La Provincia
Miércoles 09 de Diciembre de 2015

Osuna deja depósitos para seis meses de sueldos en el municipio

La intendenta hizo incluir en el acta de traspaso del mando detalles de las cuentas municipales, que administrará Sergio Varisco desde el viernes. Además del dinero, dijo que quedan 61 obras en marcha con su presupuesto  

La intendenta saliente de Paraná, Blanca Osuna, solicitó que se incorpore en el acta de traspaso de gobierno una serie de detalles sobre el estado de las cuentas del municipio y también de programas u obras que están en marcha.

Los datos más salientes dan cuenta  de la existencia de depósitos bancarios de libre disponibilidad que superan los 428 millones de pesos, lo que equivale al monto necesario para afrontar el pago de sueldos de seis meses (diciembre a mayo inclusive) ya que el medio aguinaldo se abonará esta semana. Otro punto llamativo es la existencia de 61 obras en marcha con el presupuesto correspondiente.

A criterio de la intendenta, uno de los puntos altos de la gestión fue la política medioambiental “más importante de la historia de Paraná”. En ese punto,  la presidenta municipal destacó la “transformación absoluta de la zona oeste” donde se registra  la afectación ambiental más grave que ha tenido la ciudad, que  es el vertedero a cielo abierto del Volcadero Municipal. Osuna destacó que ese aspecto no fue materia de muchas denuncias, excepto por una de sus consecuencias que es el humo. La intendenta habla de una “política sistémica” desarrollada en la zona que supera los casi 19 millones de pesos invertidos en la Planta de Clasificación de Residuos Sólidos Urbanos. También destacó la colocación de los contenedores de residuos en un área   aproximada al 75% de la ciudad, el equipamiento  del área de Limpieza, la incipiente política de clasificación  de la basura en la zona sur de Paraná, la entrega de motocarros a los trabajadores informales de la recolección,  entre otras políticas.

Osuna indicó que actualmente el Volcadero tiene más del 50% de su superficie “remediada”, es decir con un trabajo hecho en la base acumulativa de residuos. “Y esa parte es una gran plaza con viveros donde se germinan las flores de la ciudad. Además la planta de reciclado de residuos  es la más grande del país, por lo que su capacidad irá incrementándose”.

La intendenta destaca que esa situación transformó socialmente la vida de muchas personas “que eran explotadas de una manera increíble” por los intermediarios o chatarreros. También destacó la inversión en infraestructura hecha en la zona, con  un centro de salud “con equipamiento de primera línea como ecógrafos o aparatología para odontología. Lo mismo el nuevo jardín maternal, que  antes funcionaba en dos sucuchos. Incluso hay en obra varios jardines maternales con el mismo estilo”, indicó. A  ello se suma el asfaltado de todas las calles de la zona.

A criterio de la intendenta, esta política ambiental debe sostenerse- “Nosotros compramos el terreno para la disposición final de residuos y trabajó un equipo contratado por el Banco Interamericano de Desarrollo  para definir la tecnología que hay que aplicar”, indicó.  Se sabe que la entidad frenó el último tramo del proceso por las elecciones, pero no hay escollos en ese sentido.

Los espacios verdes

Otro de los puntos que la presidenta municipal destaca es lo relacionado con los espacios verdes, donde incluye la recuperación  de 52 placitas barriales y playones deportivos, donde la inversión no resulta tan significativa, si se analiza cada caso,  pero las mejoras tienen un valor social enorme.

Osuna cuenta en lo hecho también la prohibición del desarrollo de nuevos barrios cerrados. “Eso fue una discusión importante para la ciudad”, definió, y señaló como ejemplo la negociación desarrollada con el emprendimiento Puerto Barrancas, con el que se llegó a un acuerdo por el cual cedieron cuatro hectáreas que se incorporaron al predio de La Toma Vieja, que creció en 20 hectáreas desde 2011. Ese barrio privado ya contaba con autorización del municipio  cuando Osuna asumió.

En el mismo sentido, apunta lo ocurrido con el terreno del empresario Nelson Lafauci, quien era propietario del terreno donde están los miradores de La Toma. Osuna entiende que la expropiación -votada por la Legislatura- fue un avance para la ciudad y señaló que para concretarla falta contar con la tasación elaborada por el Consejo Provincial de Tasaciones (en realidad, hubo una anterior que fue objetada y se aceptaron las objeciones, por lo que se la realizará nuevamente).

Osuna  incluyó la mención de las políticas de derechos de mujeres y niños; y también el desarrollo económico producto de la actividad del turismo y del comercio. “Hubo una  confluencia de las acciones que desarrollamos con el impacto de medidas del modelo nacional. Lo comercial y los servicios diversos que se desarrollaron son importantes, siempre de la mano del turismo, que ha sido un puntal. La creación del Ente Mixto de Turismo en Paraná y del fondo específico de la actividad son datos importantes en ese sentido”.

El Parque Industrial

La intendenta entiende que el Parque Industrial de Paraná es otro testimonio de su gestión. Al inicio de la misma el lugar estaba “desmadrado” incluso desde el uso de los espacios: un asentamiento de gitanos, complejos deportivos, viviendas particulares -algunas ejecutadas en el marco del plan Procrear- compartían el espacio con empresas. En ese sentido destacó la delimitación y el ordenamiento dominial de la zona. La ministra de industria Débora Giorgi destacó en varios actos el importante trabajo desarrollado para regular dominialmente el parque industrial capitalino, señalando que los dos expedientes eran tan profusos que la superaban a ella en altura.

Blanca Osuna agregó la gestión de apoyo en la tramitación de créditos nacionales a tasa cero para muchas empresas de la zona. “Trabajamos mucho para que se asienten empresas importantes, incluida una autopartista que es la primera de la metalmecánica de la zona con una inversión muy importante”, destacó la intendenta .

Finalmente dedicó un párrafo a lo hecho “puertas adentro” del municipio, en referencia a la inversión en sistemas informáticos, intranet, conexión de diferentes áreas municipales, capacitación de empleados, concursos y recategorizaciones. Igualmente indicó que la Municipalidad de Paraná queda con menos empleados de los que tenía al inicio de la gestión.

“No tomamos deuda durante la gestión”

“En el acta de traspaso figura que dejamos el equivalente a seis sueldos municipales, hasta mayo, en depósitos bancarios de libre disponibilidad”, indicó a UNO la presidenta municipal. “También dejamos 61 obras en marcha con el correspondiente presupuesto reservado”, indicó. En ese sentido, la intendenta recordó que la normativa vigente la obliga a enviar el proyecto de presupuesto en octubre del año anterior, y que eso fue lo que hizo ella, aunque en el mensaje pidió que no se lo tratara hasta la asunción de las nuevas autoridades. “En ese proyecto de presupuesto queda claro que las obras en marcha cuentan con los recursos para terminarlas”.  Mencionó la segunda etapa de obras en la Toma Vieja, el Centro de Día para enfermos de Alzheimer, las obras de conexión de Puerto Nuevo - Morro-Thompson, entre otros.  

También señaló la intendenta que queda “una relación de más de 40 empresas que han contratado con la Municipalidad obras de diferente envergadura, que contribuyeron a una baja de la tasa de desocupación”.

Mencionó el inicio de la implementación del Sistema de Información Geográfica (GIS), que ya está en marcha y permitió incorporar 800.000 metros cuadrados que no estaban declarados a la base de datos para el cobro de tasas municipales. Dijo que en el desarrollo del mecanismo se generará un importante flujo de ingresos para el municipio, ya que la idea  es “que haya relación entre lo que se tributa y el valor del bien”. 

También mencionó la creación de nuevos corredores viales o el mejoramiento de existentes  y la obra del acceso sur a Paraná, con financiamiento del BID, que ya está aprobada.
 

Comentarios