AFA
Domingo 07 de Mayo de 2017

Independiente goleó a Newells en el Coloso Marcelo Bielsa

El Rojo a los 3 minutos se puso en ventaja con gol de Bustos. Juegan en el Marcelo Bielsa y Boca está pendiente del resultado.

Era la oportunidad de establecerse ahí nomás de Boca Juniors. De acercarse y quedar a tiro. Pero Newell's no pudo en su casa, fue goleado 4 a 2 y quedó un poquito más lejos del único líder. Esta vez tuvo que arriesgar más de la cuenta ante un Independiente que también propuso atacar y le costó muy caro, porque el peso ofensivo del Rojo hizo inclinar la balanza a favor de la visita.

Un traspié que golpeó en los ánimos de protagonismo en el torneo, no así en la gente que valoró todo lo hecho por el plantel a lo largo del presente torneo. Newell's cayó bien porque fue superado futbolísticamente.

La necesidad estaba instalada en el rojinegro, que tenía que sumar de a tres para pegar un salto enorme y quedar ahí nomás de Boca. Acortar la distancia que había gracias al empate que le sacó Estudiantes en la noche del sábado.

Jugó con el resultado conocido y eso obligó a Newell's a salir a quemar las naves en pos del triunfo. Esa era la necesidad y urgencia para llegar a ser más protagonista que nunca.

En esa búsqueda de pensar sólo en el arco de enfrente recibió un cachetazo rápido. Cuando apenas habían pasado dos minutos, Bustos entró de frente al arco y a la carrera sacó un potente disparó que se desvió en Paz y rompió el invicto de quinientos dos minutos que ostentaba Pocrnjic.

Parecía que la noche arrancaba torcida para la Lepra, que a los 6' se quedó sin San Román por lesión. Esto obligó al DT a parar a Sills atrás y Figueroa cerca de Quignon en el medio. Newell's fue y buscó. Y a los 18' un tiro cruzado de Maxi rebotó en el brazo de Erviti. Penal que Scocco se encargó de transformar en gol para dejar el tanteador 1 a 1. Newell's sufrió tanto en el arranque del cotejo como en el complemento el fatídico minuto dos. Porque en el inicio del segundo tiempo el diablo metió la cola a través de Rigoni, que con un zurdazo puso el 2-1. Otro cachetazo inicial que obligó al leproso a arrancar otra vez en desventaja.

A salir a buscar el resultado. A arriesgar y esto, como lógica consecuencia, abrió espacios para que los rapiditos de Independiente hicieran gala de sus virtudes y armaran un desastre en el fondo leproso. Así Barco le puso una pelota a la cabeza a Gigliotti para que anotara el tercero y después otra vez el centrodelantero marcó el cuarto (el segundo de su cosecha personal) tras una falla de Sebastián Domínguez.

Partido liquidado más allá de que Newell's siguió buscando para achicar la abultada diferencia, algo que consiguió en el final a través de Maxi para sellar el 2-4.

La Lepra jugó en horario central y con el resultado puesto del solitario líder. Con la ventaja de saber que sumando otra vez de a tres iba a quedar más segundo que nunca. Soplándoles la nuca a los xeneizes y, encima, en la previa al derby. No pudo ser y perdió el día en que tenía la chance de presionar aún más en la punta.

La previa

Que lindo que es el fútbol. Es el deporte por antonomasia que más iguala al poderoso con el humilde. Porque no hay ninguna duda de que Boca es el "candidato de todos" a ganar este campeonato, pero es el mismo equipo xeneize el que fecha a fecha dentro de la cancha se encarga de tirarse tierra encima y hacer cada vez más grande el signo de interrogación sobre si le alcanzará la nafta para llegar primero a la bandera a cuadros. Anoche la formación del Mellizo Guillermo (líder con 49 puntos) apenas empató ante Estudiantes. Por eso hoy Newell's (45 unidades), este aguerrido equipo de Diego Osella y "ninguneado" por la prensa especializada de Buenos Aires, está ante la gran chance de vencer a Independiente, que no será nada sencillo, y ponerse a sólo un punto de distancia de la cima de las posiciones. Puede ser una noche colosal en el Parque.

Esta vez a Newell's le tocó jugar con el resultado puesto de Boca, que anoche a pesar de la promocionada vuelta de Ricardo Centurión no supo cómo vencer la resistencia del Pincha y se fue de La Plata con un puntito en el bolsillo con gusto a muy poco. Por eso los rojinegros ahora dependen cada vez más se sí mismos para ilusionarse con pelear por el título hasta las últimas consecuencias. Como primera medida hoy tendrán un hueso durísimo de roer como es el encendido Independiente de Ariel Holan, un rival de cuidado que si encuentra ventajas puede despacharse con varios goles y convertirse en una real pesadilla.

Por eso Newell's deberá salir a ganar con determinación, pero sin volverse loco. No regalarse en su afán de ir para adelante en busca de pisarle los talones a Boca porque una desatención atrás puede ser el principio del fin. Más que nunca hoy tendrán un rol clave los referentes leprosos: Maxi, Nacho, Formica, Pocrnjic y el Negro Domínguez, para asimilar la presión de un Coloso que será un volcán en erupción exigiendo una victoria desde el minuto uno.

Newell's está en una situación inmejorable en lo futbolístico. Porque si hoy gana queda a un punto de Boca, luego viene la fecha de los clásicos donde será local ante Central y a continuación deberá visitar la Bombonera, en lo que puede ser el partido del año si ambos siguen encabezando las posiciones.

Newell's es un club con serios problemas económicos, que trata de subsistir día a día con las pocas monedas que tiene en el bolsillo, pero con los jugadores y el cuerpo técnico sacando fuerzas de la adversidad y jugando cada partido con el corazón en la mano en pos de un sueño de gloria. Esa es la gran fortaleza leprosa: el amor propio y el sentido de pertenencia.

Comentarios