Kick boxing
Miércoles 09 de Agosto de 2017

La Topadora arrasó con todo y se trajo el cinto

El paranaense Bruno Sosa se consagró campeón del mundo en Córdoba al vencer a Ulises Barcellos (Brasil).

El gimnasio Profigther sigue dando grandes frutos deportivos en el plano internacional. En un momento fue Giuliana La Hiena Cosnard (tiene tres cinturones) y ahora la alegría llegó de la mano de Bruno La Topadora Sosa.

El paranaense se coronó en Córdoba como campeón mundial de kick boxing en la modalidad K1 al derrotar en la final al brasileño Ulises Barcellos.

Se trata de otro logro importante para una disciplina que sigue creciendo en esta zona del país. El luchador, que se quedó con el cetro de la WKL, estuvo ayer en UNO y plasmó toda su felicidad por la cosecha conseguida.

"Aún no he caído. Es un sueño cumplido, pero no caía todavía", dijo La Topadora Sosa, quien aún no sale del asombro de tener en cinto en su poder.

Respecto de los combates, el paranaense contó: "La verdad que yo iba confiado porque había entrenado y realmente junto a Alan (Preizt, el entrenador) sentíamos que estábamos preparados. Principalmente me di cuenta de que podía en el segundo round, porque tenía aire y yo estaba pensando en la final, estaba inteligente y entero. Estaba lúcido, no como en otras peleas. Me sobraba aire y estaba tranquilo y eso es importante porque pude pensar lo que hacía. Es decir, lo que pensaba lo ejecutaba".

El título conseguido por Sosa, como pasó con los de Cosnard, es un incentivo más para todos los pibes que entrenan en el gimnasio. "Es algo muy loco. Lo pensábamos con Alan los otros días, tenemos dos campeones mundiales en el gimnasio. Se ve que las cosas se están haciendo muy bien y esto motiva mucho".

Su familia lo apoya incondicionalmente, pero la disciplina no es del agrado. Es lógico, pasa en todo deporte de contacto. "Es como todo. La familia sufre con este deporte, pero están muy orgullosos como en el trabajo y el gimnasio. Los chicos están todos muy contentos porque esto es gracias a mis compañeros. Sin ellos uno no puede entrenar de la manera que lo hicimos. Ellos vieron el día a día, el sacrificio que uno hace".

"La idea ahora es defenderlo y que no me lo quiten. Estoy disfrutando mucho y más aún cuando caiga. Para el futuro en noviembre también vamos a pelear en MMA. Antes lo hice y hoy estamos pensando en eso, en volver. Giuliana también debutará, así que habrá dos campeones", tiró respecto de su futuro inmediato.

EL DT. Alan Preizt es el entrenador de La Topadora. La satisfacción a esta altura es plena. "La verdad que todavía no caemos. El tema de Giuliana se veía porque ella es distinta y en las mujeres es todo diferente, pero sacar un campeón mundial en varones tiene otro significado porque es más difícil, ya que por categoría hay como 100 tipos que luchan. Es todo mucho más difícil y por eso estamos todos muy contentos".

La meta del entrenador ahora, más allá de la defensa, es hacerlo pelear en MMA. "Para seguir creciendo hay que cambiar y pensar en cosas nuevas. La idea es esa. Ellos van a empezar a entrenar la parte de suelo, tanto Bruno como Giuliana. La idea es armar algo para noviembre en el Thai Combat y veremos qué pasa. Fe tenemos, porque confiamos en lo que entrenamos y en todo el esfuerzo que ponen los chicos. Prometemos que será algo para no perdérselo porque será muy interesante".

COLABORADOR. Enrique Quiroga es un incansable colaborador del gimnasio en todos los eventos y otras cuestiones que hacen a la actividad. "Lo vivimos de una forma muy particular porque además somos amigos entre todos. Los acompañamos y estamos viendo el crecimiento de los chicos hasta llegar a este punto de tener otro campeón mundial y más en varones. Es un aliento para los chicos nuevos, cambia el aire. El lunes volvieron todos a entrenar más motivados".


Comentarios