Policiales
Miércoles 22 de Abril de 2015

Otro jefe policial dio su testimonio en el juicio por sedición en Concordia

Se escuchó ayer al exjefe de la sección Adicionales, Juan José Paiva,  quien rememoró que llegó a recibir llamados de los tesoreros de los principales bancos que operan en Concordia, quienes desde las 16 de ese domingo consultaban preocupados por el posible acuartelamiento de la fuerza.

En el marco del juicio en el que se analiza el accionar de 18 policías, acusados por graves delitos -entre ellos el de sedición- el 8 y el 9 de diciembre de 2013; se escuchó ayer el exjefe de la sección Adicionales, Juan José Paiva,  quien rememoró que llegó a recibir llamados de los tesoreros de los principales bancos que operan en Concordia, quienes desde las 4 de la tarde de ese domingo consultaban preocupados por el posible acuartelamiento de la fuerza.

“Me llamó temprano gente del banco Bersa, del Galicia y Nación sobre rumores que había”, inició relatando el uniformado con más de 28 años en la fuerza. “Llegué a la Jefatura cerca de las 18 y veo gente que ya estaba llegando a la Plaza 25 de mayo”, dijo y mencionó: “No tenía respuestas sobre lo que estaba pasando. Me señalaban que la policía estaba por acuartelarse”.

“A las 4 de la tarde me empiezan a preguntar si la policía se iba a acuartelar”, subrayó, para rememorar que alrededor de las 20, mientras estaba en su oficina dentro de la Jefatura escuchó que arrancaba una manifestación sobre calle Pellegrini. A los pocos minutos, y ante el aumento de gritos y corridas en los pasillos de la institución, Paiva salió a ver qué era lo que sucedía.

“(Ariel) Silva era increpado y estaba lastimado. Veía que gritaban Había varias mujeres. Entonces corrí a Silva para que se moje la cara porque estaba sangrando y lo llevé después a mi oficina. Después trato de comunicarme con Zaguán y aparece Silvetti y Bordón y se lo llevan”. En ese marco de caos que se registraba en la sede policial sostuvo que permaneció encerrado en su despacho por un rato. “Me quería ir de Jefatura. No quería estar”, afirmó.

Ante  el inicio de saqueos en varias zonas de la ciudad, Paiva contribuyó a los equipos que salieron a patrullar las calles y evitar nuevas entraderas. “Estuvimos por la zona de Boulevard San Lorenzo y Diamante. Fueron como 2 horas de recorrida. También en el Modelo de calle Roque Saenz Peña que terminaban de saquear y corrimos a la gente que quería seguir ingresando”, graficó.

Minutos más tarde la tarea continuó sobre calle Gobernador Cresto, en la parte trasera del Hipermercado Carrefour, hasta donde en varios patrulleros llegaron al lugar. “Veíamos mucha gente. Serían unas 400 o 500 personas que cuando vieron las luces de los patrulleros corrieron”, señaló Paiva y explicó que las tareas en inmediaciones del supermercado fueron hasta pasadas las 6 de la mañana.

 

Comentarios