Ovacion Extreme
Lunes 31 de Agosto de 2015

Oro Verde y el deporte hablan el mismo idioma

Las carreras de aventura siguen creciendo en la provincia y ganan un lugar en el calendario nacional. El domingo participaron más de 200 deportistas que eligieron correr, andar en bicicleta todo terreno o animarse a la prueba combinada

Una carrera pedestre o una travesía en bicicleta todo terreno, en Oro Verde; se vive, disfruta y hasta se padece de una forma bastante particular.
Ayer se realizó el desafío El Timbó un Dua Aventura que convocó a más de 200 deportistas porque ofreció disciplinas para todos lo gustos: una carrera individual de 10 kilómetros por el campo; 45 kilómetros individuales de Mountain Bike; 21 kilómetros individuales de carrera pedestre; la combinada de 28 kilómetros en bicicleta y la que se reservó, para postas de 28 kilómetros en dos ruedas y 10 kilómetros corriendo, para pareja mixta.
“Esperemos que todos queden conformes con la seguridad y la hidratación. Lo que escuchamos es que están conformes con el circuito”, explicó a UNO Aldo Villalba, que estuvo al frente de la organización Médanos Bike responsable de la primera carrera que se realizó entre los campos de la ciudad universitaria.


Después de correr 21 kilómetros con 32º de máxima, Ariel Pilatti aseguró a UNO que participó en muchas competencia de carreras de aventuras por el campo, pero la de ayer fue la más dura. El santafesino, nacido en Esperanza, arribó primero a la meta marcando 1 hora y 45 minutos. Además de llevarse el abrazo de su novia Analía González, que reside en Paraná, se colgó la medalla y aprovechó para seguir entrenando con la mente puesta en los 42 kilómetros de Buenos Aires que se correrá el domingo.
Si bien teniendo en cuenta el calor y las complejidades del trazado, lleno de arena y con mucha agua por todos lados, una buena parte de los corredores tomaron la competencia de Oro Verde como la mejor antesala al maratón más popular que tiene el país.

Emocionados
Una pareja de Serodino, un pueblo cercano a la ciudad de Rosario, terminó abrazada después de cruzar la met.Ella con 44 años y él con 40, llegaron por primera vez a Entre Ríos para correr una de sus famosas carreras de aventura.
Es que la provincia se está ganando un lugar en el calendario nacional de este tipo de competencias por las condiciones naturales y el poder organizativo. Tanto en la costa del Paraná como en el interior de los campos aparecen escenarios magníficos para unir diferentes disciplinas.
Con equipos de trabajo que se esfuerzan con meses de antelación más el apoyo de los privados y el Estado, los resultados son cada vez mejores.

Una ciudad llena de verde y con mucho aire
Hay que ir a Oro Verde a pasar un rato para entender que el campo está cerca y que la idea de vivir de otra manera es posible.
La competencia de ayer se realizó en el polideportivo que está lleno de lugares lindos para conocer y, obvio, hacer deportes.
La cancha de fútbol tiene arcos de verdad, con parapelotas y un alambrado que le entrega seriedad a la gestión municipal que lleva adelante el proyecto.
En el exhipódromo de Paraná se recuperó un gran espacio verde para los vecinos, pero las condiciones para practicar deportes son muy malas.
En la ciudad universitaria da la sensación de que las ideas que se concretan están pensadas y tienen un objetivo. El playón enorme tiene jirafas de básquet y además brinda la posibilidad de que se practiquen todas las disciplinas que necesiten una superficie lisa y dura.

Ayer al mediodía algunas de las familias de los deportistas aprovecharon los quinchos y las mesas para preparar un asado. Algunos locales también se animaron con el calor para almorzar entre los árboles y pasar una tarde diferente. El toque de distinción lo da el restaurante que se inauguró hace tres meses en el Paseo de los Trenes. Un espacio gastronómico ineludible.
 

Comentarios