Viernes 19.12.2014

Soleado

Min.: 22% | Máx.: 32 °C

Mundo Jueves, 10 de enero de 2013 | 12:05

Pepe Mujica de vacaciones: en la calle y con gorra artiguista

Así se lo ve en una foto que le tomaron hace cinco días en Colonia. Luce una gorrita con la bandera federal de Artigas, que es también la entrerriana. Está junto a su mujer, la senadora Topolansky.

El presidente de Uruguay José “Pepe” Mujica, exguerrillero y preso político de la dictadura del país vecino, no deja de sorprender con su austeridad, impropia de lo habitual en los mandatarios de todo el mundo.

La última muestra de esto recorre miles de muros de Facebook por estas horas. Es una foto tomada en la ciudad de Carmelo (departamento Colonia) y subida a su perfil por el usuario Oscar Cassini. Allí se lo ve al presidente oriental sentado en la vereda de una parrilla, en el horario del almuerzo, junto a su mujer, la senadora Lucía Topolansky. La imagen ya fue compartida más de 3.000 veces.

Quien subió la foto añadió, textualmente, esta información: “Debemos ser el único Pais en el Mundo que el Presidente sale a comer con su "Primera Dama" sin custodia y donde se le canta por el respeto que le ofrece su gente. BENDITO URUGUAY”.

Una particularidad de esta foto es el “look” para nada glamoroso de los fotografíados: ella de chomba y pantalón a cuadros; él de pantalón, zapatillas y camisa arremangada. El mandatario además luce una gorra blanca sin inscripciones, en la que solo luce la bandera de los Pueblos Libres de Artigas, que es también la entrerriana.

En el New York Times

Este “marketing de la austeridad”, por llamarlo de algún modo, llegó hasta uno de los principales diario norteamericano, The New York Times, que en una nota publicado el fin de semana último realizó una semblanza del presidente uruguayo.

Entre otros puntos, la nota destaca: “El Sr. Mujica, de 77 años, evitó la opulenta mansión presidencial de Suárez y Reyes, con su staff de 42 empleados, y se quedó en la casa donde él y su esposa han vivido durante años, en una parcela de tierra donde crecen crisantemos para la venta en mercados locales”.

“Su patrimonio neto al asumir el cargo en 2010 ascendió a cerca de 1.800 dólares, el valor del Volkswagen Beetle (escarabajo) modelo 1987 estacionado en su garaje. Nunca usa corbata y dona el 90 por ciento de su salario, en gran parte para un programa para ampliar las viviendas para los pobres”, agrega The New York Times.

En otra parte del artículo, se señala que “si hay un país en América del Sur, donde un presidente puede conducir un Volkswagen escarabajo y sobrevivir sin un gran séquito de guardaespaldas, podría ser Uruguay, que consistentemente se clasifica entre los países menos corruptos y desiguales en la región. Mientras que el crimen se está convirtiendo en más de una preocupación, Uruguay sigue siendo uno de los países más seguros de la región”.

Dejanos tu comentario