Ovacion
Jueves 06 de Julio de 2017

Lanús se descuidó en el final

Por la ida de los octavos de final, ganaba en la altura con un golazo de Pasquini desde 30 metros, pero en el descuento lo igualó Bejarano de taco. Igual, el 1 a 1 es positivo para el Granate de cara a la revancha del 8 de agosto.

Lanús sacó este jueves un empate 1-1 en La Paz frente a The Strongest, con sabor a poco después de estar en ventaja hasta el descuento, en el partido de ida de los octavos de final de la Copa Libertadores.

El partido tuvo el vértigo esperado para los 3600 metros de altura, con un marcado protagonismo local en contraste con su escasa efectividad. José Sand se llevó por delante un balón que se fue muy cerca en la primera chance, pero también se lo perdieron los bolivianos con un intento de Matías Alonso que ahogó Esteban Andrada y otro de Alejandro Chumacero que empujó mal y Alonso no pudo corregir.

Pero enseguida, a los 36 minutos, apareció un gol típico para abrir este tipo de encuentros. Desde 30 metros y sin marca, Nicolás Pasquini sorprendió con un remate que se metió en el ángulo derecho de Daniel Vaca. Y desde entonces los de Jorge Almirón intentaron ser inteligentes y aguantar la ventaja con el menor sufrimiento.

Y en el segundo tiempo el plan granate salió, salvo por un algunas ocasiones en las que no consiguió neutralizar a su adversario antes de pasar sobresaltos. En una, Raúl Castro remató afuera de media distancia y en la otra Diego Bejarano cabeceó con destino de gol, pero logró despejar Román Martínez. Pero en la última, a los 46, cambió su suerte: encaró Pablo Escobar por derecha y envió un centro que Diego Bejarano resolvió con un taco exquisito que se le coló a la derecha a Andrada.

Más allá del mal trago del final, con el correr de las horas Lanús entenderá que un empate no es un mal resultado de cara a la revancha. Tiene tiempo de reflexionarlo: será el 8 de agosto, después de las vacaciones y el parate invernal.

Comentarios