Un crack
Martes 08 de Agosto de 2017

El día que Leo Acosta volvió a jugar con sus amigos

El delantero que viene de disputar la B Nacional con San Martín de Tucumán se dio el gusto luego de ocho años en una Liga Independiente. "Me hicieron volantear y me ahogué", contó entre risas Leonardo Acosta. Entró en el segundo tiempo y liquidó el partido.

A Leo Acosta nunca lo mareó la fama. Se hizo de abajo, llegó a ser jugador profesional e hizo goles importantes en la historia del fútbol paranaense, como aquel que le hizo a River en la cancha de Colón para el triunfo de Patronato 1 a 0 por la Primera B Nacional.

Más allá de su trayectoria nunca perdió la esencia. Se hizo su casa en el barrio 25 de Mayo, donde se crió y siempre estuvo rodeado de sus amigos de toda la vida. En los recesos de temporada siguió al equipo de sus familiares y amigos en las Ligas Independientes y nunca le faltaron ganas de entrar. Pero claro: jugador de Primera o B Nacional con contrato, debía respetar la cláusula. El sábado lo pudo lograr.

Embed

Mientras analiza una serie de ofertas para continuar con su carrera, se dio el gusto de volver a las canchas de fútbol amateur y fue clave para la victoria de Algo Pasó en la Liga del Parque que se juega en el complejo de la Unión Obrera Metalúrgica ubicado al lado del barrio Capibá, en la zona este de Paraná.

"Cuando empecé a jugar de manera profesional me tenía que cuidar y tuve que dejar de jugar con ellos. Hace un tiempo venía hablando y les dije que me agreguen a la lista que iba a jugar un rato, pero no me creían. Y bueno, el sábado fui y jugué un ratito", contó el delantero que viene de jugar en San Martín de Tucumán en la Primera B Nacional.


Embed



"Fue medio raro porque hace un montón que no jugaba en una cancha así y ellos me la daban redonda y a mí me rebotaba. Me daba vergüenza porque me costaba controlarla porque la cancha estaba malísima. Perdí un par de pelotas seguidas por falta de costumbre, viste que te ponés delicado cuando jugás en buenas canchas. Gracias a Dios me siento bendecido de jugar al fútbol de manera profesional, pero los chicos se reían porque en el primer tiempo jugaban a dos toques, y entré yo y la perdíamos", contó entre risas.

El Wachi entró en el segundo tiempo y lo pusieron en el medio, a correr, y no le quedó otra que agachar la cabeza. "Me hicieron volantear y no pude decir nada porque entré a un equipo armado y tenía que jugar adonde me necesitara el técnico. Tuve que hacer la banda y me pegué una ahogada cuando entré", confesó el jugador surgido en Universitario de barrio Corrales.

La tarde fue soñada. Leo cerró el partido con un penal y el recuerdo quedará grabado en la estadística de la Liga y en la memoria de sus compañeros y en la de los rivales. "Cuando fui a patear el penal, uno le dice al arquero, 'dale dale que ya lo conocés', como si hubiera pateado muchos penales en mi vida, ja", relató el desequilibrante jugador, quien además confesó que lo festejó "tranqui" porque el partido era muy disputado.


Embed

"Fue el 3 a 1 y no lo grité mucho porque estaba caliente. Igual los otros pibes tenían muy, muy buena onda, se jugaba fuerte, pero sin mala intención", expresó el jugador que ascendió a la B Nacional y a Primera con Patronato.

Leo se tomó unos días de descanso en su ciudad luego de una temporada muy exigente para disfrutar de su familia y de Malena, su flamante ahijada y en los próximos días analizará las ofertas para seguir su carrera. "Necesitaba desenchufarme un poco después de un año muy bueno, pero de mucha presión y compromiso", contó el jugador nacido el 10 de noviembre de 1985.

Embed


Para Acosta salir de Paraná y jugar en un club tan popular como San Martín fue una experiencia "buenísima" y contó que no siguió ligado porque la dirigencia que lo llevó perdió las elecciones. "Fue algo que nadie esperaba porque se estaban haciendo las cosas muy bien y el equipo estaba peleando, pero me voy tranquilo porque dejé todo y si hubiesen hecho un balance futbolístico creo que me tendría que haber quedado, pero limpiaron a 15 jugadores, así que la cosa venía por otro lado", señaló el delantero del equipo que terminó séptimo en la tabla tras su regreso a la segunda categoría.

Al mismo tiempo dijo: "La gente nunca dejó de sorprenderme por la pasión que siente por el club", y remarcó que su estadía "fue muy buena" y se volvió "muy contento por las buenas relaciones y amigos que dejé".

A la espera del nacimiento de su primer hijo con su compañera de siempre, Fiorella Lazzaneo, dijo que está viviendo un momento de "felicidad enorme" y confesó que su hijo que nacerá a fines de diciembre será "de la U" en Paraná y después "del que él quiera".

aMIGOS (2).JPG
El equipo
El equipo


***
Algo pasó, el equipo. Algo Pasó está integrado por Axel Fischer, Alejandro Fischer, Daniel Botto, Mariano Pesoa, Diego Hirschfeld, Pablo Mendoza, Adrián Mendoza, Hugo López, Alexander Escalada, Nicolás Acosta, Enzo Colliard, Matías López, Catriel Mendoza, Maximiliano Salinas, Leonardo Acosta, Leonel Garcilano, Leandro Bustos, "Es un equipo que tiene claro a lo que juega y que está para salir campeón", comentó Leo tras su experiencia el sábado en la cancha de la UOM.

Comentarios