Ovacion
Martes 18 de Abril de 2017

Desde la carcel: "Todos los días pienso en volver a jugar al fútbol"

Desde la cárcel de San Rafael, en Mendoza, el futbolista surgido de Argentinos Juniors habló en exclusiva con Sportia y contó las sensaciones de vivir encerrado. Escuchalo.

Luciano Cabral vive horas complicadas luego de un confuso suceso ocurrido en la madrugada del 31 de diciembre en su Mendoza natal. El enganche que estaba a préstamo en Atlético Paranaense de Brasil está detenido a la espera del juicio tras haber recibido el rech

azo del sobreseimiento luego de la muerte de Joan Villegas.

Junto con su padre y un primo, Cabral está acusado de homicidio agravado. "Tengo fe de que voy a poder salir de este lugar y poder hacer lo que tanto me gusta. Aunque mi sueño es salir, después veremos si se puede seguir jugando o no", admitió el jugador.

Luciano Cabral está pasando por el peor momento de su vida. El jugador de 21 años, ex Argentinos Juniors y Atlético Paranaense (quien decidió rescindirle el contrato), se encuentra detenido en el servicio penitenciario de San Rafael, Mendoza, acusado de homicio agravado. Para recordar el hecho, se lo acusó a él, a su padre y a tres primos suyos (dos menores de edad) de participar directamente del asesinato de Joan Villegas Gualpa, en la madrugada del 1° de enero de 2017 en General Alvear. El jóven habría muerto por los fuertes golpes con pedazos de escombros que recibió en su cabeza, lo que le provocó hundimiento de cráneo.

El juicio todavía no comenzó y por eso está detenido, ya que se argumenta una posible fuga. El ex jugador del Bicho dio su versión sobre lo acontecido: "Llegué después de todo lo sucedido en la pelea porque me había despertado mi tía diciéndome que había problemas de nuevo con esta persona. Salí a buscar a mi papá y a un primo mío y después me enteré de lo que había pasado. Mi suegro me comunicó que esta persona estaba fallecida y ahí no sabía qué hacer. Ya mi papá me había dicho que me fuera de mi casa, porque no quería verme involucrado en este problema. Me desesperé y me fuí a la casa de un amigo, que estuvo siempre y me contuvo. Luego fuimos a buscar a mi abogado". Además, admitió que los inconvenientes con Villegas venían de antes: "Mi papá ya había tenido problemas con él. Hay cosas que no se saben mucho. Antes esa persona también le había pegado a mi papá y así se fue agrandando el problema. El no era como mucha gente hoy lo recuerda. Por lo que yo tengo entendido, también estuvo detenido en esta penitenciaria por homicidio. No aclaran bien de qué familia vienen los problemas".

Con lágrimas en sus ojos, voz quebrada y con el sueño de poder estar en libertad, Cabral relató como son sus días en prisión: "Son todos iguales. Te levantás, caminás un poco, comés y volvés a caminar, tomás mates. En la celda estoy con mi papá, un primo y tres personas más. Trato de no pensar acá adentro porque son muchas horas. Me despejo la cabeza haciendo trabajos con madera, hago gimnasia, juego a la pelota, trato de no vivir el día que se vive acá adentro. Cuesta, pero logro despejarme".Además, recordó a su familia y afirma que le preocupa mucho el presente que les toca vivir, ya que "hasta el 31 de diciembre era yo quien trataba de sacarlos adelante, de alimentaros, vestirlos y ayudar a quien no tenía recursos. Hoy en día se encuentra todos sin esa mano".

Respira hondo, piensa y trata de sacar fuerzas. Está transitando su cuarto mes tras las rejas y esperando un juicio que en caso de quedar condenado, todos sus sueños se derrumbarían: desde volver a jugar al fútbol hasta ver crecer a su hija, de tan sólo cinco meses: "El encierro te hace pensar también que si salen mal las cosas y quedo condenado... Tener que dejar a mi familia, a mi hija que todavía no la pude disfrutar.Solamente estuvo viniendo los días jueves que tengo visitas, pero son pocas las horas que tengo junto a ella. Si sale mal el juicio, pierdo cosas más importantes que el fútbol". Admitió que "mi sueño es poder salir de acá" y luego "veré si se puede seguir jugando, y sino, trataré de mantener a mi hija haciendo otra cosa".

Comentarios