Espectaculos
Sábado 03 de Enero de 2015

Murió sin condena el represor Carlos Zapata

Estaba imputado por crímenes de lesa humanidad. Falleció a los 69 años en Diamante

El represor Carlos Horacio Zapata, uno de los acusados en el juicio escrito por la megacausa Área Paraná por delitos de lesa humanidad cometidos en Entre Ríos durante la dictadura, falleció el 1º de enero a los 69 años en la clínica Adventista del Plata de Libertador San Martín, sin ser condenado por la Justicia. Zapata estuvo detenido desde el 1º de diciembre de 2009, hasta que en 2013 recibió el beneficio de arresto domiciliario por padecer cáncer de pulmón y huesos, por lo que se encontraba internado realizando un tratamiento al momento de su fallecimiento.

El expolicía era conocido como Zapatita y era considerado uno de los actores más siniestros de la ciudad entrerriana de Diamante, ya que fue uno de los que persiguió y torturó en interrogatorios a numerosas víctimas del terrorismo de Estado. Zapata, oriundo de la ciudad entrerriana de Federación, se desempeñó como oficial de la Dirección de Investigaciones de la Policía de Entre Ríos y estuvo a cargo de la Jefatura Departamental de Diamante entre 1976 y 1978, donde cometió diversos crímenes de lesa humanidad. El expolicía estaba acusado por los delitos de privación ilegítima de la libertad, imposición de severidades, vejaciones y apremios ilegales y la aplicación de tormentos contra 13 personas. Zapata había solicitado la libertad pero la Cámara Federal de Apelaciones rechazó el pedido al no advertir “de qué modo su excarcelación podría mejorar la realización de tratamientos de salud”, en la medida en que disponía de un permiso judicial para atender su enfermedad.

La megacausa Área Paraná tuvo 21 imputados pero, por el paso del tiempo, ya son 12 los acusados que fallecieron. Los nueve restantes son Hugo Mario Moyano, Jorge Humberto Appiani, Ramón Genaro Díaz Bessone, Alberto Rivas, Oscar Ramón Obaid, Cosme Ignacio Marino Demonte, José Anselmo Appelhans, Rosa Susana Bidinost y Luis Francisco Armocida.

 

El repudio de Hijos

La organización Hijos e hijas por la Identidad y la Justicia contra el Olvido y el Silencio Regional Paraná (Hijos) consideró que la muerte del represor Carlos Zapata significa “un cachetazo más al proceso de verdad y justicia y a la memoria de las víctimas del terrorismo de Estado en Entre Ríos. El expolicía provincial, cuyo fallecimiento fue informado ayer por los medios de comunicación, estaba siendo juzgado por crímenes de lesa humanidad cometidos en el marco de la megacausa Área Paraná, pero el tiempo le ganó de mano a la Justicia”.

En un comunicado de prensa se menciona que este suceso “pasa a engrosar la cada vez más larga lista de genocidas que murieron sin condena o que han sido separados de juicio por incapacidad mental sobreviniente, en una causa que ya lleva más de 10 años desde su reapertura y que todavía no tiene sentencia”. De la misma manera, en un claro mensaje para la Justicia consideran: “Las dilaciones en esta y otras causas por delitos de lesa humanidad en Entre Ríos se traducen en garantía de impunidad para los genocidas. Al mismo tiempo, condena a los familiares de nuestros compañeros desaparecidos a dejar este mundo sin conocer, al menos, el alivio de la justicia”.

“Reiteramos nuestra exigencia a la Justicia Federal de Entre Ríos de agilizar los procesos por violaciones a los derechos humanos durante la última dictadura y poner fin a los planteos dilatorios de los acusados”, exigieron.

El malestar se pone de manifiesto en torno de una causa que esperó mucho en ser reactivada. Para cerrar señalan: “En definitiva, asumir el rol que le corresponde en la actual etapa histórica de los derechos humanos que han hecho de la Argentina un ejemplo a imitar en el plano internacional”.

 

Comentarios