Sábado 27 de Mayo de 2017

Alarma en el G7: Estados Unidos pone en duda seguir en el acuerdo climático copy

La cumbre culminó sin un acuerdo unánime sobre el cambio climático, ya que el gobierno del presidente Donald Trump dijo que se tomará más tiempo para decidir si permanece en el Acuerdo de París.

El grupo de las siete naciones más industrializadas del mundo dijo en su declaración final el sábado que Estados Unidos "no está en posición de sumarse al consenso" sobre el cambio climático.

La cumbre culminó sin un acuerdo unánime sobre el cambio climático, ya que el gobierno del presidente Donald Trump dijo que se tomará más tiempo para decidir si permanece en el Acuerdo de París.

El anfitrión, el primer ministro italiano Paolo Gentiloni, dijo que las diferencias de opinión con Trump "surgieron muy claramente en nuestra discusión".

"La discusión siempre es útil", dijo Gentiloni. "Creo que todos los líderes presentes, empezando por el presidente Trump, apreciaron la informalidad con la que en este formato... se pueden discutir las cosas con calma y serenidad".

Las otras seis potencias acordaron ratificar su compromiso de aplicar el acuerdo de París de reducción de los gases de invernadero para combatir el cambio climático. La declaración final dice que "comprende" el proceso de revisión de Washington.

La canciller Angela Merkel calificó de "insatisfactorias" las conversaciones sobre cambio climático.

Merkel dijo que las democracias desarrolladas del G7 _ Alemania, Francia, Gran Bretaña, Italia, Japón, Estados Unidos y Canadá_ mantuvieron una discusión "razonable" sobre comercio en la que acordaron rechazar el proteccionismo. El acuerdo mantuvo una disposición de reuniones anteriores, frente la posición de Trump, quien sostiene que el comercio debe ser "equilibrado y justo" además de libre.

La declaración dijo que los siete "permanecen firmes contra todas las prácticas comerciales desleales".

El clima y el comercio fueron temas polémicos en la cumbre de dos días en Taormina. En cambio, hubo acuerdo en estrechar la cooperación contra el terrorismo, tras la bomba en un concierto en Manchester que mató a 22 personas.