Música
Martes 06 de Septiembre de 2016

Natalia Oreiro: "Me re siento un ícono gay"

La actriz y cantante, que pronto estrenará la película sobre la vida de "Gilda", habló sobre diversidad sexual y su relación con el mundo gay y LGBT.

La actriz y cantante Natalia Oreiro, que en breve se la podrá ver en los cines en la película Gilda, no me arrepiento de este amor, habló sobre diversidad sexual, su relación con el mundo gay y LGBT y su mirada respecto a su condición de figura representativa de la comunidad homosexual en el país, y declaró: "Estoy re contenta con eso y me re siento un ícono gay".


"Siempre tuve referentes icónicos que también lo eran para los gays, como Marilyn Monroe, y creo que en ese sentido nos gustan las mismas cosas, como el tipo de música, o el cambiar", afirmó, y agregó: "Lo sé y lo disfruto mucho".


En diálogo con La Once Diez/Radio de la Ciudad, entrevistada en su casa por Franco Torchia, analizó: "Los personajes míos que más funcionaron tenían una dualidad: [la Cholito en] Muñeca Brava, que se vestía como chico, y [la Monita en] en Sos mi vida, que hacía boxeo. Son personajes que pegaron mucho, y claramente tuvo que ver con eso", explicó, y añadió: "En Muñeca fue algo que yo quería hacer porque había visto La Raulito y me encantaba, y después en Sos mi vida es algo que me puso Adrián [Suar]".


Además, comentó su propia relación con la belleza femenina, y manifestó: "La mayoría de las chicas me parecen lindas, y no tengo rollos con eso. Las mujeres me parecen hermosas, e inclusive diría que son más atractivas físicamente que los hombres, porque son más armónicas", indicó, pero aclaró: "Nunca estuve con una mujer; me gusta más pero quizás no desde lo sexual sino desde la atracción de lo bello. Sé reconocer la belleza en una chica".



"Nunca estuve con una mujer"

En este sentido, y en relación también a su esposo Ricardo Mollo, reveló: "Ricardo tiene un costado femenino re fuerte, y yo uno masculino. Tengo un costado masculino súper fuerte y lo llevo con muchísimo orgullo", subrayó, y explicó: "Son detalles, no es algo que yo reconozca en mí; es algo que ven los demás, y a partir de que me lo remarcan digo: 'Puede ser'. Soy de armas tomar, de levantar cosas: tengo mucha fuerza física y entonces te muevo cualquier cosa, pero no sé si tiene que ver con hombre o mujer", ejemplificó.


Asimismo, contó cómo educan a su hijo Merlín Atahualpa en estas cuestiones: "Mi hijo elige qué ponerse, qué leer y en ningún momento le dije: 'Eso no'; al contrario, para mí lo más importante es que sea libre, y se lo digo todo el tiempo: 'Lo más importante es la libertad'. Le hablo como si fuera un adulto porque aunque entiendo que a veces es abrumarlo con conceptos, algo de todo eso le queda", aseguró.


"Quizás viene diciendo: 'El rosa no porque es de nena', y le digo: '¿Quién te dijo que es de nena? Miralo a papá', y entonces le enchufo una remera rosa, porque a Ricardo le encanta el rosa, el lila, el violeta", dijo.


Por último, Oreiro recordó los recitales que dio en los últimos tiempos en Rusia, y mencionó los problemas que tiene la comunidad homosexual en la región: "En uno de mis shows en Rusia puse la bandera gay y no tuve ningún problema en relación a eso. Claramente gran parte de mi público ruso también es gay, porque eso no tiene nacionalidad", alegó, y aseguró que en el país de Putin "es compleja la situación porque no pueden hacerlo públicamente en las plazas".


"Me sucedió también con Greenpeace: cuando estaban presos los chicos los fui a visitar, tuve una reunión con ellos, salieron fotos por todos lados y no tuve problemas, pero desde la compañía los promotores decían que estaba loca y que no lo hiciera", relató, y para finalizar dijo: "A mí me resultó absolutamente necesario porque sería muy hipócrita de mi parte mirar para otro lado, y quizás hasta debería hacer más cosas de las que hago".


Fuente: Perfil.

Comentarios