Ovacion
Jueves 14 de Enero de 2016

Orcellet: “Necesito un descanso de Gimnasia”

Catriel, el histórico arquero, se va al Depro, donde dirige su hermano. “No tengo nada más para darle al club”, dijo.  

Gerardo Iglesias/Ovación
giglesias@uno.com.ar


El histórico arquero de Gimnasia de Concepción del Uruguay, Catriel Orcellet, dejó el club para sumarse a Defensores de Pronunciamiento, equipo que logró el ascenso al Torneo Federal A de fútbol. Allí, el ex-Arsenal de Sarandí será dirigido por su hermano Hernán. Su carrera, su pasión por el Lobo y el cierre de su enorme trayectoria, fueron algunos de los temas que abordó en la extensa charla que tuvo con Ovación.

“Los dirigentes de Gimnasia me vinieron a buscar un par de veces, les dije que no y les expliqué los porqué. Uno de ellos es que Gimnasia no necesita tener tres arqueros de nivel para una categoría como esta. A mi parecer es un gasto inútil y yo les di la posibilidad de dar un paso al costado sabiendo que es innecesario tres arqueros. Gimnasia hoy necesita buscar un arquero de 20-21 años, un proyecto a largo plazo para que se vaya fogueando con los otros arqueros que hay en el plantel”, manifestó.

—¿Consideras que no estás para ser titular?

—No es que me parezca o no. Estoy para pelearle el puesto a cualquiera, sin dudas. Pero al haber contratado a Martín (Góngora) en su momento y viendo que Diego (Rougier) iba a seguir, creo que es innecesaria mi continuidad.

—¿Es un tema futbolístico entonces?

—Sí, por ahí puedo tener diferencias con algún dirigente, o exdirigente, que anda dando vueltas, pero no tiene nada que ver porque antes que nada está el club. Yo quiero mucho al club y más que nada se cumplió un ciclo y hoy, desde mi punto de vista, no tengo nada más para darle a Gimnasia. Hoy preferí dar un paso al costado, quizá dentro de un par de años vuelva, desde otro lado le pueda dar una mano. Pero hoy, necesito un descanso de Gimnasia.

—Ese compromiso que tenés con el club, ¿el club lo tiene hacia vos?

—Al venir a hablar para renovarme después de haber estado seis o siete meses parado por lesión, volví a jugar, me lesioné otra vez, me desgarré en un partido y después no volví a jugar. Con eso y que me vengan a hablar creo que es muy demostrativo del cariño que tienen conmigo, pero con el cariño no se juega al fútbol.

—¿Estás de acuerdo con la decisión que tomó Víctor Zwenger (ex-DT del Lobo) de elegir a Góngora como titular?

—Nunca dije nada cuando me ponía, ni nunca lo hice cuando no lo hacía. Nadie tiene nada para decir de mí. Con Víctor siempre tuve una relación de técnico-jugador y siempre respeté su decisión. Durante los últimos cinco o seis meses le tiré para adelante, como lo hizo en los clubes donde estuve. Y esa es una tranquilidad porque siempre apoyé desde el lado que estuve, ni anduve con mala cara ni nada por el estilo.

—¿Ahora te vas al Depro?

—Sí, ya está, voy a ir con Hernán (su hermano DT), otro sueño que voy a cumplir. Le voy a dar una mano desde el lado que esté. Sé que el Depro tiene buenos arqueros, con mucha proyección y voy a dar una mano a los chicos que hace tiempo están trabajando ahí, para que se fortalezcan como jugadores.

—¿Cómo ves lo del Depro? Me parece que las incorporaciones de Gimnasia es una consecuencia de su ascenso.

—Los refuerzos que trajo son consecuencia de muchas cosas. Del ascenso de varios equipos de la provincia y un estanco en lo deportivo desde hace años. Igual, con Bravi como DT armó un equipo para ascender y no le fue bien. Lo de ahora está bueno, con muchos jugadores que pasaron por el club y ojalá se le de pelear arriba y ascienda. De mitad de cancha para arriba un plantel muy importante y defensivamente tiene jugadores que han respondido muy bien.

—¿Qué fue más difícil para vos, irte a Chicago desde el Lobo o volver desde Arsenal al Lobo?

—Irme sabía que me iba. Era una consecuencia de los buenos campeonatos que habíamos hecho y de una realidad económica del club en ese momento que no daba para mucho más. Empezaba a tener una familia, con mi primer hijo, y una proyección de vida que quería mejorar. La vuelta les costó más a los de mi alrededor que a mí, porque siempre dije que a los 33-34 años me volvía. No fue difícil, estaba feliz con el regreso.

—¿Con el Depro y al lado de Hernán, se cierra todo?

—Siempre dije que me quiero retirar en Gimnasia. No sé si se va a dar, creo que cumplí un ciclo pero tampoco sé qué pasará dentro de un año. Hoy quiero disfrutar de trabajar al lado de mi hermano, de aprender al lado de él.
Catriel y sus mejores momentos
“Voy a seguir diciendo que lo mejor de mi carrera fueron los años con Gimnasia peleando arriba, en el Nacional B, por todo lo que se vivió. Esos dos años fueron únicos, irrepetibles. Lo que movilizó ese equipo en la gente, en la ciudad, en la provincia se verá muy pocas veces. Me quedó con ese recuerdo. Lo de Arsenal lo viví, lo disfruté, pero era suplente y el que jugó al fútbol sabe que no es lo mismo siendo suplente”, manifestó el arquero.

El mejor jugador y el mejor DT

“El mejor jugador lo tiene Gimnasia. Creo que si Legui (Luciano Leguizamón) se hubiese puesto las pilas tres o cuatro años antes, como lo hizo en Arsenal, era un jugador de primer nivel en Europa. Y hoy, estando en un 70% físicamente será la gran solución de Gimnasia. Técnicos tuve mucho. Gustavo Alfaro y su forma de dirigirse a los jugadores antes de un partido. Roldán es un gran técnico, Bianchi, a pesar que lo tuve de chico, que manejaba los grupos, y en ese sentido era el mejor”.





 

Comentarios