Policiales
Sábado 01 de Agosto de 2015

“No respetaron ni el dolor”, denunció la familia Gorosito

Afirman que fueron atacados y burlados por policías a poco de morir Cristina, mamá del desaparecido.

El martes a la medianoche falleció en Paraná Cristina Silaur, la madre de Elías Gorosito, el joven desaparecido a manos de tres policías que están condenados a 12 años de prisión. A poco de su fallecimiento en el centro de salud Ramón Carrillo, se produjo en la puerta del lugar un episodio violento entre uniformados del 911 y los hijos de la mujer, que terminó con uno de ellos detenido y un efectivo agredido. La familia Gorosito denuncia que se trató de una provocación de los integrantes de la fuerza policial al conocer la muerte de quien luchó hasta sus últimos días por justicia. “Es como una burla de la Policía que sabíamos que estábamos pasando ese dolor y lo quisieron hacer un poquito más fuerte”, aseguraron a UNO.
“Venimos a hablar de todo lo que ha sufrido mi familia en todos estos años, hemos sido víctimas de la persecución policial y encima lo que pasó cuando estábamos esperando el cuerpo de mi mamá ¿qué están esperando? ¿Hacer desaparecer a toda la familia Gorosito?”, dijo Andrea. 
“No podemos estar pensando si al otro día le va a estar pasando algo a uno de nuestros hermanos o sobrinos. Tenemos miedo de que a alguno de nosotros le pase lo mismo que le pasó a Elías. No podemos permitir que esto siga pasando, no damos más con tanto sufrimiento. Mi mamá en vida no paró de luchar para que aparezcan los restos de mi hermano y ni así puede descansar en paz”, agregó la mujer. 
Según el relato de las hijas de Cristina, una hora después de que le informaran el fallecimiento de su madre, comenzó a pasar la camioneta 1004 de la Policía: “Pasaba y pasaba y se burlaban”, dijo una de las hermanas, y otra relató: “Era la patrulla 1058. Estábamos sentados afuera. Yo salí a quedarme con mi papá a fumar un cigarrillo, pasaban otras camionetas, siempre con la mirada que uno se da cuenta, cuando pasa este patrullero mi hermano le hizo un gesto de ‘¿qué mirás?’. Es mentira que lo insultó, habrá hecho cinco metros la camioneta, hizo marcha atrás, salió un policía y mi hermano se levantó y le dijo ‘tomátelas de acá’, y el acompañante cargó la Itaka. Yo me puse adelante de Edgar y lo empujo para atrás. Le dije al policía ‘respetá el dolor’. Ahí sí mi hermano lo insultó, le dijo ‘¡Estamos esperando el cuerpo de mi vieja y venías acá a hacerme esto!’. En menos de tres minutos había cinco patrulleros. Mi hermano después sí agarró una piedra y le pegó a un policía. ¿Cómo llegaron tantos patrulleros tan rápido? ¿Por qué si éramos todos familiares? Nadie estaba robando, estábamos de duelo. Reprimieron a todos, no solo a Edgar, había mujeres, chiquitos, y a todos les pegaron, a Paloa la agarraron de los pies, a los chiquitos los empujaban”.
En la web de UNO hay un video que circula por Internet que registra parte del episodio. A Edgar “lo llevaron a la comisaría quinta, ahí la pasó muy mal, lo insultaron, lo escupieron, lo orinaron, es como que ellos estaban festejando la partida de mi mamá. Le decían ‘te vamos a cagar a puñetes, te vamos a matar, esto no va a quedar así, sin esto te vamos a agarrar’ (señalando el uniforme)”, agregó otra de las hermanas.
“Estamos con el corazón en la mano, fue una pérdida que no tiene nombre, porque no existe la justicia, más allá de que los policías estén presos, no tenemos los restos de mi hermano, no hay nada. Mi mamá se fue con las manos y el corazón vacíos. Pero ella sabe que estamos los hijos, que vamos a seguir luchando toda la vida”, afirmó Paola.
Rudecindo Gorosito, padre de Elías y viudo de Cristina, dijo: “Sin meter púa de mi parte a ningún policía, lo que pasó es la pura verdad. A Cristina la mató la injusticia, se murió por angustia porque no tuvo ni un chiquito de justicia. Y tenía ganas la Policía, pienso yo, de seguir. Porque nosotros decimos la verdad, y eso es lo que les duele. Policías hay muchos, pero buenos hay pocos”.
En estos días la familia se acercará a la Fiscalía para radicar la denuncia por lo que consideraron un nuevo atropello policial. “No respetaron ni el dolor”, afirmaron y finalizaron: “Esto nos da más fuerza para seguir luchando. Y también para aclarar: si el día de mañana le pasa algo a alguno de la familia Gorosito, es la Policía”.

Comentarios