Masacre de Hurlingham
Lunes 06 de Febrero de 2017

"No me mates papá", el ruego del chico que se salvó en medio de la masacre

Lo reveló un vecino que acogió en su vivienda al chico de 11 años. "Escuché disparos y sentí que golpearon la puerta. Era Uriel. Lo primero que hice es meterlo en la casa, pensé que estaban asaltando a su familia", indicó.

"No me mates por favor papá", le dijo Uriel, de once años, a su padrastro, que asesinó a otras seis personas, entre ellas de su madre, mientras le apoyaba el arma en el pecho y de esa manera salvo su vida.

Así lo señaló Marcelo, un vecino que lo acogió en su casa, mientras se iniciaba la masacre ocurrida en el partido de Hurlingham.

"Escuché disparos y sentí que golpearon la puerta. Era Uriel. Lo primero que hice es meterlo en la casa, pensé que estaban asaltando a su familia", indicó el hombre ante la prensa.

El niño es hijo de Romina Maguna, la mujer policía que fue la primera víctima de su pareja, Diego Loscalzo, y cuando fue llevado a una habitación por su vecino le contó lo que había pasado.

El chico le contó el momento en el que intentó socorrer a su madre y su padre lo interceptó para apoyarle el arma en el pecho.

El hombre que ya le había disparado a tres personas se frenó ante la súplica y se dirigió a otro domicilio, donde iba a continuar con su derrotero sangriento.

En el mismo domicilio, Loscalzo mató a Romina, a su cuñada Vanesa y a su concuñado Diego.

Comentarios