Policiales
Viernes 07 de Octubre de 2016

"No tenemos derecho ni a estar sentadas en la puerta de casa"

La vecina de Lomas del Mirador que fue baleada el jueves por la noche habló con UNO y contó que las balaceras en la zona no se terminaron.

Olga, la mujer que recibió un balazo en una pierna el jueves por la noche, habló con UNO sobre la persistente violencia que viven los vecinos en el barrio Lomas del Mirador y las repetidas balaceras, a las cuales no les encuentran motivos. La mujer recibió el disparo que provino desde dos jóvenes en moto y por fortuna la herida no le provocó complicaciones graves. Uno de los supuestos autores del ataque, conocido por el apodo de Remolacha, fue detenido este viernes por la tarde en el barrio municipal.
"Lo que pasa es que nosotros ahora no tenemos derecho ni a estar sentadas en la puerta de nuestra casa, porque antes tiraban de allá para acá, pero ahora pasan en moto y tiran para todos los pasillos, como hacían las primeras veces, y hay muchas criaturas", dijo Olga Pérez.
"Ayer (por el jueves) estaba fresco y no había casi nadie, porque siempre a esa hora los gurises que no tiene escuela al otro día, andan jugando", señaló la vecina del barrio paranaense, en referencia a que la balacera podría haber tenido un saldo más lamentable aún del que tuvo.
Lo que no está claro es el motivo de la agresión: "Hoy no entiendo por qué es, sabemos que Municipal y Lomas tienen problemas desde hace años", dijo Ana, otra vecina del lugar, y Olga acotó: "No entendemos por qué el tiroteo así, si no hay chicos de la edad de ellos como para decir que nuestros chicos les tiran a ellos. Antes decían que los del Jauretche se juntan con los del Lomas, vienen y tiran, y ahora no viene nadie al barrio, entonces no entendemos por qué las balaceras, no tienen motivos".
Unos minutos antes de las 21, Olga había llegado del supermercado, dejó las bolsas y recibió un mensaje de su hijo para que lo llamara. Salió a la vereda para tener mejor señal; cuando estaba hablando escuchó los tiros. "Mi hijo me dice ‘mami metete adentro’. Y cuando me meto escuché el tiro y sentí que me pegó en la pierna. La bala la tengo acá alojada”.

Comentarios