Ovacion
Jueves 17 de Agosto de 2017

César Carignano presentó su libro Cañito vale doble

"El objetivo es atraer a los chicos a la literatura", dijo el delantero en la presentación. El libro cuenta con ilustraciones de Ignacio Bogino. Una amistad que nació en Patronato.

Sebastián Gálligo sgalligo@uno.com.ar

César Carignano hace un viaje a la infancia y retrata sus vivencias con el objetivo de sumar a los chicos a la lectura con algo "tan hermoso y copado como es el fútbol". El gran goleador que debutara con la camiseta de Colón ahora pretende asistir a los pequeños con una publicación que fue presentada el martes por la noche en Santa Fe, la ciudad donde decidió radicarse.


Cañito vale doble, nombre que surge a partir de algo relacionado con "su infancia" , se trata de tres cuentos de su niñez con ilustraciones de Ignacio Bogino. "Hace unos cuatro años publiqué una especie de autobiografía y tomé como parámetro el ascenso con Rafaela cuando yo tenía 28 años. Y tomé como referencia cuando me fui de mi pueblo. Hice unas 70 copias y se la di a gente que yo quería que la leyera. Y en ese momento estaba en Patronato y Nacho me hizo el diseño de tapa. Entonces cuando surgió este proyecto al primero que se lo conté fue a él, le gustó la idea y si bien Nacho nunca había dibujado para chicos, hace otro tipo de arte, se enganchó e hizo la tapa y tres dibujos por cada cuento", contó el goleador.

Con Nacho se conocieron en Patronato hace cuatro años, cuando disputaban la Primera B Nacional. El defensor, apasionado por la pintura y el dibujo, quien realizó un par de exposiciones en Paraná, lo alentó. Desde aquel entonces nació una gran amistad.

"El origen del libro es hacer algo para que mi nene pueda leer, a él le gusta y yo le quiero inculcar la lectura y he encontrado poca literatura de fútbol para chicos. Chicos que sean protagonistas, chicos de 8, 9 y 10 años", relató el exjugador nacido en Freyre, Córdoba, en 1982. A partir de allí dijo que su señora Melisa le dio el impulso para empezar. "Escribí uno, dos, tres. Luego lo hablé con el Turco Cherep y él me los avaló, y me dijo: 'yo no le pondría para chicos sino algo más' y claro, en la descripción mía donde hay cuentos de pueblos y de barrio y termina siendo interesante porque hay un viaje a la infancia de cualquiera de nosotros y a partir de allí se pueden generar lecturas de familia porque hay cuestiones que capaz el chico no las sepa porque la generación de ahora vive cosas distintas, no tantos campitos o parques o plazas donde patear la pelota como lo hacíamos nosotros. Es por eso que el libro terminó siendo algo más integral, pero el objetivo es atraer a los chicos a la literatura con algo tan hermoso y copado como es el fútbol", contó el exjugador de la Selección Argentina en diálogo con El Pelotazo Radio, programa que se emite los lunes de 14 a 16.

Su relación con la escritura nació producto de una etapa muy dura en el exterior. "En 2007 cuando estaba en México, venía de muchas lesiones y me harté de que vean al futbolista como un ser especial que tiene una vida maravillosa llena de rosas y dije yo voy a escribir la verdad, por lo menos de mi vida, para que cuando mis hijos crezcan y quieran saber cómo fue mi vida yo pueda recurrir acá para contarles detalles de una época en la que no la pasaba bien. Y aparte considero que el ser humano cuando pasa el tiempo se va quedando con las imágenes lindas y las feas las va desechando, tal vez por una cuestión de supervivencia misma", confió nostálgico el papá de Mateo, de 9 años y Alma de 5. Fue entonces que comenzó con la historia. "Lo empecé a secuenciar por años desde que salí de mi pueblo hasta que llegué a jugar en las divisiones inferiores de Colón. Y se venía un tiempo en el cual mi abuela se ponía grande y quería que lo vea y decidí darle un cierre con el ascenso de Atlético Rafaela", relató el exjugador que terminó su carrera en Club Atlético Pilar el año pasado.

Su pasión fue estimulada hace un par de años con su incursión en los medios. Allí logró dar el salto para hacer que sus letras salgan del microclima. "Cuando entré a LT 10 el año pasado, empecé a escribir columnas deportivas y la gente del Turco Mazzi, que es el hermano de Fabián y es una pluma importante en Santa Fe, me permitió escribir y eso me dio la confianza para publicar lo que quería decir. Por eso hoy me animo", remarcó el delantero.

Carignano confió que fue encontrando espacios dentro de un mundo muchas veces ajeno a la literatura y destacó que en los últimos años hayan "proliferado" los espacios para contener a los que quieren dar ese paso realzando la figura de Eduardo Sacheri y las nuevas editoriales. "En la vida de un futbolista el tiempo sobra. El futbolista que está pendiente de vivir más allá del fútbol es un caso especial. Está lejos de la mayoría, la mayoría tiene otro tipo de inquietudes, he sido futbolista y he amado mi profesión. El otro día lo escuché a Ruggeri contar que cuando llegaron a la concentración a México no había roperos y Valdano llegó con dos valijas, una con ropa y otra con libros. Y él lo único que leía era la Gente. El estereotipo de jugador tiene un precedente, y si hay un prejuicio es porque se han hecho méritos. Lo que sí en estos tiempos ha proliferado la literatura vinculada al fútbol. Sacheri como gran disparador y ediciones Al Arco que tiene una gama amplísima de libros ha hecho que se haya generado un marco de contención para aquellos que se animen

Comentarios