Ovacion
Martes 05 de Septiembre de 2017

Un piloto entrerriano dejará de correr tras sufrir un robo en su taller

Hernán Ferrari tendrá un retiro involuntario y anticipado por el robo del que fue víctima anoche. Delincuentes ingresaron a su taller ubicado dentro del viejo molino y saquearon todo. El piloto de la Clase B del TC del Litoral calculó en más de 100 mil pesos en repuestos.

Desde hace 12 años que Hernán Ferarri es piloto del automovilismo entrerriano. Su Ford Falcon fue durante largo tiempo uno de los autos que estaba en la grilla de largada del TC Pista Entrerriano y desde hace dos años pasó a formar parte de la clase menor de TC del Litoral, una de las categorías más importantes que ha tenido históricamente Gualeguaychú.

Entre la noche del domingo y la madrugada de hoy, fue víctima de un robo que – según sus propias palabras – lo obligan a retirarse antes de tiempo de su actividad deportiva. "El 24 era la carrera siguiente, pero con esto que me pasó no voy a poder estar. Si no aparecen los repuestos no voy a poder competir. Es un retiro involuntario. Si bien ya estaba pensando en el corto plazo dejar de correr, esto me adelanta el retiro", contó a el hombre de 48 años.

Amparados en la tormenta y en la desolación de la noche, los delincuentes intentaron ingresar por todos lados al taller que Ferrari tiene únicamente para la atención de su Falcon, montado en el sector de embolsado del viejo molino Ross. "Intentaron entrar por el techo, rompieron chapas, intentaron por unas puertas laterales, por el frente, al candado le dieron con una maza y no lograron abrirlo; y terminaron entrando por una oficina que hay al lado. Rompieron como cuatro puertas para entrar en el taller. Seguramente sabían lo que había adentro", señaló.

"Nos sacaron cosas valiosas, de mucha artesanía, utilizadas para la competición, que tienen un desarrollo técnico importante", mencionó Ferrari con mucha indignación, y enumeró que aprovecharon que había desarmado el motor para un service y se llevaron "el motor de arranque, las tapa de cilindro, el distribuidor, la tapa de válvula, ruedas, una caja de cambio que tenía de repuesto, un grupo electrógeno que usamos para subir y bajar el auto con el malacate, un aparejo manual, un torquímetro, herramientas de mano, calibres". Lo único que se salvó fue el block porque estaba con el cigueñal y con los pistones puestos en el banco de trabajo.

La denuncia la realizó hoy por la mañana, luego que su padre le avisara lo que había pasado. Ferrari no dudó en que todo lo que le llevaron trepa a los más de 100 mil pesos. "La tapa de cilindro trabajada como está vale 30 lucas, la caja de cambio vale 10, el distribuidor unas 5 lucas más, el carburador también, así que sumando llegamos tranquilamente a las 100 lucas", opinó.

No tiene dudas que el que se encargó de perpetrar conocía muy bien lo que se estaba llevando y sin duda "sabía de los valores, porque no se lo pueden vender a cualquiera las cosas que me robaron". "El que le ponga esa tapa de cilindro debe ser un amante de los fierros de competición porque no podes andar con esa tapa por la calle, es para correr", apuntó el piloto que ahora debe esperar a que la Policía logre recuperar todo lo robado, porque en caso contrario llegó su final deportivo


Fuente ElDíaGualeguaychú

Comentarios