La Provincia
Martes 02 de Junio de 2015

Murió quemada y sus familiares descartan que se haya suicidado

Su cadáver sigue en una morgue judicial de Capital Federal. Creen que se está ante un femicidio. Cifras alarmantes en Argentina de mujeres que mueren en manos de parejas o exparejas cada 24 horas. 

La Justicia entrerriana investiga las causas del fallecimiento de Graciela Retamar, ocurrido hace más de dos meses en Paraná en circunstancias extrañas. En una primera instancia el hecho fue caratulado como suicidio, pero a partir de datos aportados por familiares de la víctima el expediente modificó su carátula por la de muerte dudosa. Graciela, de 47 años, se desempeñaba como ordenanza de la escuela N°75 del Bicentenario y encontró la muerte el 18 de marzo de este año en Buenos Aires luego de sufrir graves quemaduras en varias partes de su cuerpo. Las crónicas policiales dieron cuenta el 12 de marzo de que la mujer habría rociado su cuerpo con alcohol y se habría prendido fuego. Incluso su pareja, con la cual convivía bajo el mismo techo en barrio Mitre, hizo una presentación en la comisaría sexta denunciando que se trataba de un intento de suicidio, aunque las tres hijas de Graciela descreen de esta versión y alientan la sospecha de que se está ante un nuevo femicidio. 

Cuando lo que surgen son más dudas que certezas, las jóvenes se hicieron fuertes frente al dolor y recurrieron a la Red Alerta de Entre Ríos para tratar de buscarle una explicación a su inexplicable partida. Pero el calvario para la familia no acabó con la muerte de Graciela: el cuerpo de la mujer sigue en una morgue en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, a la espera de que se resuelvan los trámites de inscripción del deceso.

“Las hijas sospechan de que no haya sido un suicidio; por las graves lesiones que había tenido su madre y que de alguna manera sabían que sufría violencia de género. No solo maltrato psicológico, sino también algún episodio de violencia física, golpes, incluso los propios compañeros veían algunos indicios cuando iba a trabajar”, sentenció en diálogo con UNO la titular de la Red Alerta de Entre Ríos, Silvina Calveyra. Desde la organización aseguran que hubo denuncias previas de la víctima contra su pareja por violencia dentro del ámbito familiar, lo que reforzó la sospecha de la familia y de su entorno sembrando dudas sobre la verdadera causa del fallecimiento.

No le pueden llevar flores

Con quemaduras en el 70% de su cuerpo, Graciela primero recibió atención médica en el hospital San Martín, pero debido a  su delicado estado de salud tuvo que ser derivada al Sanatorio Güemes de Buenos Aires. Para ese operativo era necesario un avión sanitario, que nunca llegó porque según denunciaron familiares y la Red Alerta, el Iosper no lo habría autorizado. Finalmente la mujer fue trasladada en una ambulancia, pero falleció en el trayecto producto de un paro cardiorrespiratorio. “Aún su cuerpo está en Buenos Aires; allá se le realizaron pericias médicas y la autopsia. Pero la burocracia juega con la incertidumbre y el dolor de la familia para que sus hijas cuenten con el cuerpo de su mamá. Ellas mismas dicen: ‘No tenemos un lugar donde ir a ponerle una flor en la tumba’”, advirtió Calveyra.

Demoras en la inscripción de la defunción hicieron que el cuerpo de Graciela ya lleve 75 días en la morgue judicial de calle Junín 760, en Capital Federal. Respecto del presunto historial de violencia que luego se tradujo en denuncias habló la militante social. “Hay versiones de que varias veces acudió a distintos lugares en Paraná”, planteó.

“Al principio la causa fue caratulada como suicidio, porque así lo denunció su pareja. Pero luego cuando trasciende todo lo que sucedió hace que se determine como muerte dudosa. La doctora (Natalia) Taffarel está a cargo de la investigación”, indicó Calveyra, quien  se puso  a disposición de los familiares.

Reconstruir su historia

La fiscal Natalia Taffarel intervino en la causa pocos días antes de producirse la muerte de la ordenanza. Como el deceso se produjo en Buenos Aires, en principio el caso recayó en la Fiscalía de Instrucción N° 39 de Capital Federal, que se comunicó con sus pares entrerrianos para avanzar en actuaciones que permitan agilicen la investigación. “Les solicitamos hacer la autopsia acá, pero por cuestiones de jurisdicción la hicieron en Buenos Aires. Lo que hicimos fue solicitar algunos puntos de pericia que nos podían llegar a interesar y que se tomen fotografías y que nos pongan a disposición el cuerpo para hacer estudios médicos forenses”, informó la fiscal a UNO.

La funcionaria remarcó que en base a todos los elementos obrantes en la causa se está investigando si se trata de un suicidio o si hubo otro tipo de delito. “Nos demoró la llegada de la autopsia de Buenos Aires, más allá de que tenemos la historia clínica del hospital San Martín. Con la autopsia y un informe completo de la División Criminalística y de Bomberos podríamos determinar cómo pudieron haber ocurrido los hechos”, detalló Taffarel. La fiscal mantuvo varias entrevistas con las hijas de Graciela Retamar, quienes abonan la teoría de la muerte por violencia de género. “Vamos a investigar si había un historial de violencia en la familia. Vamos a ver si encontramos denuncias o exposiciones en la comisaría de la jurisdicción. Esto no se sabe con certeza, pero vamos a investigar, sobre todo para afirmar esta preocupación de las chicas”, precisó.

Para la funcionaria avanzar con las medidas probatorias dependerá en gran medida de la inscripción registral del cadáver de la víctima en Buenos Aires y la posterior entrega a sus familiares. “Esto ha demorado, en principio fue la declaración de incompetencia y faltaba la puesta a disposición del cuerpo. Todo eso va llevando su tiempo”, manifestó.

Una mujer, que habitaba en la misma propiedad donde Graciela sufrió las quemaduras mortales, se constituyó como la única testigo de la causa. Su declaración fue filmada y se suma a las entrevistas que las tres hijas de Graciela mantuvieron con la fiscal desde que se puso en marcha la investigación. 

Acercar elementos

El grado de avance de la causa dependerá de los nuevos elementos de prueba que se puedan incorporar a la causa. Así lo entendió Silvina Calveyra, quien junto a familiares prestará colaboración para acercar “pruebas, por más pequeñas que sean, todo lo que se tenga, incluso testimonios, para ayudar a llevar adelante una investigación profunda”.

Ni una Menos: se recibieron adhesiones

El Consejo Municipal de la Mujer en Paraná manifestó su adhesión a la campaña nacional Ni una Menos, convocada para mañana a las 17, frente al mural Memoria Colectiva que reconstruyeron la Red Alerta Entre Ríos, conjuntamente con Fundación Mujeres Tramando, Cladem, Secfer, CTA Paraná, Mujeres Positivas, Agrupación La Jauretche, Campaña Nacional Aborto Seguro, Legal y Gratuito, Conders,Red Par por una comunicación no sexista, Red Internacional de Periodistas con Visión de Género en Argentina, artistas plásticos y colaboradores y familiares de víctimas de femicidios.

“Integrantes del Consejo Municipal de la Mujer concentrarán en Plaza 1 ° de Mayo y luego se dirigirán a la concentración prevista en calle Belgrano, entre 25 de Mayo y Urquiza”, explicó Mónica Olivera a UNO, integrante de la agrupación de Mujeres Luchadoras Positivas.

A la actividad se sumarán artistas plásticos con intervenciones, cantautores, grupos, músicos y coros locales, entre otros. “Se descubrirá una placa y luego se dará lectura a varios documentos, entre ellos los de la familiares de víctimas”, acotó Olivera.

Cifras alarmantes

En Argentina muere una mujer en manos de parejas o exparejas cada 24 horas. Entre 2011 y 2014, hubo 40 femicidios en Entre Ríos.  La provincia ocupa el quinto lugar en víctimas de femicidios a nivel nacional. En 2012, fueron 3.000 las denuncias por violencia de género en toda la provincia. Entre setiembre de 2014 y abril de 2015, solo en Paraná se denunciaron 740 casos de violencia.
 

Comentarios