La Provincia
Domingo 17 de Julio de 2016

Nuevas pruebas complican al analista Francisco Javier Marín

Estando procesado recetó cientos de medicamentos, según confirmó la Cámara de Casación Penal

Tras ratificarse su procesamiento por el delito de ejercicio ilegítimo de la profesión en la instancia de Casación, surgieron nuevas pruebas que complican seriamente la situación procesal de Francisco Javier Marín, el analista acusado por la muerte del joven Horacio Martín Eyssartier, ocurrida el 31 de diciembre de 2012 en su casa de Paraná. Según la resolución judicial, el imputado "diagnosticaba como medicaba a sus pacientes en general, con drogas que hacen a la farmacopea psiquiátrica". Pero de la misma también surge que Marín "prescribió aproximadamente 127 recetas en el año 2012 indicando antidepresivos (trytanol, sertralina) y a su vez ansiolíticos (clonagin, alprazolam) firmando como licenciado en Psicología, y médico, consignando la matrícula de médico y a la vez, seguidamente del sello, el vocablo 'psiquiatría'".

Esto quiere decir que el analista recetaba medicamentos en el período en el que se encontraba procesado por el juez de Instrucción, Mauricio Mayer, incurriendo en una metodología que se reiteró –se agregaron recetas a la causa pero no forman parte del expediente- hasta 2016. En efecto, se adjuntaron 77 recetas en 2014, 65 en 2015 y 17 en 2016, así como también otras 341 entre 2013 y 2016 en diferentes farmacias de la ciudad de Paraná. En el pronunciamiento -con voto unánime de los vocales intervinientes- se concluyó que con la nueva constancia probatoria "queda suficientemente acreditado que Marín ejercía actos propios de la especialidad de la Psiquiatría sin estar habilitado para ello, y de la psicología, sin tener la habilitación especial (matrícula)".

"Así, a Eyssartier, le prescribió al menos en el año 2012, 12 recetas (a pesar de indicar Marín en su presentación espontánea, que lo atendió en cuatro oportunidades en todo ese año; en ese momento le recetó Valproato de Magnesio, ello según la documental certificada por escribano) incorporadas a la causa", agrega el escrito judicial.

Por otra parte, el fallo la Cámara de Casación Penal alude a la medicación que el analista le proporcionó a un menor a quien atendía y que se presentó como testigo aportado por la querella. "Le indicó citalpram, zentium, paroxetina, divalproato de sodio, firmando también como psicólogo y médico", resaltaron los magistrados.

Entre otra de las consideraciones, se sostuvo en cuanto a la manera que el acusado ejercía su supuesta especialidad en psiquiatría "no resulta inocuo ni se traduce la diferencia entre 'Psiquiatra' y 'Psiquiatría' en una alocución que indique una especialidad reconocida y autorizada, por un lado, y una mera referencia a títulos de formación de posgrado por el otro".



Exige juicio y condena


El padre del joven y querellante en la causa donde se investiga la presunta responsabilidad de Marín en el hecho, analizó la marcha del expediente con críticas hacia el sistema judicial y también cargó contra la figura del médico: "Recibirá la condena social por su aberrante conducta".

Para Horacio Ariel Eyssartier "solo resta que se fije fecha de juicio oral y público, para terminar con la agonía de la espera por tanto tiempo transcurrido, la familia de Horacio Martín Eyssartier Palacio cree oportuno recordar su personalidad". En un breve resumen de su historia de vida destacó que "quienes lo conocieron y lo trataron lo recuerdan con su carácter tan afable, alegre y servicial. Practicó deportes, tales como natación y rugby, con un buen desempeño en Tilcara. Además cursó sus estudios primarios en la escuela Centenario, secundarios en el Colegio Nacional Domingo Faustino Sarmiento y terciarios en la Facultad de General Ramírez". De acuerdo a esta cronología, en esa localidad obtuvo el título de Radiólogo y en su graduación fue premiado con el diploma de "mejor compañero".

Su familia lo ponderó por su calidez humana, más allá que "tuvo la desgracia de caer en manos de un psicópata, culpable de que hoy no esté con nosotros". Horacio -padre- calificó al imputado como "un transgresor serial en todos sus actos" además le atribuyó una forma de proceder utilizando "la mentira, la burla a las leyes vigentes y la soberbia". Además recordó que Marín daba clases de psicología en el Instituto Teresa de Ávila.



Los Eyssartier le atribuyen 800 recetas

En el escrito la familia de la víctima remarcó que el psicólogo que pasó por el Poder Judicial "medicaba con psicofármacos a pacientes que podían ser ambulatorios, para que quedaran internados -según consta en el expediente-". En otro tramo de la carta acercada a UNO, el padre de Horacio reveló que se "adjuntaron más de 800 recetas de archivo de solo cuatro farmacias y del período en el que se encontraba procesado e impedido de recetar medicamentos por el juez de Instrucción, Mauricio Mayer".

El querellante también deslizó que Marín podría haber incurrido "en evasión fiscal por esas 800 atenciones".

Comentarios