no en Quito la semana próxima. Icardi, capitán del Inter de Italia, arrastra una molestia muscular y por esa razón no fue tenido en cuenta ante los peruanos, aunque la necesidad de Argentina de sacar un buen resultado en Quito apurará los tiempos y la idea es saber si podrá ingresar al equipo desde el inicio o bien ser una alternativa para Darío Benedetto, el titular elegido por el DT Jorge Sampaoli que no tuvo una tarea acertada anoche en La Boca. En cuanto a Icardi, en la sesión que el seleccionado llevó a cabo en el predio que la AFA integró un equipo junto a Nahuel Guzmán; Eduardo Salvio, Emanuel Mamanna, Milton Casco, Leandro Paredes, Pablo Pérez, Lautaro Acosta, Paulo Dybala, Angel Di María y dos juveniles del equipo que oficia de sparring.

En el otro equipo estuvieron Agustín Marchesín, Federico Fazio, Enzo Pé- rez y ocho sparrings, en la sesión a la que los medios de prensa pudieron acceder apenas un cuarto de hora. En cuanto a Icardi, una fuente cercana al cuerpo técnico de Sampaoli le confió a Télam que "no lo ven bien todavía, que le cuesta en las prácticas y que parece que no se adaptó aún al equipo", aunque igualmente será una opción en Quito siempre y cuando esté bien en lo físico. Por su parte, el capitán argentino Lionel Messi y los que jugaron todo el partido ante los peruanos apenas hicieron trotes alrededor del predio y los movimientos físicos regenerativos habituales que se repiten después de cada encuentro.

El único ausente fue, lógicamente, el mediocampista de Boca Fernando Gago, quien anoche sufrió una seria lesión, la rotura de ligamentos cruzados de la pierna derecha, y luego de que sea operado la semana próxima, afrontará una rehabilitación que le demandará entre seis y ocho meses, un período importante si se tiene en cuenta de que se trata de un futbolista de 31 años. Gago, aún con los ligamentos rotos, compartió anoche la cena del plantel y cuando se marchó fue aplaudido por todos sus compañeros, algo que lo sensibilizó hasta las lágrimas.

Al término del entrenamiento de esta mañana, el Sampaoli decidió darle la tarde libre a todos el plantel pero sus dos máximos referentes, Messi (capitán) y Mascherano (subcapitán), se quedaron concentrados en el predio que tiene la AFA en Ezeiza. Los jugadores de Barcelona permanecieron en el predio para centrar sus cabezas en el partido del martes ante Ecuador, en la altura de Quito, donde Argentina se jugará su clasificación a la Copa del Mundo. El martes debe ganarle a Ecuador en Quito para sacar boleto a Rusia o al menos garantizarse una repesca con Nueva Zelanda. Argentina volverá a entrenarse hoy desde las 10.30 a puertas cerradas.

Las pérdidas sin Mundial

La Asociación del Fútbol Argentino (AFA) sufrirá un perjuicio económico mínimo de 15 millones de dólares y el seleccionado nacional, último subcampeón del mundo, podría bajar su cachet al 50% si no se clasifica al próximo Mundial Rusia 2018. Al margen del prestigio deportivo resignado en una eventual eliminación, el fútbol argentino sufrirá pérdidas que podrían dañar seriamente la tesorería de Viamonte 1366 si no logra ingresar entre los 32 seleccionados que disputarán la Copa del Mundo del año próximo en Rusia.

En primera instancia, la AFA dejaría de percibir los 15 millones de dólares que la FIFA le asegura a la federación de cada país por participar de la primera ronda mundialista y el daño económico podría acrecentarse según cada instancia en la fase final. Como ejemplo, el seleccionado dirigido por Alejandro Sabella ganó un premio de 25 millones de dólares por haber alcanzado la final del Mundial Brasil 2014, pero esta vez las pérdidas serán mayores por el incremento del 20% de la bolsa de dinero dispuesta por FIFA. Rusia 2018 pondrá en juego casi 691 millones de dólares entre todos los clasificados y solo la final repartirá 90 millones: 50 para el campeón y 40 para el finalista.

Pero un eventual fracaso en las Eliminatorias Sudamericanas ocasionaría una depreciación de la marca "Selección Argentina", actualmente valorada a escala mundial por el liderazgo de su capitán Lionel Messi, el mejor jugador del mundo. "Esto funciona como los bancos: te dan el paraguas, pero cuando llueve te lo quitan", graficó el empresario Guillermo Tofoni, exsocio de la AFA en la organización de partidos amistosos internacionales.

Comentarios