Policiales
Martes 14 de Abril de 2015

Otorgan libertad asistida a Gonzalo Caudana, condenado por narcotráfico

Deberá permanecer en Paraná, informar sus movimientos a la Justicia, reportarse en la cárcel una vez por semana y realizar trabajos comunitarios.  

La jueza de Ejecucion de Penas del Tribunal Oral Federal de Paraná, Noemi Berros, dispuso un regimen de libertad asistida para Gonzalo Caudana, condenado por narcotráfico.
Caudana deberá permanecer en la ciudad, informar sus movimientos a la Justicia, reportarse en la cárcel una vez por semana y realizar trabajos comunitarios, se informó a UNO.
El fiscal general, José Ignacio Candioti, se opuso a que le otorguen tal beneficio porque ha transgredido en reiteradas oportunidades las reglas del cumplimiento de la pena, y la medida significaría un “grave riesgo para la sociedad”. Sin embargo, su planteo no tuvo acogida.
A través de su abogado defensor, Caudana afirmó que ha avanzado en el proceso de resocialización y que se encuentra en condiciones de recuperar la libertad antes de finalizar el período de la condena a seis años de prisión por transporte y comercialización de estupefacientes. La sentencia se dictó el 10 de mayo de 2011, en la cual también se lo declaró reincidente, pero estaba preso desde que cayó detenido con droga, el 23 de julio de 2009. Por eso, la misma fecha pero de este año se cumplirá el período total de la pena.
Transgresiones
El 13 de febrero de 2013, cuando tenía salidas socio laborales de la cárcel de Paraná, Caudana intentó salir de la provincia. Lo detuvieron en el puesto caminero del túnel subfluvial, en el horario de dichas salidas. La Fiscalía solicitó la revocación del beneficio, pero el tribunal se lo mantuvo.
Meses después, la Dirección Toxicología de la Policía acercó a la Fiscalía fotos de Caudana en la calle y sentado en una estación de servicios. Esta vez los jueces hicieron lugar al pedido del fiscal y el condenado no pudo salir más a trabajar.
Más tarde, un médico determinó que por una enfermedad, Caudana debía estar en su casa y no en la cárcel, por lo que le otorgaron la prisión domiciliaria.
En 2014, pese a que no podía salir de su casa, la Policía lo sorprendió en el barrio San Agustín, en la otra punta de la ciudad respecto de su domicilio, cuando fue, según dijo, a cobrar una deuda a un hombre que lo estafó. En ese momento amenazó de muerte a un subcomisario.
Restricciones
La jueza dispuso una serie de restricciones y condiciones de la libertad asistida, que deberá cumplir hasta el 22 de agosto, cuando se cumpla el tiempo de su pena. Por ejemplo, no deberá salir del ejido de Paraná y tendrá que residir en el domicilio familiar denunciado sito en el barrio Santa Lucía. Allí deberá permanecer en horario nocturno (entre las 21 y las 7), debiendo notificar cualquier mudanza.
Además deberá desempeñarse laboralmente en el negocio familiar (fábrica de hielo fraccionado) ubicado en calle Jorge Newbery; presentarse, una vez por semana, al Patronato de Liberados para su supervisión; abstenerse de consumir bebidas alcohólicas y/o estupefacientes, y de frecuentar personas que consuman o trafiquen con estupefacientes; no concurrir a lugares de asistencia masiva de personas, en especial, eventos o espectáculos deportivos, musicales o conmemorativos de cualquier naturaleza; realizar, como regla de conducta, las tareas comunitarias no remuneradas en favor de la Unidad Penal Nº 1 que le indique la autoridad penitenciaria, una vez por semana durante dos horas cada vez.

Comentarios