La Provincia
Viernes 10 de Julio de 2015

“No imaginaba que podía haber esta perversión”, dijo Puiggari

Luego del Tedeum, el arzobispo de Paraná habló sobre Ilarraz. Con respecto a Moya, aclaró: “¿Me preguntás si yo sé? No lo sé” 

“Sinceramente, hace 20 años este tema no se hablaba, no se sabía. Si querés hacer un trabajo de investigación, andá a la Justicia, a Tribunales y vas a ver que no había denuncias. Lamentablemente están saliendo todos los días temas de abusos en los colegios, en el ámbito familiar. Uno no se imaginaba que podía haber esta perversión. Ahora sale, sale en la prensa. En el caso de Moya yo no sabía nada y en la curia no hay ninguna denuncia, estamos buscando”, señaló el arzobispo de Paraná, Juan Alberto Puiggari. También se refirió al caso Ilarraz y a las recientes declaraciones del sacerdote de San Benito, Leonardo Tovar.

“La Justicia nos ha pedido material y le hemos dicho que sí, ya estoy mandando algo y tendré que seguir buscando. Imaginate que los archivos de la curia son complicados por la cantidad de cartas que llegan de todo tipo. Pero si te pido que mirés para atrás, hace 20 años, no se sabía de este tema. Porque la característica de un pedófilo se ha estudiado ahora y más a partir de Benedicto XVI que los ha sacado a la luz. Después, la Psicología y la Psiquiatría la han empezado a estudiar, pero hace 20 años ni imaginábamos que este problema podía ser tan grave y por eso explotó de golpe”. Esas fueron parte de las declaraciones más contundentes que dio Puiggari ayer, luego de realizado el Solemne Tedeum por el 9 de julio en la Parroquia Nuestra Señora del Carmen de Paraná. 

Semanas atrás, fueron formalizadas las denuncias por abuso sexual contra el cura párroco de Seguí, Marcelino Moya. Fue por hechos que habría cometido en su paso por Villaguay, entre 1992 y 1997. El expediente es por el delito de corrupción de menores agravado. 

La feligresía local atraviesa un momento complejo frente a cada denuncia de abuso contra un sacerdote. El conocimiento público de estos hechos y la iniciación de investigaciones judiciales, pusieron la temática sobre la mesa. Si bien, Puiggari no se refirió a la pedofilia en el desarrollo del Tedeum de ayer, sí lo hizo una vez que este finalizó, con los periodistas que se encontraban en la parroquia.

Puertas adentro y puertas afuera

En estos días y con respecto a la causa Ilarraz donde se investigan abusos en el Seminario, el cura de San Benito Leonardo Tovar, dijo que Puiggari miente y afirmó su disposición a renunciar a la parroquia. 

Sobre esa posición, monseñor, respondió: “Si ustedes tienen un problema con un hijo, no le contestan públicamente. Nunca me he negado al diálogo, lo hablaré con él, pero es una falta de respeto polemizar por los medios”. Y agregó: “Acabo de leer sus declaraciones, pero siempre ha tenido las puertas abiertas”.

Juan Alberto Puiggari caracterizó al momento como doloroso y destacó que en su oración diaria está presente que el conjunto de estas situaciones se solucionen con la verdad y la justicia. “Siempre pedimos justicia, pero el caso Moya es muy distinto –al de Ilarraz–. Que se pruebe y si se prueba, se prueba y punto”, dijo. 

Sostuvo además que siempre se suma al pedido de justicia y que si Moya o quien sea, es culpable de un hecho, la Iglesia lo tendrá que acompañar hasta la cárcel. “Jesús dijo ‘estuve preso y me visitaste’; no se abandona a la persona, pero que haya justicia. La Iglesia siempre lo pide, pero con la serenidad de no condenar hasta que no esté condenado. ¿Me preguntás si yo sé? No lo sé. Hay alguien que lo dijo y tengo que tomar con respeto la denuncia. Ya hemos iniciado un sumario que ahora tiene que avanzar, sino soy yo el que condena antes que la Justicia”. 

Explicó que el caso va por dos caminos. Uno es el que lleva adelante el tribunal y otro es interno a la Iglesia. Este último tiene un procedimiento: “Cuando yo termine de hacer la investigación preliminar, se la tengo que enviar al Papa y él es el que decide qué pasos dar. Habrán escuchado alguna vez que Benedicto XVI tomó medidas duras y una de ellas es decirnos a los obispos que tenemos derecho de juzgar, pero cuando son casos de menores, Roma es la que juzga. Yo espero instrucciones del Papa. Con el caso Ilarraz, es el Papa quien nos las tiene que dar”. 

Sobre comentarios de que Puiggari podría dar un paso al costado frente a estos hechos, aclaró: “A mí me puso la Iglesia y la Iglesia es la que decide. No sé cuál es el motivo, porque todo está en la Justicia civil o en el Vaticano. Yo ahora no tengo que intervenir en esto”. 

Y sobre el caso Ilarraz acotó: “En el origen de esto, hay una denuncia que yo hice y se empezó a investigar. Después ya no intervine y me fui a Mar del Plata. Cuando volví –a Paraná– estalla todo esto. Pero yo no quiero empezar a desmentir lo que dijo el padre Tovar, me gustaría primero hablar con él. Cuando esto se termine, si es necesario, haremos una declaración”.

El año electoral para fortalecer el compromiso

El Solemne Tedeum comenzó a las 9 y, entre otras palabras, el arzobispo Juan Alberto Puiggari centró sus dichos en el año electoral. También habló de los 199 años de vida que se cumplieron como nación independiente.

Sostuvo la necesidad de elevar las súplicas por las necesidades espirituales y materiales de todos los ciudadanos.

“El año electoral nos invita a reflexionar sobre su sentido y a pedir a Dios para que resulte un acontecimiento beneficioso para todos, sea fuente de consolidación de nuestra convivencia ciudadana y de mejoría de nuestro destino común”, dijo.

También se refirió a que el 18 de marzo los obispos del país pronunciaron algunas reflexiones que pretendieron contribuir a un mejor desarrollo de las elecciones de las futuras autoridades políticas.

“Luego de más de 30 años de vida democrática ininterrumpida y en la víspera de la celebración del bicentenario de la independencia, es bueno destacar que estamos ante una nueva oportunidad para fortalecer un mayor compromiso de todos los ciudadanos con lo público. Nos invita a crecer para que un cambio de autoridades no signifique una crisis, sino una alternativa normal democrática”, agregó. 

 

Comentarios