Ovacion
Martes 14 de Junio de 2016

“No hay peor cosa que jugar por no descender”

Gonzalo Cozzoni confesó que hubo mucha ansiedad antes de que Atlético Paraná conserve su plaza en la BN.   

Matías Larraule / Ovación
mlarraule@uno.com.ar


Nadie imaginaba llegar a esta altura del campeonato con la posibilidad matemática de perder lo que tanto le costó a Atlético Paraná. La mirada fue orientada cuando comenzó a proyectar su desafío en otro sector. La premisa era seguir consolidándose en la Primera B Nacional. Sin embargo cometió un sinfín de errores. Eso lo llevó a mirar otro horizonte. Sacó la calculadora. Comenzó a realizar cuentas. 

Sufrió horrores, pero resolvió el problema que ellos mismos originaron. El desahogo llegó cuando quedaba un capítulo para el cierre del campeonato. Por eso el triunfo que celebró el domingo ante Juventud Unida Universitario de San Luis no fue un resultado   más para el Decano.  No significó solamente el único triunfo como local en un semestre para el olvido: fue el resultado que le permitió proyectar en la próxima temporada. 

“Lo necesitábamos para salir de toda esta malaria que veníamos teniendo. Lo bueno es que dependíamos de nosotros mismos. Fue un premio al sacrificio que hizo este grupo. Quedó demostrado que Atlético Paraná quería quedarse un año más en la B Nacional”, indicó Gonzalo Cozzoni, en diálogo con Ovación. 

—Sebastián Furios firmó como entrenador, pero todos le dieron una mano enorme.
—Tal cual. Nos apoyamos sabiendo que todos aportamos nuestro granito de arena y eso está bueno. Estuvimos todos metidos, los 18 convocados, quienes estaban en el cuerpo técnico y quienes no fueron citados. Eso nos motivó. Además fue una alegría muy grande ver que todos tiramos para el mismo lado. Pero también quiero agradecer a la gente que siempre vino a apoyar. Cuando no nos salían las cosas nos hicieron el aguante. Este triunfo es para ellos y para toda nuestra familia que en los momentos malos siempre están para apoyarnos.

—Probablemente jugaron uno de los peores partidos como local, pero ganaron. 
—Sabíamos que iba a ser una final porque Juventud estaba más necesitado que nosotros. Estos partidos se ganan como sea. No importó si hicimos los goles feo. Muchas veces jugamos mejor y nos empataron sobre la hora. Esto es fútbol, tiene estas cosas impensadas. Ahora disfrutaremos de este triunfo.  

—¿Cuánto descomprimió la victoria?
—Nos sacamos un peso muy grande de encima porque estas situaciones son las peores. No hay peor cosa que jugar por no descender. Hubo ansiedad en la semana, nos costó dormir, pensando en tratar de ganar y sacarnos este peso de encima. Gracias a Dios se pudo ganar y nos sacamos un peso importante

—¿En qué cambió la semana?
—Siempre fuimos positivos para entrenar. En la semana le metimos la mejor sabiendo que habíamos tocado fondo de alguna manera y sabíamos que cuando eso pasa sabe cuál es el piso. Había que tomar envión y salir para adelante. En la semana hubo mucha psicología entre nosotros, tratamos de meterle onda y divertirnos, más allá del mal momento. Uno elige la profesión porque le gusta, porque para sufrirla nadie la elige. Le metimos mucha alegría al entrenamiento y eso también nos unió. La misma entrada en calor antes del partido nos dimos ánimos. Rescato el positivismo del equipo y de los jugadores porque pensamos siempre en salir y nunca en tirar para atrás.

—¿Cuál fue el momento en el que veían que se caían en picada?
—En la semana. Eran los últimos dos partidos y cerrábamos en Santiago del Estero donde el rival iba a necesitar un triunfo y no iba hacer fácil. Entonces teníamos que asegurarlo acá. Nos pusimos un ultimátum y dijimos que este era el partido, como sea teníamos que ganarlo. Teníamos que jugar con corazón y el equipo lo demostró. 

—Por los marcadores que se dieron en la fecha mantenían la categoría con el empate.¿Sabías los otros resultados?
—Ni en el entretiempo ni durante el partido pregunté cómo iban los otros partidos. Me enteré cuando terminó el partido que con el empate igualmente estábamos salvados. Para mí era mejor no enterarme, pensar en lo nuestro y ganarlo. Así también engrosamos los puntos para el campeonato que viene.

—Ganar fue además saldar una deuda en casa. 
—Sin duda. Hicimos una campaña muy mala porque tenemos que reconocerlo. Ganamos solamente tres partidos en seis meses y fue espantoso. Ahora se viene un torneo largo, tenemos que cambiar la mentalidad, pero al ser largo te da la ventaja de que al equipo que tenés cuatro, cinco puntos arriba lo podés alcanzar tranquilamente. Ahora nos queda una fecha, tenemos que seguir sumando para descomprimir un poco más y arrancar la pretemporada con mucha ilusión.

***
En Misiones


Se pospuso para hoy. El partido entre Crucero del Norte de Posadas y Nueva Chicago, que debía jugarse ayer por la 20ª fecha de la Primera B Nacional, fue suspendido por la falta de garantía de seguridad al no poder prestar servicio la Policía de la provincia de Misiones. El encuentro fue reprogramado para hoy a las 14, debido a que el certamen concluirá el fin de semana entrante y el cotejo se tiene que jugar previo a que se complete el programa del torneo. 

***
Vacaciones urgentes


El cierre de campeonato se acerca. Solo resta un compromiso por asumir. En barrio San Martín están tachando los días del almanaque para ingresar en el período de licencias. “Para recuperarme físicamente necesito un año”, bromeó Cozzoni. 

Atlético Paraná  comenzó su pretemporada antes que el resto. El 10 de diciembre inició sus trabajos.  “Este semestre se hizo muy largo. Hace seis meses que estamos entrenando. Estamos un mes más adelantado que todo el resto. Se está notando el desgaste físico con el correr de los partidos”, subrayó. 

Ser los primeros en trabajar tuvo sus consecuencias negativas “Psicológicamente me siento más cansado. No fue ni positivo ni negativo comenzar antes. Son modos de trabajar, uno lo respeta. Pero el plantel ahora necesita unas vacaciones urgentes”, cerró.

Comentarios