La Provincia
Martes 30 de Junio de 2015

Operaron a cuatro personas trans para adecuación de género

Derechos. Después del caso de Theo Arrúa, otros tres entrerrianos eligieron modificar su estética corporal. En el San Martín, la última cirugía se realizó en mayo. Crecen las consultas

Luego de la exitosa experiencia de Theo Martín Arrúa, un varón trans a quien se le practicó una adenomastectomía bilateral para dejar atrás su apariencia femenina, en el hospital San Martín de la ciudad de  Paraná ya se llevan concretadas tres operaciones más de este tipo, entre octubre de 2014 y principios de 2015. Evitando tecnicismos del lenguaje médico, esta intervención consiste en extirpar las glándulas mamarias y reducir el tamaño del pezón acorde al de una persona del género masculino. 

La intervención al joven nogoyaense resultó la primera con estas características que se realizaba en un hospital público de la provincia. Pero como un efecto contagio fueron más las personas que realizaron consultas para lograr la adecuación de sexo. Se trata de tres varones trans que recurrieron al doctor Gustavo Terra por haber intervenido en el caso de Theo y que además conocían que se dedicaba a realizar tratamientos hormonales.  “Uno es oriundo de Nogoyá, el otro de Concordia y el restante es de Chajarí”, confirmó a UNO Terra, que trabaja con el Servicio de Ginecología del hospital San Martín, a cargo de la doctora Graciela Degani.

De los tres casos que pasaron por el quirófano en el San Martín, uno de ellos tiene más de 40 de años, pero  la edad resulta un factor poco gravitante cuando lo que se busca es modificar la figura corporal y la identidad de género.

Si bien muchas personas que han tomado el camino de reasignarse el sexo acudieron a un tratamiento hormonal, esta circunstancia no resulta un impedimento  para realizar luego la intervención quirúrgica. “No es una condición”, deslizó el profesional ante la consulta. Las operaciones de extirpación mamaria se llevaron a cabo en noviembre de 2014, marzo y mayo de 2015, y al igual que Theo tuvieron lugar en el efector público de salud más importante de la provincia. 

El médico consignó: “En el caso de estas personas la presencia de la glándula mamaria les afectaba para su vida cotidiana y la apariencia. Te doy un simple ejemplo: poder sacarse la remera en verano”.

Faloplastía

La faloplastía es la reconstrucción estética de los genitales masculinos externos (pene y testículos). A diferencia de la adenomastectomía bilateral, una práctica que está al alcance de pacientes sin obra social y ningún tipo de cobertura médica, la faloplastía tiene un costo muy elevado.  Además la única forma de concretarla es en centros médicos especializados fuera de la provincia.  Este procedimiento de cirugía estética aparece en los planes de algunos de los pacientes que viene tratando Gustavo Terra, pero su elevado valor económico y otros factores hacen que por el momento sea solamente un sueño. “No hay profesionales que lo realicen a nivel provincial.  En Buenos Aires se puede llevar a cabo. Además la prótesis peneana es costosa. Solamente uno de los chicos me lo planteó, pero los demás no me lo han sugerido”, manifestó el profesional. 

Consultado por la posibilidad de que se concreten nuevas operaciones de readecuación de sexo, el ginecólogo sostuvo que no se programaron nuevas intervenciones. “Los pacientes que se operaron quedaron contentos y conformes”, destacó el médico.


Un largo camino

Theo Martín Arrúa lleva una vida normal luego de la operación a la que fue sometido en octubre de 2014. Tal como era su deseo, en su Nogoyá natal, retomó la carrera del Profesorado de Educación Inicial. Aunque antes de llegar a la operación debió superar diferentes obstáculos, todos vinculados a sus miedos, a la falta de información y a las puertas que no se abrían. 

Como lo había plasmado UNO en sus páginas, el estudiante había comenzado en 2013 un tratamiento de administración de hormonas masculinas, para modificar su apariencia femenina.

La normativa sobre identidad de género es clara respecto de sus alcances. Establece el derecho a la identidad de género de las personas, al reconocimiento de su identidad; al libre desarrollo de su persona conforme a su elección sexual. También establece que todas las personas mayores de 18 años podrán acceder a intervenciones quirúrgicas o tratamientos integrales hormonales para adecuar su cuerpo sin necesidad de autorización judicial.


Para que se cumpla la ley

En forma insistente, la Comunidad Homosexual de Entre Ríos (CHER) viene denunciando desde 2013 que no se brindan tratamientos hormonales para chicas trans en la provincia. Así lo había hecho público el titular  de la organización, Juan Carlos Fernández. El dirigente cuestionó que no se cumple con la ley de identidad de género.

 

Comentarios