Gimnasia de Concepción
Miércoles 26 de Abril de 2017

"No tengo dudas de que quiero seguir"

Gimnasia de Concepción del Uruguay se despidió de todo el domingo, con el empate ante Defensores de Pronunciamiento, en su cancha, por la anteúltima fecha de la Zona C de la Reválida del Torneo Federal A. Desangelado adiós que provocó una "desazón profunda" en el técnico Carlos Roldán, tal como afirmó ante el periodismo uruguayense al término del empate.

Un triunfo sobre nueve jugados en esta segunda fase que aún debe una fecha es muy poco, más para un equipo con nombres pesado en su plantel, comandados por un apellido de recuerdos inolvidables en el Lobo. Pero la realidad hoy marca que pasó otro torneo sin pena ni gloria, dejando una mitad de año triste, con pocas cosas rescatables.

Roldán reconoció: "La falta de victorias es una deuda muy importante en nuestra casa. No la pudimos cumplir, más allá de aquel partido con Sol de América. Pero no en estos partidos, que son importantes, Guaraní, Depro, Libertad". Remarcó además: "Perder la posibilidad de clasificación en tu casa te cuesta muchísimo. Nos parece bien mantener la categoría, pero nos hubiese gustado cerrar con un triunfo".

El entrenador analizó también el andar de su equipo, reconociendo: "Nos faltó serenidad para manejar la pelota. Contra Depro, Guaraní, en otros encuentros donde el equipo tuvo tres o cuatro toques seguidos, o más inclusive, se generaron situaciones, cuando no se pudo, no generamos nada y dividimos la pelota. Nos faltó la serenidad que sé que este equipo tiene, porque no estamos hablando de algo que no puedan hacer, porque lo trabajan, pero el partido te lleva a una vorágine que no puedas generar. No es que no trabajen, que no sepan, que no puedan, se dan las cosas así y hay que bancárselo".

Luego de remarcar su fortaleza para hacer frente a la situación, volvió sobre la desazón que le provoca la actualidad de su equipo: "Es una desazón grande, que no tenía en los partidos anteriores, porque te empiezan a caer las fichas. No podés ganar de local, recordás cosas del comienzo, de las primeras charlas. Todo te da bronca e impotencia, como la tienen los jugadores. Entrás a hilar y ves qué pasó. El club tenía un objetivo que era salvar la categoría, de valorizar a los jóvenes y hemos promovido un montón de ellos. Pero yo vine acá para clasificar".

Ese objetivo cumplido no le alivió la pena que sintió Roldán al término del empate ante Depro, porque iba por la clasificación y no se dio: "Esto te produce desazón, porque es mi profesión y lo que hice parece que no sirve de nada".

Se despidió dejando abierta su continuidad al frente del plantel, aunque le dejó esa decisión a la dirigencia. "Ya tengo ganas de recomenzar esto, pero yo no lo decido, lo elegirán los dirigentes. Si me dan la posibilidad voy a estar con todas las pilas, pero soy respetuoso de las decisiones. Pero no tengo ninguna duda de que quiero seguir", cerró el entrenador.



***
La frase


Mensaje para la dirigencia. Roldán dejó una frase, casi al pasar, que es todo un mensaje para la dirigencia y los colaboradores del club, como así también para el plantel. "A veces venías a entrenar y había una onda que no te favorece pero bueno...". Ahí la cortó y salió para otro lado. Un claro mensaje con varios destinatarios dentro de la vida del club.

Comentarios