Donación de órganos
Martes 18 de Julio de 2017

"Milo era una flor que se marchitaba y ahora volvió a vivir"

Aún convaleciente tras la operación en la que dio parte del hígado a su sobrino, Alejandro Benítez habló de cómo vive el momento y lo bien que está evolucionando Milo Romani.

El futbolista y su sobrino se reencontraron ayer. Alejandro Benítez entró a la sala de terapia intensiva donde el pequeño avanza como un gigante, lo acarició y como hace siempre, le cantó. Milo le respondió con una sonrisa.


Fue el mejor regalo que Lulo, por Alejandro Benítez, pudo recibir después de la pesadilla que comenzó cuando la familia recibió el diagnóstico de la atresia biliar cuando Milo aún no tenía dos meses y que derivó en la primer operación.


Pero eso no funcionó y la esperanza del trasplante con alguien compatible era lo único posible en un horizonte de corto plazo.


Allí apareció el tío, con la misma decisión que tiene cuando pisa el área y la manda a la red. No sabe si podrá volver a jugar al fútbol de manera competitiva, pero eso no importa ante las verdaderas prioridades.


"Luego de la operación, me di cuenta de lo que ocurrió. Siempre tuve el apoyo de mi famili. De a poco me cayó la ficha del momento que viví. Milo era una flor que se marchitaba y ahora volvió a vivir", comentó Alejandro Benítez el jugador de larroque que donó parte de su hígado a su sobrino en una entrevista realizada por Acción de Larroque.


La intervención se realizó 6 de julio en el hospital Universitario Austral de la localidad bonaerense de Pilar. Milo y su tío ingresaron al quirófano a las 7 de la mañana; Alejandro salió a las 15 pero Milo permaneció en la sala de operaciones hasta las 18.30hs.


Afortunadamente la historia tuvo un final feliz. Milo está evolucionando en forma muy favorable, Ya fue derivado a terapia intermedia y, si todo continúa como hasta ahora, pronto podrá volver a Larroque para realizar una vida normal. Sus hermanos Teo de 6 años y Luca de 4 lo esperan ansiosos para poder jugar.


Natalia, y "Willy", los padres de Milo, agradecieron "la energía positiva, las cadenas de oración y toda la gente que estuvo pendiente de la operación de Milo. Lo de mi hermano no tiene palabras, yo sabía que es un gigante, pero este gesto lo pinta de cuerpo entero", dijo.


Fuente: El Argentino-Acción de Larroque

Comentarios