Opinión
Jueves 05 de Octubre de 2017

Hoy hay que ganar cueste lo que cueste

Argentina afrontará hoy unos de los partidos más importantes de los últimos años; como es matar o morir para estar en el Mundial de Rusia 2018. Será una batalla ante el incómodo Perú, dirigido por un argentino, Ricardo Gareca. El encuentro es trascendental para llegar al Mundial. De perder, las chances del equipo nacional serán casi nulas y quedará como uno de los fracasos más grandes de la historia. Porque cuenta con el mejor jugador del mundo, como es Lionel Messi, con jugadores en los mejores equipos del planeta, como Dybala, Icardi, Higuaín, Agüero, etc.

Y todos estos nombres no pudieron con ser quintos entre 10 equipos. Más si tiene en cuenta que gran parte de este plantel viene de perder en el alargue la final del Mundial de Brasil 2014 ante Alemania; definición que quedará marcada por perderla sobre la hora con una jugada aislada cuando todo señalaba los penales o habiendo tenido dos chances claras de marcar un gol en los 90 minutos.

Argentina en estos cuatro años, a pesar de jugar tres finales (la del Mundial y dos copas América), vienen realizando las cosas mal, sin un proyecto de trabajo bancado. Primero sin renovar a Alejandro Sabella tras un gran mundial más allá de que el DT no quería seguir en el cargo. Luego Gerardo Martino y sus dos finales perdidas. Tras esas dos definiciones tuvo un paso fugaz y quizás de los peores de la historia Edgardo Bauza. Para llegar en la actualidad Jorge Sampaoli, con un solo pergamino de ganar la primera copa internacional para Chile.

Con todos estos altibajos, Argentina marcha con irregularidad y hoy se encuentra quinta y con el desafío de sumar o sumar ante Perú.

Todo esto acompañado por malos manejos en la AFA. Primero con la muerte de Julio Grondona, que dejó una bomba en calle Viamonte; luego el paso de Luis Segura y todas sus desprolijidades, como la votación del 38 a 38 con Marcelo Tinelli. Una vergüenza mundial o un truco de magia. Posteriormente llegó la Comisión Organizadora, que fue solo un nombre y que tuvo a Armando Pérez como máximo dirigente, que por momentos pareció pintado en las decisiones.

Finalmente arribó en forma democrática Tapia como presidente. Desde Barraca Central, un club con poca historia en el ascenso, llegó al sillón más preciado.

Todas estas desprolijidades hicieron que la Selección marche a la deriva y esto llevó al momento que se atraviesa, penando para estar en un Mundial. Pero más allá de todo lo malo que pasó, el equipo sigue dependiendo de sí mismo y hoy, de ganar, se acomodará en la tabla y se acercará a Rusia. La cancha de Boca será testigo de un partido que puede marcar algo en la historia o que puede ser el punto de partida para comenzar a cambiar este mal momento. Hoy hay que ganar como sea.


Comentarios