La Provincia
Martes 17 de Mayo de 2016

Mujeres meretrices quieren "legalizar" su trabajo

Hoy presentaron un proyecto de Ley para Entre Ríos al intendente Sergio Varisco. "Consideramos que no solo se puede combatir la trata y el proxenetismo, sino también darle un marco legal a este trabajo que hemos elegido, sin poner cuestionamientos". 

Representantes de la Asociación de Mujeres Meretrices de Argentina (Ammar), encabezadas por su secretaria general, Georgina Orellano, presentaron al intendente de Paraná, Sergio Varisco, un proyecto de Ley para regular la prostitución.
"Le hicimos entrega al intendente de una copia, haciéndole entender los beneficios que tendríamos contando con un Estado provincial que preserve derechos y garantías. Consideramos que no solo se puede combatir la trata y el proxenetismo, sino también dar un marco legal a este trabajo que hemos elegido, sin poner en cuestionamiento el por qué trabajamos de esto", explicaron.  

La titular del gremio, Fátima Olivares y Norma Torres, la referente del sindicato en Entre Ríos resaltaron la apertura al diálogo con el sector. "Con la gestión anterior lamentablemente no tuvimos la misma suerte". 
"Le agradecimos que haya colaborado para la realización de un taller que realizamos con las compañeras en la sede de la CTA y que nos atendió en un marco de amabilidad y escucha". En cuanto a alguna normativa a impulsar, dijo que "en principio se podía comenzar a trabajar en facilitarles la integración y que su gestión tiene como meta atender todos los reclamos y poder ayudar a todos". 
Orellano recordó que "Paraná fue una de las primeras que impulsó hace algunos años una ordenanza municipal que prohibía cabarets, whiskerías, casas de citas y que fue modelo para que se implementen en otros municipios de las provincias del interior".
Las representantes de Ammar comunicaron: "Muchas de nuestras compañeras que trabajaban en esos lugares, se vieron afectadas porque perdieron su fuente laboral, tuvieron que trasladarse a la vía publica para trabajar y ahí tuvieron que empezar a pagar a terceros -los mismos dueños de esos lugares prohibidos- que le daban protección y poder hacer uso del espacio público. Se quiso combatir por un lado, pero se terminó favoreciendo otro mercado paralelo y en el medio dejó al descubierto la vulneración de los derechos de la trabajadoras sexuales y el Estado ahí no tuvo ninguna repuesta concreta y tampoco estuvo presente". 
La gremialista propuso "poder trabajar en conjunto para brindarles a las compañeras un acceso a la salud integral, con centros de salud y hospitales que sean amigables y estén sensibilizados". 
 

Comentarios