Policiales
Sábado 09 de Abril de 2016

Otorgan probation por un choque fatal

El acusado por la muerte de una mujer en calle Galán, y ahora deberá hacer tareas comunitarias.

La investigación de una tragedia vial ocurrida en Paraná el año pasado, determinó que el conductor de un camión que arrolló una moto en la que iba una mujer que perdió al vida, no tuvo responsabilidades determinantes en la consecuencia fatal del hecho. Por eso, para evitar un juicio y una condena, solicitó la probation, a la que accedió la Fiscalía.
El viernes 6 de noviembre del año pasado sucedió la fatalidad que conmocionó al barrio San Agustín. Eran alrededor de las 14, cuando un camión marca Mercedes Benz, guiado por Jorge Martínez, transitaba por calle Galán al 1500, cerca de la intersección con calle Montiel. Por la misma calle y en el mismo sentido iba una moto marca Guerrero de 110 cc, conducida por Verónica Silguero.
Al parecer, la moto circulaba a la izquierda del camión, en una maniobra de sobrepaso, justo cuando el conductor de este vehículo maniobró hacia ese lado para esquivar un pozo.
El resultado fue el peor: el camión colisionó con la moto, y la mujer cayó debajo y fue aplastada por las ruedas. La muerte de Sigulero, que vivía en el barrio San Agustín, fue instantánea, mientras que Martínez debió ser asistido en el centro de salud Ramón Carrillo porque se había descompensado debido  el estado de angustia y nerviosismo que presentaba como consecuencia de la tragedia que protagonizó.
En el lugar del hecho trabajó en primer lugar el personal de la comisaría novena, en tanto que las pericias quedaron a cargo de los policías de la División Accidentología Vial de Criminalística.
Según se informó a UNO, los informes realizados por los especialistas que analizaron la escena y la mecánica del accidente fueron elevados a la Fiscalía, a cargo de Patricia Yedro. La funcionaria judicial imputó a Martínez por el delito de Homicidio culposo, pero al parecer las pruebas no determinaban que la responsabilidad del hecho haya sido solo suya, ya que no iba a alta velocidad ni tampoco el hecho de esquivar un pozo es considerado una maniobra temeraria, aunque en un contexto pueda tener cierto grado de imprudencia.
Por esto, en la audiencia realizada ayer a la mañana ante el juez de Garantías Mauricio Mayer, se acordó con el imputado que se suspenda el juicio mientras se pone a prueba su conducta. Se remitirá el caso a la Oficina de Probation del Superior Tribunal de Justicia, donde se asignará a Martínez una institución de bien público donde realizar tareas semanales.

Comentarios