Cultura surfer
Viernes 23 de Junio de 2017

Fotógrafa de olas grandes contó que el océano la ayudó a superar el cáncer

"Tengo mucho menos miedo ahora porque a la muerte, le miré la cara", con esta frase, la fotógrafa, Sachi Cunningham cerró la entrevista que concedió a la revista Surfer.

Sachi Cunningham enseña periodismo en San Francisco, ganó Emmys por sus películas documentales y en los últimos años, logró aún más notoriedad por sus habilidades como fotógrafa de olas grandes.

Durante el verano del 2016 se le diagnosticó cáncer y comenzó la quimioterapia poco después. En una reciente entrevista con Surfer contó como el océano jugó un papel clave en su recuperación.


Cuando la mayoría de la gente habla sobre el surf, el tema del cáncer está lejos del centro de la conversación. Pero Cunningham optó por ser franca sobre su diagnóstico, a menudo publicando actualizaciones en Facebook e Instagram sobre sus sesiones de terapia.


¿Cómo fue ese momento cuando los médicos te diagnosticaron cáncer?

Bueno, fue bastante impactante, pero supongo que no es del todo sorprendente. Yo había dado positivo para el gen BRCA1 y los médicos me habían dado estadísticas bastante alarmantes – un 90% de probabilidades de contraer cáncer de mama y un 60 por ciento de probabilidades de contraer cáncer de ovario. Hice una serie de pruebas, tomografías computarizadas y análisis de sangre y nada indicó que tuviera cáncer.

Pero me realizaron una doble mastectomía y una histerectomía total hace un año. No fue hasta que tuve estas cirugías y todo había sido removido que descubrieron un tumor de 2 mm en mis trompas de Falopio. Descubrir que en realidad tenía algo creciendo dentro de mí fue sorprendente, pero también un alivio el hecho de que había hecho las cirugías. Luego empecé mi terapia en agosto, que consistía en seis sesiones de quimioterapia, una vez cada tres semanas.


¿Qué le hizo querer hacerse la prueba del gen BRACA1?

Mi mamá tenía cáncer de mama cuando tenía 30 años y recibió una mastectomía después de eso. Entonces ella fue diagnosticada con cáncer de ovario de estadio 4 cuando tenía 45 años. Murió de eso cuando tenía 49 años. Debido a que le diagnosticaron ambos cánceres a una edad tan joven, pensé que calificaba como de alto riesgo.


¿Qué te hizo querer compartir públicamente tus experiencias?

Quería que otras personas pudieran sentirse cómodas a través de mi experiencia. Quería normalizarla. Todo el mundo ha sido tocado por el cáncer en algún nivel, así que ¿por qué debemos ocultarlo?


¿Qué papel jugó la fotografía de surf durante todo este proceso?

Creo que me salvó. Fue un medicamento en mi arsenal de cosas que me han mantenido viva – y continúa manteniéndome viva. Estar en el océano te permite conectarte con algo más grande que uno mismo. Una de las cosas más difíciles sobre el cáncer es no saber lo que va a suceder a continuación y tener una pérdida total de control.

Me sentía bien y fuerte la mayor parte del tiempo, y de verdad lo debo al ritual que tuve de nadar en grandes olas. Cada vez que salía del agua durante un oleaje más grande, era una práctica de estar en un ambiente en el que yo no tenía control y en el que necesitaba mantener mi mente y cuerpo tranquilo en esa situación. Estaba tratando de aplicar las lecciones que había aprendido nadando en grandes olas a la vida.

Sí, definitivamente. Yo no estaba segura de que iba a ser capaz de nadar. Especialmente en días de grandes olas, tuve que tomarlo con calma. Tuve que permanecer fuera del agua durante 6 semanas inmediatamente después de mi cirugía y estaba muy débil. Me quedaba sin aliento subiendo las escaleras.

Las primeras veces salí del agua muy rápidamente porque me asusté. Me sumergía bajo las olas y llegaba totalmente mareada y fuera de balance.


Continuaste trabajando en varios proyectos a lo largo del año pasado.


Utilicé una cámara más pequeña porque sabía que no podía llevar mi equipo de tamaño habitual y probablemente sorprendí a algunas personas apareciendo en el set sin pelo. Pero yo quería volver a la normalidad. Quería que la gente entienda que las personas con cáncer pueden trabajar, ser creativos y contribuir.

foto 2.jpg
Algunos trabajos de Sachi Cunningham se pueden ver en su cuenta de Facebook o en la de Instagram.
Algunos trabajos de Sachi Cunningham se pueden ver en su cuenta de Facebook o en la de Instagram.


Fuiste al evento de grandes olas en Pe'ahi entre los tratamientos de quimioterapia. ¿Cómo fue esa experiencia?


Fue increíble. Antes de que se me diagnosticara cáncer, ya estaba todo preparado para seguir a las mujeres esta temporada y hacer un documental sobre ellas. Me preocupaba que me perdería este momento en la historia porque en realidad estaba programada para recibir un tratamiento de quimioterapia el día del concurso. Pero una de mis sesiones de quimioterapia se canceló, por lo que mi tratamiento se apagó por una semana y pude ir. Gracias a Dios perdí ese tratamiento. Hubiera quedado realmente devastada si me perdía el concurso. Creo que fue un poco sorprendente para la gente al verme. Ese fue el último de mis tratamientos.


¿Sentís una sensación de alivio en este momento?


Siento una sensación de alivio. Pero definitivamente hay una parte de mí que dice: "¿Voy a tener cáncer de esto?" Si como un trozo de tocino o algo así. Definitivamente estoy en un estado de mayor conciencia. pero sé que muchos de eso es psicosomático. Creo que siempre voy a tener un mono en mi espalda porque tengo este gen que quiere hacer cáncer. Pero, ¿qué puedo hacer? Solo vivir la vida.

foto 3.jpg
Sachi ya está pensando en cómo seguirá las olas en el invierno boreal.
Sachi ya está pensando en cómo seguirá las olas en el invierno boreal.


¿Cambió tu punto de vista o visión sobre el surf después del año pasado?


Ese es el verdadero don del cáncer: si puedes sobrevivir, te das cuenta de que la vida es tan hermosa. Voy a ver cómo me acerco a las grandes olas el próximo invierno. Creo que voy a sentirme mucho más valiente en el surf, en realidad. No voy a dudar más en 'despegar' en las olas más grandes. El cáncer te hace darte cuenta y apreciar esos swells especiales, días especiales y una ola especial. Tengo mucho menos miedo ahora porque a la muerte, le miré la cara. Entiendo que todos vamos a morir, y eso te da mucho menos miedo.



Fuentes: Surfer. Gravedad Cero.

*Para terminar de editar esta nota se utilizó el Traductor de Google.


Comentarios