Patín
Viernes 04 de Agosto de 2017

Le falta plata, pero le sobran ganas de estar

Lucía Kindebaluc está clasificada para el Mundial de China y para juntar fondos realizará una venta de quesos.

El inicio de la práctica de un deporte va imponiendo desafíos que se van renovando con la persistencia en la misma actividad. La diversión, lo saludable y el buen desarrollo corporal son las prioridades en el arranque de una disciplina, en la niñez. Después, en la medida que se comprueban las buenas aptitudes y se consuman logros, van dando lugar a grandes sueños. Lucía Kindebaluc está a punto de cumplir el desafío deportivo más importante de su vida: el de representar al país en el Mundial de Patín que se desarrollará próximamente en China. Condiciones le sobran, pero le falta dinero.

Para poder completar la plata faltante, con el apoyo de sus seres directos, organiza este fin de semana una venta de quesos. La patinadora que representa al Atlético Echagüe Club de Paraná, dialogó con Ovación y repasó el tránsito en los 21 años que registra en la especialidad.

No pasaron muchos años de sus primeros pasos cuando incursionó en el mundo del patín artístico: "Empecé a patinar a los 5 años en Seguí Fútbol Club, de la localidad de Seguí en Paraná Campaña, de donde soy oriunda aunque actualmente no resido allí", manifestó en el inicio de la conversación.

Las ansias de progreso hicieron que cambiara de camiseta, aunque todos sus avances los registra con la misma instructora: "Desde los 5 años me acompaña como técnica Carolina Pacher, siempre entrené con ella. Hasta el 2010 representé a Seguí Futbol Club y luego me pasé al Atlético Echagüe Club de Paraná, entidad a la que represento hasta hoy, resido en la capital entrerriana actualmente", comentó.

En las últimas competencias importantes alcanzó la gloria, pero en su extensa carrera supo de resultados adversos: "No siempre los resultados son buenos, no siempre me tocó ganar en cada participación. Pero soy de las que piensan que ganar y perder forma parte del deporte y de la vida. Lo más importante es saber cuál es el objetivo, tenerlo claro. Saber qué es lo que se pretende y a dónde se quiere llegar. Considero que no es cuestión de perder el tiempo desanimándose cuando las cosas no salen como esperabas. Sino por el contrario, en el patín y en cualquier deporte la mejor manera de superarte es entrenando y sabiendo que fallar es una parte del aprendizaje y también del éxito", recalcó.

Para lograr el pasaporte para el cónclave ecuménico a desarrollarse en el país de oriente, Lucía debió imponerse en varias pruebas: "Para clasificar al mundial conseguí el primer puesto en el Selectivo Nacional para el sudamericano; la primera ubicación en el Sudamericano y también ser primera en el Campeonato Nacional 2017", detalló.

Más allá de que no lo especificó en la charla, es mucho el dinero que necesita la deportista y su entrenadora. Hay aportes que ya llegaron y otros comprometidos:

Sí, gracias a Dios por primer año desde la Confederación Argentina de Patín, es decir desde la Nación, nos dan un aporte económico. También como siempre la Federación Entrerriana de Patín me ayuda con un monto, a los cuales agradezco muchísimo, reconocen y valoran el esfuerzo en una disciplina amateur. Y tengo la palabra de que la Subsecretaría de Deportes de Entre Ríos en la cual confío me va a entregar un aporte. Como son dos viajes a China (mi técnica y yo) con todo esto no se llega al monto total, así que estamos trabajando para seguir recaudando fondos", graficó.

De cómo surgió la idea de vender quesos para contar con más efectivo para solventar los gastos, sostuvo: "Decidimos vender quesos porque trabajamos de esto con mi familia. Así es la manera en que la familia puede ayudarme y decidí arriesgarme, gracias a Dios salió bien porque tuve muchas compras. Soy la única patinadora de mi familia. Mi papá Daniel Kindebaluc, mamá Raquel Portillo y mi hermano Yari Kindebaluc, ellos son mi mayor motivación porque siempre apuestan por mí y me ayudan a conseguir mis sueños".

Al marcar sus cualidades, dejó en claro su humildad y sencillez: "Mi única virtud como patinadora es la perseverancia y constancia. No me esfuerzo, porque amo lo que hago, es un placer. Me esfuerzo en otras cuestiones como la alimentación. En Las Parejas –compitió el fin de semana– me fue bien. Salí segunda en un baile y primera en el segundo baile y en la clasificación general".




***
El mundial

Detalles del gran desafío. “Los World Roller Games empieza el 31 de agosto y mi categoría termina el 7 de setiembre. En lo particular sé que me toca competir el 31 de agosto y el 1º de setiembre”, comentó la patinadora del Atlético Echagüe Club”. Además, remarcó: “A diferencia de los otros mundiales en esta oportunidad van muchos deportes además de patín artístico. Estoy muy esperanzada en que va a salir todo muy bien”.

Comentarios